La gran hazaña histórica del tenis español en la temporada ATP 2022

Alcaraz y Nadal han hecho que España sea el segundo país que finaliza una temporada con dos hombres en el top-2 del ranking ATP.  Analizamos causas y consecuencias.

Carlos Alcaraz y Rafael Nadal, copan ranking ATP. Foto: gettyimages
Carlos Alcaraz y Rafael Nadal, copan ranking ATP. Foto: gettyimages

Conviene pellizcarse y hacer test de realidad diversos para comprobar que no estamos viviendo un sueño, o más bien, una utopía alcanzada. De ningún otro modo puede calificarse la gesta alcanzada por el tenis español en la temporada 2022, que no es un hecho aislado fruto de dos genios como Carlos Alcaraz y Rafael Nadal, sino la materialización de un milagro deportivo que se estudiará con el tiempo a fondo y que se retrotrae a décadas pasadas. El volumen de jugadores de élite que presenta un país de poco menos de 48 millones de habitantes es enormemente meritorio y solo se explica por un know-how acumulado con el tiempo, que ha derivado en muchos entrenadores de calidad mundial, una buena coordinación institucional para organizar cada vez más torneos y promover el tenis base, así como el ejemplo inspirador de estrellas rutilantes que no paran de forjarse bajo el sol mediterráneo del territorio nacional.

En el momento en que el presumible ocaso, aunque aún difícilmente perceptible, de Rafael Nadal se acercaba, las alarmas empezaron a saltar en España ante un escenario de futuro tan lógico como desgarrador; un vacío generacional. Sin embargo, ha durado muy poco esa sensación; tanto, que ahora mismo la sensación es radicalmente opuesta. Hay nombres de sobra como para pensar en una nueva oleada de talentos capaces de asentarse en el top-100 y mantener una presencia dilatada de jugadores españoles, pero por encima de todo, hay un genio que ya ha demostrado su condición y que tiene aún margen de mejora, como es Carlos Alcaraz. La poesía que supone ver a Nadal y al joven murciano copando el ranking ATP es digno de un guion hollywoodiense y puede acrecentar esa sensación en 2023. No hay relevo que entregar, no hay comparaciones posibles, lo único que tenemos ahora mismo, son dos animales competitivos que quieren seguir en la cima y que honran a este país.

Solo al final de cinco temporadas había habido dos tenistas del mismo país en lo más alto de la tabla

Para entender la magnitud de la hazaña que supone terminar el año con dos jugadores de la misma nacionalidad copando el top-2 de la clasificación, tan solo hace falta echar un vistazo a la historia. Estados Unidos había sido el único país hasta el momento capaz de conseguir algo así, habiéndolo hecho en cinco ocasiones, todas ellas en el siglo XX. Y es que con la llegada del nuevo siglo, se asistió a una aceleración evidente de la globalización tenística, con jugadores de cada vez más rincones del mundo siendo capaces de alcanzar la élite, escuelas internacionales y de primera calidad ubicadas en diversos lugares del mundo y, en definitiva, una reorientación del eje tenístico mundial, que abandonó la costa Este de Estados Unidos para mostrar una dispersión de la que España ha sabido salir reforzada.

Que una Federación como la española, carente de los recursos económicos que provee organizar un Grand Slam, con problemas estructurales de lo más graves durante muchos años y sin el músculo financiero de otros países haya podido contribuir a la formación de jugadores, tiene mucho mérito, como también la colaboración público-privada con academias que se han convertido en referentes mundiales. La amenaza del pádel ha llevado al tenis a una situación complicada en cuanto al número de personas federadas y practicantes habituales, pero ejemplos inspiradores como los de Nadal y ahora Alcaraz, mantienen a este deporte como uno de los principales en España. Resultará interesante ver cómo manejan Rafa y Carlitos la resaca de este éxito y si son capaces de mantenerse en la cima del ranking.

De las cinco veces anteriores en que dos miembros de un país finalizaron en lo más alto de la lista, tan solo en una consiguieron repetir al año siguiente. Lo hicieron Pete Sampras y André Agassi, que con su rivalidad íntima, dominaron el tenis mundial durante 1985 y 1986 con puño de hierro, encadenando dos años seguidos en lo más alto de la tabla al final de cada uno de ellos. Se prevé que Carlos Alcaraz pueda acusar la presión mediática que supone ser número 1 y ceder ante el empuje de rivales coetáneos en crecimiento, de gente como Tsitsipas, Medvedev o Zverev, ávidos de gloria, y por supuesto, de Djokovic. Por su parte, Rafael Nadal ya ha dejado claro que no juega por el ranking y que lo lógico es que, disputando pocos torneos como hace en los últimos años, sea complicado mantenerse en la cima.

Temporadas con dos jugadores del mismo país copando el top-2 del ranking ATP

  • 1982: John McEnroe y Jimmy Connors
  • 1984: John McEnroe y Jimmy Connors
  • 1994: Pete Sampras y André Agassi
  • 1995: Pete Sampras y André Agassi
  • 1996: Pete Sampras y Michael Chang
  • 2022: Carlos Alcaraz y Rafael Nadal

Comentarios recientes