Aliassime encumbra a Canadá y la hace eterna

El joven canadiense hace historia y tumba a De Miñaur para dar a su país la primera Copa Davis con una actuación muy sólida al servicio.

Aliassime en modo 'on fire' en la gran final de la Copa Davis 2022. Foto: Getty
Aliassime en modo 'on fire' en la gran final de la Copa Davis 2022. Foto: Getty

Este 2022 ha visto nacer a un nuevo campeón de la Copa Davis. Concretamente el número 17 de la historia. Y este no es otro que Canadá, el país de la hoja de arce que con las excelsas raquetas de Denis Shapovalov y Felix Auger-Aliassime han tumbado las aspiraciones de Australia de volver a campeonar 19 años más tarde de la última ocasión. En el segundo punto de la serie que se venía disputando en Málaga, Aliassime se ha deshecho de Alex de Miñaur por un marcador de 6-3 y 6-4, en un duelo intenso, muy reñido pero en el que el 'aussie' no ha aprovechado sus ocasiones, siempre desbaratadas por un Felix muy acertado con su impecable servicio, la gran clave del encuentro. Aliassime pone a Canadá en la historia de la competición y acrecenta el impresionante año que venía haciendo, preparándose para ser toda una superestrella en los años venideros.

Segundo punto de la serie por el título de la Copa Davis 2022 en el Martín Carpena de Málaga donde Canadá tenía contra las cuerdas a Australia merced al triunfo en el punto inicial de Shapovalov sobre Kokkinakis. Los dos números uno ahora frente a frente. Cuarto duelo entre Felix Auger-Aliassime y Alex de Miñaur con un 2-1 favorable al tenista de Montreal. La tensión y lo que estaba en juego atenazó en gran medida a los contendientes del primer partido, no tanto así a los del segundo. Cada uno fiel a su estilo, Aliassime apoyándose mucho en su servicio y sus potentes tiros y De Miñaur siendo sólido como una roca en el fondo, llegando a todo y obligando al canadiense a jugar más bolas de las deseadas.

El guion del primer set, con una Australia que debía ganar sí o sí si quería seguir con vida en la final, era el de un Alex más asentado, inquietando el saque del canadiense. Éste si bien, lograba zarfarse del 'break' en hasta tres ocasiones con grandes saques y apariciones certeras en la media pista. Ocasiones salvadas que eran oro para el devenir posterior. Porque más adelante, sería Felix el que por fin crearía desasosiego en el servicio del 'aussie' y aquí De Miñaur, sin tanta opción de saquetazo y juego directo, se veía quebrado. Había subido sus prestaciones el norteamericano y se evidenciaba el mayor nivel de su tenis, más aún en este final de temporada tan bueno para él. El juego con 5-3 iba a ser vibrante, con tremendos 'passings' de ambos, pero resuelto finalmente por Aliassime de nuevo tirando de su excelso servicio y cerrando así por 6-3 el primer set. La machada se antojaba de las históricas para Australia si quería ganar la Davis 19 años después.

De Miñaur, entre la espada y la pared, a por la épica

Un paso al frente tenía que dar 'Demon' para remontar el partido. Las gradas llenas del pabellón malagueño vibraban con una buena final, intensa y con un gran nivel de tenis. Aliassime no iba a perdonar nada más iniciarse la segunda manga y le asestaría un nuevo golpe a De Miñaur en forma de ruptura. Lejos de amedrentarse y venirse abajo, Alex seguía percutiendo, buscándole las cosquillas a Felix pero sin demasiado éxito. Su saque se mostraba muy fiable cuando era preciso, si bien la batalla en el fondo de la pista estaba pareja. La derecha ahí era la clave, más constante la del canadiense, más errática la del australiano, que fallaba más de la cuenta buscando tiros ganadores.

La fe suele tener recompensa y De Miñaur iba a ver como le aparecían tres oportunidades al hilo para recuperar la estabilidad al marcador y darse así mismo un halo de esperanza de voltear la final. Nada más lejos. Aliassime echaría mano de su mejor arma y la usaría inmisericordemente para escaparse y firmar el 4-2. Esa rendija por la que pretendía colarse De Miñaur quedaba cerrada de un portazo. Casi imposible la misión para Australia, solo dos saques más y Canadá sería campeona por primera vez en su historia en su segunda final. Y así iba a ser, a pesar de que el picante apareció en el 5-4 y saque de Felix, con un 0-30 que invitaba a pensar en una remontada de esas históricas. No fue así, y una vez más Aliassime se puso serio con su saque y terminaba por ganar cuatro puntos seguidos y romper de júbilo con sus compañeros, celebrando algo absolutamente histórico para una nación que venía ansiando y deseando esta Davis hace tiempo ya.

Comentarios recientes