Emilio Sánchez Vicario: “Verdasco puede volver a luchar por cosas grandes”

El español nos explica su función en el equipo de Fernando y apuesta por una gran temporada del madrileño. “Esto solo acaba de empezar”.

La temporada 2017 ha arrancado con gran sabor de boca para Fernando Verdasco. El madrileño ha renovado su equipo con el regreso de Nacho Truyol, técnico con el que ya trabajó en otras dos ocasiones, pero la reforma no acaba aquí. Emilio Sánchez Vicario, uno de los grandes de nuestro tenis, pondrá la voz de la experiencia en este combo que promete muchas aventuras y grandes emociones. El ex capitán de Copa Davis recibe a Punto de Break para desglosar su función como asesor y pronostica un calendario de éxitos siempre y cuando haya disciplina, humildad y constancia.

“A Fernando lo conozco desde la época anterior a la Copa Davis 2008”, reconoce Emilio, “aunque allí fue donde entablamos una relación más fuerte y profunda, donde pudimos trabajar más tiempo juntos. A mí me contactan para unirme al equipo comandado por Nacho Truyol para ver si puedo colaborar durante algunas semanas y darle cierta estabilidad para recuperar una mejor posición. Mi papel es el de supervisar todo el trabajo que se hace, además de aportar ese extra de confianza y saber hacer en las semanas que esté presente”, confiesa el ex número 7 del mundo.

“Mantenemos contacto virtual a través de llamadas y mensajes, le aporto tranquilidad para afrontar los retos importantes. Creo que la combinación que él ha escogido este año, con Nacho y conmigo, puede ser muy positiva. Nacho lo conoce muy bien, es la tercera vez que está con él y tiene una filosofía muy parecida a la que trato de imponer yo, podemos trabajar muy bien en conjunto para poner al mejor Verdasco en pista a la hora de competir”, defiende uno de los hombres que más le han seguido y que mejor le conocen.



Nunca se sabe cómo puede acabar la temporada, lo que sí sabemos es cómo han sido sus primeras páginas. “Estamos viendo un Fernando más motivado, con ganas de volver a dar guerra y conseguir más cosas en su carrera”, asegura el madrileño. “En 2010 y 2012 ya habíamos hablado para colaborar, siempre he estado siguiéndole. Ahora ha tenido un gran inicio en Doha, pero esto hay que mantenerlo semana a semana, veremos con el paso de los meses si logra guardar esta estabilidad. Hacerlo bien solo una semana no sirve de nada”.

En muchas cabezas estarán todavía aquellas cinco bolas de partido ante Novak Djokovic en Doha. También en la de Vicario. “Hay que tratar de salir de esa situación de manera positiva. Él tuvo oportunidades de rematar mucho antes, con 6-4 y 2-0, pero no pudo mantener ese ritmo y le dejó volver a entrar en el partido. Luego, una vez llegas al tiebreak y te pones 4-2 a favor de viento, 6-2 en contraviento, prácticamente solo tenía que ganar un punto más en contraviento para cerrar, pero tuvo la mala suerte de que Djokovic acabó ganando ese rally de 25 bolas. Un campeón nunca te va a regalar nada. La lectura tiene que ser positiva, si le dicen a principios de semana que va a ganar a dos top20 y tener cinco bolas de partido contra Djokovic, cualquiera firma. Para él es una motivación ver que es competitivo contra las mejores, pero hay que aprender. Este tipo de jugadores no te fallan casi bolas”, manifiesta el veterano ex jugador.



Muchas cosas se han escrito sobre Verdasco desde que tocara el cielo en la época entre 2008 y 2010, momento de máxima plenitud. “Hay gente que tiene talento, pero hace falta añadirle una serie de cosas. El talento está ahí, pero el talento sin trabajo, disciplina, factor mental y capacidad de recuperación no te sirve de nada. ¿Tener potencial qué significa? Eso es algo que tú puedes llegar a conseguir pero a mí no me sirve de nada porque no te hace ganar partidos. Lo que te hace ganar partidos es utilizar tus herramientas de forma ordenada y en los momentos clave. Creo que Fernando en aquella época fue capaz de pegar un subidón en todos los sentidos hasta que en un punto determinado empezó a perder confianza. Pierdes partidos y pierdes más confianza, es una rueda que, o cortas y te replanteas tu situación, o te vas hacia abajo”, argumenta el que fuera número 1 del mundo en dobles.

“Fernando ha hecho un análisis de sí mismo y está en camino de ese cambio. Está intentándolo, al menos. El objetivo es volver a las raíces y acordarse de cómo utilizar sus herramientas, luego dependerá de si es paciente, constante y lo suficientemente disciplinado y humilde para continuar así hasta que empiecen a llegar los resultados. Esto no depende solo de la primera semana, es un crecimiento lento que no es fácil, pero está con muchísimas ganas”, reitera el técnico.

Entre los proyectos de Emilio, por supuesto, sus Academias en Barcelona y Florida siguen siendo prioridad, aunque reconoce que también le apetecía empezar una aventura como ésta. “Era algo que me hacía ilusión porque notaba que Fernando tenía una manera de tomar mis consejos con mucho respeto y humildad. Se notaba que había una conexión con él. Las otras veces que hablamos sin llegar a un acuerdo me dejaron esa espinita de que le podía ayudar. Tener esa conexión es fundamental para ayudar a alguien, la cual también tiene con Nacho. Para mí esa fue la clave para aceptar. Cuando hago una cosa siempre la hago al 100%, es algo que el tenis me enseñó, darlo todo hasta el final sin importar el resultado. Por eso intento de estar cerca, aportar lo máximo y unirme a esa motivación que él tiene”, subraya.



No será fácil el ascenso, sobre todo por la barrera que ofrece el no ser cabeza de serie en los torneos. Australia, el mejor ejemplo: Djokovic en primera ronda. “Para Djokovic será un debut muy duro, un partido al que prestar atención. Lo que pasa es que Djokovic, tras ganarle a Fernando en Doha, le ganó al número 1, así que la parte de duda que podía tener ya está zanjada. Y para Fernando estoy seguro de que es mejor jugar ante Novak en primera ronda, que te va dar más oportunidades, a hacerlo en semifinales donde seguro estará más rodado, como en Doha. Es una oportunidad grande y habrá que ver si es capaz de dominar el juego otra vez. Me espero un partido bueno, bueno”, asegura el español.

“Creo que tiene todo para hacer un gran año y pienso que tiene muchas opciones de volver a estar donde estaba. No es una tarea fácil, basta con mirar la historia. Solo unos pocos como Sampras, Agassi o en su día mi hermana (Arantxa), gente muy dotada, son capaces de volver a ganar y competir al más alto nivel. Verdasco puede volver a luchar por cosas grandes, vamos a ver si le damos los empujones necesarios para que se lo crea y consiga estar donde debe estar. Ahora es todo ilusión, en unos meses podremos hacer un mejor análisis”, concluye.

Comentarios recientes