Las 10 conclusiones que deja el US Open 2022

Repasamos lo más destacado del US Open 2022 y de qué manera puede influir en el futuro del tenis todo lo que se ha vivido, con Alcaraz y Swiatek campeones.

Carlos Alcaraz, conclusiones que deja el US Open 2022. Foto: gettyimages
Carlos Alcaraz, conclusiones que deja el US Open 2022. Foto: gettyimages

Resulta complicado poner orden en el maremágnum de emociones que se ha experimentado durante este US Open 2022. La irrupción del coaching, la retirada de Serena Williams o la baja de Djokovic son solo algunos de los temas que han sacudido los cimientos de este deporte antes y durante el torneo, pero después solo hay cabida ya para dos nombres. Carlos Alcaraz e Iga Swiatek han sido los supervivientes de Nueva York, los tenistas que han salido indemnes de la siempre cruenta criba que un Grand Slam lleva a cabo durante dos semanas, para que de los 128 presentes en un cuadro, solo quede el mejor. Una selección natural de estilo darwiniano que, en este caso, tiene un doble significado ya que ambos se van no solo con un trofeo, sino también con el honor de ser números 1 del mundo.

Antes de desgranar una a una las conclusiones de torneo, conviene señalar una por encima de todas: El tenis es maravilloso y tiene un futuro esperanzador. Atrás quedan las predicciones destructivas de que con el Big 3 acabaría el espectáculo, habiendo podido presenciar en este torneo un cambio de guardia, al menos puntual, en el que los jóvenes emergentes y tenistas repletos de nivel han conseguido emocionar a todos los aficionados. Además, en elt enis femenino siguen saliendo jugadoras con inspiración aislada, pero también otras capaces de mostrar consistencia y conectar con el público.

Estas son las conclusiones que deja el US Open 2022:

1. Carlos Alcaraz, el mejor antídoto para el tenis como espectáculo

No es solo ganar, sino cómo lo hace. Alcaraz emociona a todo el mundo que tenga el privilegio de verle jugar, muestra carácter y es fiel a sus principios en la pista. Ostenta un carisma único y esos intangibles en la competición que solo tienen las leyendas. A sus 19 años está batiendo todos los récords y el hecho de tener ya un Grand Slam en su palmarés y ser número 1 nos hace pensar en cotas de éxito insospechadas para él. Como mínimo, garantiza el espectáculo y puede revalorizar este deporte.

2. Casper Ruud, final agridulce para un jugador mayúsculo

Perder finales nunca es grato, pero el noruego debe quedarse con las muchas cosas positivas que ha conseguido este año, superando todas las expectivas posibles en Grand Slam y peleando de forma clara por ser el mejor tenista del planeta. Dos finales de Grand Slam en su haber y la sensación de que su mejorada consistencia le sirven para dominar en el circuito, pero quizá no tanto para granjearse una valoración pública como merece ni para sentirse superior que algunos elegidos.

3. Rafael Nadal, triste final a una temporada para la historia en Grand Slams

Si hay alguien que se crece ante las adversidades, ése es el balear, pero cuando se acumulan tantas en tan poco tiempo, hasta para él puede ser imposible. Una difícil recuperación de lo sucedidoe en Wimbledon, falta de ritmo competitivo, necesidad de variar su gesto de saque y una situación personal peculiar, con su mujer en el hospital y la cercanía de la paternidad, han ensombrecido el paso de Rafa por Nueva York. Año de escándalo para una leyenda que puede motivarse con la posibilidad de terminar el año como número 1.

4. Revelaciones inesperadas y decepciones sorprendentes

Pocos esperaban a Frances Tiafoe en rondas finales y casi ninguno a Karen Khachanov, pero ambos se han erigido en dos de los grandes atractivos del torneo. El ruso consiguió frenar la tendencia al alza de Pablo Carreño y Nick Kyrgios, siendo el australiano una decepción por cómo se despidió del torneo, en cuanto a actos y declaraciones. Además, se esperaba mucho más de Borna Coric tras lo que hizo en Cincinnati, pero el croata no pudo pasar de segunda ronda.

5. Daniil Medvedev y Stefanos Tsitsipas dan un paso atrás, Jannik Sinner se postula a cosas importantes

Una nueva era se aproxima y amenaza a otra que casi ni había empezado. Si bien es cierto que a Medvedev nadie puede arrebatarle el hecho de haber sido número 1 y campeón de Grand Slam, su nivel este año ha sido muy mejorable y en Nueva York sumó una nueva decepción. De dimensiones mucho más notorias es el descalabro de Tsitsipas, que parece haber entrado en pánico ante el cambio de era que se intuye, liderada por Alcaraz, pero también por Sinner, que estuvo a un solo punto de imponerse al español y mostró una sensación de poderío espectacular.

6. Iga Swiatek, la continuación de un imperio

La polaca tiene todo lo necesario para establecer una de las historias de dominio más notables de tenis mundial. Tras pasar un verano complicado, se ha reencontrado con su mejor versión, ésa que le hace parecer una tenista absolutamente inabordable y genera escalofríos al pensar en hasta dónde puede llegar su dinastía triunfal.

7. Ons Jabeur, el sinsabor de una ganadora sin su cetro

La tunecina saborea el amargo sabor de perder una final por segunda vez en lo que va de año y, en el tenis femenino, nunca se sabe cuándo surgirá una nueva oportunidad, ni siquiera si volverá. Tendrá que rearmarse rápidamente y convertir estas dos derrotas en gasolina para seguir progresando y encontrar un premio que merece.

8. Serena Williams y una despedida a la altura de una leyenda

Sus encuentros fueron de los momentos más destacados del torneo y la manera de despedirse, luchando hasta el final y haciendo gala de un nivel asombroso de juego a sus casi 41 años, son la mejor despedida posible para una leyenda de su envergadura, cuyo legado será eterno.

9. Nombres ilustres recuperan terreno y el "casi" de Gauff

Pliskova, Kvitova y García se han reencontrado con muy buenas sensaciones, cosa que no pudo hacer Halep, la gran decepción del torneo. Había muchas expectativas puestas entre los locales en Cori Gauff y en que pudiera tomar el relevo de Serena, pero la estadounidense no está aún preparada para las cotas de éxito que se le presuponen y tendrá que seguir trabajando duro.

10. Motivos para la esperanza en Muguruza y para la preocupación con Badosa

No ha sido el mejor torneo posible para el tenis femenino español, pero el nivel y actitud mostradas por Garbiñe hacen soñar con una recuperación temprana de su mejor versión. Perdió un partido agónico ante Kvitova que mereció ganar y volvió a disfrutar del tenis. Mucho más inquietantes son las sensaciones que dejó Paula Badosa, totalmente bloqueada a nivel mental.

Comentarios recientes