El objetivo es salvar el tenis

Apenas 300 jugadores en todo el mundo pueden ganarse la vida con el tenis. Djokovic no pidió más dinero para él, sino para los tenistas de ranking más bajo.

Durante los primeros días del pasado Open de Australia saltó la noticia de que Novak Djokovic alzó la voz entre sus compañeros solicitando más dinero para los tenistas en una reunión privada entre ellos. Hay quienes malinterpretaron el objetivo final de esta reunión y hay quienes incluso atacaron al serbio, pensando que pedía más dinero para él cuando todo tiene una misión completamente distinta. Los tenistas reciben un porcentaje muy pequeño de las ganancias de cada torneo y se sienten en desigualdad respecto a otros deportes y la propuesta de Nole no es más que ayudar a que en el futuro, más gente pueda vivir del tenis.

Hace más de cinco años, el por aquél entonces consejo de jugadores presionó a los torneos (sobre todo a los Grand Slams) para que aumentaran el prize money. Sus peticiones fueron escuchadas y ante un amago de huelga, cada major ha ido aumentando significativamente año a año el reparto de premios, doblando actualmente la cifra que repartían en 2012 pero los tenistas consideran que esto no es suficiente. En la actualidad, apenas los 100-110 primeros del ranking en hombres y las 90-100 primeras del ranking en mujeres pueden ganarse la vida de forma adecuada gracias al tenis. Luego, existe una serie de jugadores que se mantienen igual entre ingresos y gastos. Es decir, lo que ganan lo pierden en costes de viajes, entrenadores, fisios y médicos, entrenos y hospedajes. Si siguen es porque ven esto como una inversión y sueñan con poder romper un día la barrera de los 100 mejores y ganarse la vida con esto. Todos aquellos fuera del Top 150 tienen pérdidas.

[getty:854628910]

Llama así la atención que apenas 300 tenistas en todo el mundo puedan generar los ingresos suficientes como para hacer del tenis su medio de vida. Djokovic y su propuesta pide que el tenis se equipare a otros deportes como el fútbol, el baloncesto, la NFL o el golf, donde centenas e incluso miles de deportistas ganan seis o siete figuras al año. Tan sólo 51 tenistas fueron capaces de generar un millón o más de dólares en ganancias en 2017, dejando el tenis a muchos escalones por debajo del resto de deportes.

Los torneos ATP (ATP 250, 500 y Masters 1000) reparten de prize money entre el 15 y el 28% de sus ingresos totales. En cuanto a los Grand Slams, la cifra es mucho menor siendo aproximadamente un 7% aunque voces representativas de Wimbledon negaron que fuera sólo esa cantidad pero se rumorea que no superarían el 10%. El Open de Australia ha sido el primero en prometer subidas año a año hasta 2022 para fijar los 100 millones de dólares en prize money dentro de cinco temporadas, en comparación con los 55 que repartieron en esta edición de 2018.

Djokovic no ha pedido más dinero para él o para los finalistas de los grandes torneos, tanto él como el resto del consejo tiene intención de presionar para que haya un mayor reparto de dinero hacia los tenistas de ranking más bajo. Kevin Anderson, vicepresidente del consejo de jugadores, dio algún detalle durante su participación en Melbourne, siendo el único que habló sobre datos. "Queremos presionar para que los Top 150, Top 200 y más, puedan ganarse bien la vida gracias al tenis", comentó. Son muchos los tenistas que tachan de "ridículo" el dinero que los Grand Slams destinan al prize money en comparación con todo el dinero que ganan gracias a ellos, con la venta de entradas, sponsors y derechos de televisión.

[getty:912792426]

Hace unos meses, Sergiy Stakhovsky dio su punto de vista acera de todo este caso y creo que tiene mucha razón. "Si queremos que este deporte siga con vida, para competir con el fútbol o el baloncesto, tenemos que atraer a los jóvenes. Pero si ven que a los futbolistas se les paga millones, incluso a aquellos que no juegan y se sientan en el banquillo, cuando un tenista sólo gana dinero si está entre los 100 primeros es lógico que van a elegir el fútbol", exponía. El tenis es un deporte extremadamente caro y sacrificado respecto a otros y el hecho de que en términos económicos sólo consigan réditos unos pocos, hace que muchos niños se decidan por otros deportes. "Los Grand Slams deberían pagar 100.000 euros en primera ronda. Si estos torneos no hacen a los jugadores más ricos, tendremos un problema", agregó el ucraniano y no le falta razón. Las trabas para llegar al profesionalismo son muchísimas. Las familias invierten casi todo su tiempo y su dinero soñando con conseguir algo que puede que no llegue nunca. ¿Cuántos buenos jugadores se habrán quedado por el camino por la falta de recursos?

El objetivo es salvar el tenis. Este deporte es mucho más que un jugador levantando el título de ganador de un grande. El que se parte la cara en pistas con 50 espectadores en el culo del mundo, lejos de sus familias, también es tenista. Aplaudo la decisión y la valentía de Djokovic de mirar por sus compañeros y ojalá que algún día lo logren. Quienes hemos podido ver todo lo que luchan -y sufren- los chicos que rondan los puestos entre el 400 y el 200 del ranking nos alegraremos si un día consiguen que estos tenistas también se ganen la vida con el tenis. Es algo de lo que todos saldremos beneficiados.

Comentarios recientes