David Vega encuentra el punto dulce

El canario disputará en Munich su segunda final ATP del año y buscará su tercer título en dobles, una disciplina donde ha encontrado un gran momento de forma.

Carlos Navarro | 29 Apr 2022 | 17.28
facebook twitter whatsapp Comentarios
Rafael Matos y David Vega, con el título de campeones en Marrakech. Fuente: vegadavid23official
Rafael Matos y David Vega, con el título de campeones en Marrakech. Fuente: vegadavid23official

Puede que el nombre de David Vega aún no suene con fuerza de cara al gran público. Es posible que, si sois fieles lectores de esta web, os hayáis familiarizado con él después de la entrevista que le hicimos a finales de 2021, una charla profunda en la que desgranaba sus motivaciones, ambiciones y sufrimiento hasta llegar al lugar donde se encuentra ahora mismo. Les ahorraré las presentaciones, por si no lo conocen: es el #70 del mundo en dobles, es más canario que el mojo... y, sobre todo, está hambriendo por escalar posiciones, por hacerse un hueco en la élite de un circuito desgarrador. Les adelanto que va por buen camino.

En aquella magnífica charla, David me comentaba que su objetivo, más bien su sueño, era algún día estar entre los diez mejores del mundo. Podría ser una frase ambiciosa para alguien con limitadas apariciones en el circuito ATP, un auténtico gladiador del circuito Challenger en búsqueda de dar el salto a cotas mayores, pero si algo demostraba era su fé en sí mismo y su confianza en que el camino es largo. Paso a paso, Vega ha ido creciendo y, a la chita callando, se está metiendo entre los nombres propios del tenis español en un 2022 de ensueño en el plano individual, pero que cada vez se vuelve más estelar en la parcela del dobles gracias, en gran parte, al desempeño del canario.

En el día de hoy, David Vega llegó a su segunda final de la temporada en el ATP Munich 2022. Lo ha hecho junto al que está siendo su compañero de viajes en las últimas semanas, el brasileño Rafael Matos, con quien parece entenderse de cine a juzgar por los resultados. Hace dos semanas, Vega conquistó su segundo título como profesional en el ATP Marrakech 2022: era su primer evento junto al carioca, pero la química era más que latente. La zurda de Rafa parece complementar a las mil maravillas la solidez y el conocimiento en la disciplina del canario, que tras llegar junto a él a la final del Challenger de Madrid hace unas semanas, se planta en su tercera final seguida este 2022.

EL PREMIO, LABORIOSO PERO DE ENORME SATISFACCIÓN

El propio David comentaba en aquella entrevista que, cuando llegó su primer título, posiblemente el foco se puso en otro jugador que ha seguido un camino... particular. Sí, recuerdan bien: en Umag, el mismo día en el que Vega estrenó su casillero de títulos ATP tras años y años de sacrificio e insistencia, Carlos Alcaraz escribía el primer capítulo de una historia que promete páginas y páginas de gloria para el tenis español. Mientras el murciano continúa coleccionando títulos a nivel ATP, parece que el fino hilo que separa la carrera de ambos les mirase fijamente: también Vega está encontrando su redención particular, acercándose aún más al top-50 en dobles y peleando por un objetivo claro: empezar a pensar en disputar torneos ATP, única y exclusivamente.

Lamentablemente para los doblistas puros, las listas de entrada para cada gran evento en parejas se llenan de jugadores de individuales que, utilizando su ranking de singles, se apuntan al dobles con diversos propósitos. En Masters 1000, claro, es muy difícil ver a parejas de doblistas puros que se encuentren más allá del top-25: juntarse con un singlista (como Vega ha hecho en ocasiones con, por ejemplo, De Miñaur) es la opción salvavidas, lo que te quita tiempo en pista con una posible pareja duradera (como podría ser el caso de Vega y Matos). Es por eso que acumular victorias en torneos como Munich (donde Vega y Matos se han cargado a parejas de doblistas puros como Midelkoop/Bopanna y Golubev/Fabrice Martin) se está convirtiendo en el foco para el canario, en el medio para alcanzar su soñado objetivo. Este fin de semana podría llegar un nuevo título para el tenis español, pero ocurra lo que ocurra, uno de esos tantos nombres escodindos tras los focos se merecía tener un rato de atención. ¡A por ello, David!