Federer: "Jamás me olvidaré de lo que hizo Rafa por mí"

El suizo se sinceró y habló sobre sus primeras sensaciones tras la retirada. Además, desveló qué supuso para él el momento con Nadal que dio la vuelta al mundo.

Roger Federer. Fuente: Getty
Roger Federer. Fuente: Getty

Los primeros días tras la retirada son los más difíciles de sobrellevar para cualquier jugador. Cuando te llamas Roger Federer y tu legado en el tenis y la ATP trasciende lo meramente deportivo, posiblemente levantarte de la cama y no acudir al gimnasio o a la pista sea un poco más difícil. Pese a ello, el suizo se encuentra descansando en casa tras finalizar su trayectoria en la Laver Cup 2022, un evento inolvidable en el que dejó imágenes que han llegado a todos los rincones del planeta. Los momentos posteriores al final no esconden la felicidad de Roger, que sentía que tocaba abrir un capítulo diferente y que no dudó en hablar largo y profundo sobre ello en una entrevista con el New York Times. No solo eso, también dio detalles sobre el momento "cruce de manos" con Rafael Nadal, quien se emocionó más que el propio Roger en su último encuentro.

Sensaciones los días después de la retirada

"Creo que me siento completo. Perdí mi último partido de individuales, perdí mi último partido de dobles, perdí la voz de tanto gritar y animar al equipo, perdimos la serie como equipo, he perdido mi trabajo... pero estoy muy feliz. Estoy bien, estoy realmente bien. Ahí está la ironía, todo el mundo se imagina finales de fantasía, y para mí eso ha terminado ocurriendo, pero de una forma que jamás me imaginé que pasaría".

Nadal, presencia vital en su despedida

"Le llamé justo después del US Open, esperé que finalizara el torneo para hacerle saber mis planes de retirada. Quería que lo supiera antes de que hiciera cualquier plan sin pensar en la Laver Cup. Le dije que estaba debatiéndome si jugar el dobles o no, estaba en un 50-50 o 60-40. Le dejé claro que le iría informando y le comenté que me contara cómo iban las cosas en casa, que ya hablaríamos pronto. Sin embargo, desde muy temprano quedó claro que Rafa iba a hacer todo lo posible para estar ahí conmigo. Para mí, eso fue increíble. Me demostró una vez más lo que significamos el uno para el otro y la cantidad de respeto que nos tenemos.

Simplemente pensé que sería una historia preciosa e increíble, también para el deporte, para el tenis e incluso más allá de eso, mostrar que podemos coexistir en una rivalidad tan competitiva y dejar siempre claro que, por encima de todo, esto es solamente tenis. Sí, es brutal, pero es un deporte justo. Puedes estar en el lado perdedor y aún así valorar esta rivalidad tan bonita y tan amistosa. Creo que ha culminado de una manera aún mejor de lo que yo pensaba. Rafa hizo un esfuerzo increíble, jamás me olvidaré de lo que ha hecho por mí en Londres".

Sobre si sus imágenes con Rafa tras el partido ha hecho que la gente cambie su visión sobre los deportistas masculinos

"Siempre me ha costado mantener mis emociones a raya, tanto en la victoria como en la derrota. Al principio lo canalizaba más a través del enfado, la tristeza, llorar. Poco después, lloraba pero de felicidad con mis victorias. Eso sí, lo que viví el viernes fue otro rollo, algo completamente distinto. Creo que todos los chicos (Andy, Novak y también Rafa) vieron sus carreras pasar delante de sus ojos, sabedores de que en cierto modo hemos cogido mucho tiempo prestado. Una vez te haces mayor y entras en la treintena empiezas a valorar lo que de verdad aprecias no solo en la vida, también en el deporte".

La imagen en la que entrelazó su mano con la de Rafa

"He visto la imagen, sí. Estaba llorando muchísimo, se me estaba pasando todo por la cabeza, pensaba en lo feliz que estaba de vivir ese momento con todo el mundo. Fue un momento corto, pero eso fue lo bonito de estar allí, saborearlo todo mientras sonaba la música y el foco estaba más en ella (la cantante, Ellie Goulding). En ese momento te olvidas de que te pueden estar haciéndote fotos. Hubo un momento en el que, claro, no podía hablar y la música estaba ahí, supongo que simplemente lo toqué y fue una especie de 'gracias' secreto. No sé qué fue, pero yo lo sentí así. Espero conseguir fotos de ese momento, porque son increíbles y significan mucho para mí".

El momento de hablar con sus hijos

No sabía que la gente podía escuchar eso. Les vi muy tristes, y cuando les dije que me retiraba los tres lloraron, porque pensaban que yo estaba triste, pero de verdad que no lo estoy. Fue un momento muy poderoso dentro del pabellón, era difícil no llorar, y era muy duro para ellos también".

Motivos por los que veía que era momento de parar

"En cierto modo se trata de la edad, para ser honestos. No veía la lógica de seguir. Lo intenté muchísimo a lo largo de los últimos años, está bien. Todo está correcto. Cuando me operé el año pasado sabía que el camino de recuperación iba a ser muy largo, que necesitaría al menos un año. En mis sueños me veía jugando de nuevo, pero al mismo tiempo era muy realista con mis posibilidades de volver. En primer lugar, me retiro de cara a mi vida personal. Sabía que era la decisión correcta, que tenía que corregir el estado de mi pierna, y para eso tenía que hacer una rehabilitación en condiciones. Si me retiro y nada más, sé que mi rehabilitación no será la correcta: si me mantenía en activo y era un jugador profesional, sabía que lo iba a hacer bien al 100%.

Mantenía las opciones abiertas a que quizás pudiera volver en una exhibición, al menos. Confiaba en jugar 250, 500 o Masters 1000 si las cosas iban super bien, y los Grand Slams si de verdad surgía la magia. Conforme pasaba el tiempo, sentía que cada vez había menos y menos oportunidades, ya que la rodilla me seguía dando problemas y tenía dificultades para impulsarla. Es ese momento cuando dije: 'está bien, OK, lo acepto'. Lo había dado todo, no tenía nada más que demostrar".

Confía en jugar exhibiciones

"Debo volver a la casilla de salida y ver qué hacer después de este increíble fin de semana. Sería precioso tener un partido de exhibición de despedida, para agradecer a los aficionados, porque la Laver Cup ya estaba completamente vendida antes de que se anunciase la retirada. Muchísima gente habría querido conseguir entradas, así que quizás sería genial tener una o varias exhibiciones de despedida, pero no es algo de lo que esté seguro. En un tiempo, me encantaría, me encantaría llevar el tenis a nuevos lugares o devolverlo a lugares donde me lo pasé muy bien".

Comentarios recientes