Raducanu: “Muchas veces me olvido que soy campeona de Grand Slam”

La británica, en plena búsqueda del equilibrio con su nueva realidad, ofrece una entrevista donde habla de sus raíces y su pasión por el tenis.

Emma Raducanu, uno de los rostros de la WTA. Fuente: Telegraph
Emma Raducanu, uno de los rostros de la WTA. Fuente: Telegraph

Todavía no ha pasado un año desde que Emma Raducanu levantara el título del US Open 2021, tiempo que el aficionado del tenis ha utilizado para exigirle a la británica una regularidad impropia de su edad y, prácticamente, impropia para cualquiera. Tras su gran éxito llegarían las derrotas, las dudas, el cambio de entrenadores y la presión mediática insoportable. Menos mal que su familia estuvo ahí para apoyarla y hacerla crecer en lo personal. En una entrevista reciente con Telegraph, Emma habla de todo menos de tenis. Una buena oportunidad para descubrir lo que se esconde detrás de esa cara angelical.

El recuerdo del US Open

“Realmente no me he dado espacio para nada más, me dirijo siempre rápidamente a mi siguiente objetivo, olvidando por completo lo que gané en su momento. Trato de estar muy concentrada en cómo debería hacer las cosas, si vas demasiado pronto a por este tipo de premios puedes perder la chispa que tenías”.

Simplificando su realidad

“Diría que soy una persona muy normal, mi madre me está siempre gritando por todo: ¡’Lávate la cara!’. Me lo dice porque, seguramente, de no decírmelo no lo haría (risas). Solo soy una chica normal de 19 años, aunque apenas estoy en casa dos o tres días al mes, más o menos. Mi dormitorio es un desastre, siempre, porque casi siempre estoy entrenando, haciendo y deshaciendo maletas, cuando viajo a un torneo se entera todo el vecindario. Es como si explotara una bomba”.

Falta de victorias

“Sé que no han llegado buenos resultados, pero no importa, es algo normal en este deporte. Muchas jugadoras están jugando muy bien contra mí, pero lo tomo como un cumplido. Así mejoraré más rápido cada día, estoy obligada a sacar mi mejor nivel de tenis cada vez que salto a la cancha”.

Mentalidad clara: partido a partido

“Mi idea es jugar cada torneo que pueda, incluso quiero jugar cuando igual no debería. Necesito ser honesta conmigo misma, ser sensata con mi calendario. A veces creo que necesito una segunda voz para que me guíe, que me tome de la mano y me diga: ‘Haz esto, haz aquello’. Mentalmente no es una profesión sencilla, pero intento aprovechar cuando la ola viene a favor. Ahora al principio casi todas las cosas son nuevas, estoy aprendiendo a ser más resistente, más sincera, a no deprimirme tanto por los desafíos que se interponen en mi camino”.

Influencia de sus padres

“Las raíces de mis padres han jugado un papel determinante en mi forma de pensar, ellos siempre me han trasladado la manera en la que piensan. Son dos personas muy difíciles de complacer, siempre tuve que trabajar duro y ponerme metas muy altas, siempre quise impresionarlos. Siempre me dejaron claro cuando algo no era lo suficientemente bueno, eso es un factor importante por el que estoy aquí, nunca me dieron ninguna esperanza falsa”.

Diferente a las demás

“Era tímida cuando era una niña, pero encontré confianza intrínseca para hacer esto y empecé a amarlo con todas mis fuerzas. Mi madre me apuntó a ballet con el resto de las chicas, pero yo era un poco elefante. Me gustaban las emociones fuertes, como los deportes de motor, incluso ahora sigue sin gustarme pintarme las uñas o esas cosas, prefiero ver carreras (risas). De repente, un día apareció el tenis y poco a poco me di cuenta que podía devolver la bola, vi que era lo que mejor se me daba”.

Crecimiento como tenista

“He pasado por todo el sistema, la LTA me llevó a través de todas las etapas de crecimiento, así que ahora es muy positivo ver que otros niños se han visto influenciados y quieren también coger una raqueta, que puedan ver que es posible lograr cosas grandes. Yo siempre pensé que era bastante buena, o al menos eso era lo que veía cuando jugaba con otros niños. Es bastante raro que una niña venza a un niño jugando a tenis, pero yo lo hice unas cuantas veces, aunque nunca pensé que llegaría a tener una carrera completa dedicándome a esto, eso llegó hace poco”.

Los estudios son imprescindibles

“Fue realmente importante mantener mi educación como un estímulo mental en mi día a día, me ofreció la posibilidad de hacer otras cosas, de no estas saturada con el tenis. Conozco a muchas jugadoras que salen de la escuela con 12-13 años para jugar al tenis, algunas fueron realmente buenas, incluso están por delante de mí, pero muchas otras tuvieron que pararse en seco porque terminaron agotadas. Desde mi perspectiva, lo que recomendaría es quedarse en la escuela hasta acabar los estudios”.

El sueño de la universidad

“Mi madre estaba más del lado de mantener la puerta abierta para una formación universitaria, pero siempre pensé que podría hacer las dos cosas a la vez, o al menos cualquiera de las dos. Si no fuera tenista, disfrutaría estudiando, iría a la universidad, me sacaría una carrera, me dedicaría a las finanzas o algo relacionado con ese mundo. Mi objetivo para los próximos años es aprender más idiomas europeos”.

Campeona de Grand Slam con 18 años

“Lo único que ha cambiado es que he ganado un torneo, el resto de cosas se han mantenido igual, aunque las cosas a mi alrededor han cambiado. Por ejemplo, la forma de diseñar mis horarios, o cómo la gente ha empezado a verme. Pero la gente que me conoce sabe que yo sigo siendo exactamente la misma. Si me pasara de la raya en cualquier aspecto, ahí estarían mis padres para decírmelo de inmediato”.

Una nueva vida, un nuevo pensamiento

“Muchas veces me olvido que soy campeona de Grand Slam, creo que esto es algo que debería hacer más, despertarme y sentirme orgullosa por mis logros y de mí misma, en lugar de hacerme pasar un mal rato por lo que dicen los demás. Me despierto pensando en cómo comencé a jugar a tenis cuando era una niña, en el sueño que tenía de ganar Grand Slams, eso es lo que me propuse, aunque quería mucho más, pero no puedes olvidarte de disfrutar durante el camino”.

Comentarios recientes