Carlos Moyá: “Rafa puede llegar a 24 ó 25 Grand Slams"

Entrevistamos al técnico del mejor tenista español de todos los tiempos. “La gente no es consciente de la calidad que tiene Rafa, tiene una mente privilegiada”.

Fernando Murciego | 13 Feb 2022 | 22.00
facebook twitter whatsapp Comentarios
Entrevista con Carlos Moyá en Punto de Break. Fuente: PDB
Entrevista con Carlos Moyá en Punto de Break. Fuente: PDB

Han pasado dos semanas desde que Rafael Nadal conquistara en el Open de Australia su 21º título de Grand Slam, pero todavía quedan algunas preguntas y curiosidades que rescatar de la proeza firmada por el balear en Melbourne. Pensando en un invitado de lujo para nuestro canal de Youtube, no se nos ocurrió nadie mejor que su entrenador, el ex Nº1 del ranking ATP, Carlos Moyá. El mallorquín se sentó con nosotros durante 40 minutos para rescatar el recorrido en los últimos cinco meses, pasando de una incertidumbre total a una felicidad máxima en la que su pupilo logró romper todas las quinielas.

Conclusión tras el título en Australia

“Está casi todo dicho, no se puede dejar de admirar todo lo que está consiguiendo Rafa. Es impresionante la victoria pero también es impresionante la manera, cómo se sobrepone a la adversidad, cómo va cambiando tácticamente durante el partido, físicamente doblega a uno de los jugadores más en forma del circuito, alguien que tiene diez años menos que él. Es un resultado para sentirse orgulloso, aunque también hay cosas mejorables, la perfección no existe. Dadas las circunstancias con las que llegamos al torneo un mes antes, tanto la actitud como el nivel fueron espectaculares”.

Remontada épica ante Medvedev

“El 3-2 y 0-40 del tercero es casi una bola de partido, aunque con Rafa nunca se sabe lo que puede pasar. Si ya estaba cuesta arriba, aquello se hubiera puesto prácticamente imposible. Él va punto a punto, logró igualar el juego, el set y ahí fue el inicio de la remontada en el marcador. Uno nunca se da cuenta en qué momento empieza una remontada, esto lo ves después. Si bien es verdad que Rafa fue superior en el segundo set, creo que mereció ganar ese set, pero esa superioridad hay que materializarla en el marcador, lo cual no consiguió. Por nivel de juego, eso sí, demostró que podía ganar cualquiera”.

Dudas antes de afrontar la gira

“Rafa es quien empuja para ir a Australia a jugar el primer torneo, sabiendo que puede no ir bien, pero sabiendo que le puede servir de cara al Open de Australia. En ese aspecto fue muy valiente, así que todos a muerte con él. Luego salió cara, aunque podía haber salido cruz. Los entrenamientos fueron buenos desde el principio y las condiciones de la pista le gustaron. Pero sí, es verdad, estuvimos a punto de no ir a ese torneo”.

La ambición de Nadal

“Lo que busca Rafa es ser competitivo y seguir evolucionando. Es verdad que con el tiempo pierdes físico, velocidad o explosividad, pero eres más listo y manejas mejor las situaciones. Yo siempre digo que Rafa es de los jugadores más inteligentes en la pista, de los que mejor leen los partidos, el que más se adapta a tener un Plan B, un Plan C… te diría que tiene todo el abecedario. Si ve que el rival tiene una grieta o el mínimo resquicio por donde pueda entrar, lo ve, lo lee y lo consigue. La final es un claro ejemplo: empieza mal pero luego va cambiando, poco a poco. Esa es la adrenalina que tiene dentro, ver que todavía puede pelear con los mejores del mundo”.

El gen competitivo

“Con los dedos de una mano se pueden contar los deportistas que en la historia hayan podido vivir situaciones similares a las de Rafa y se hayan podido escabullir. Un Michael Jordan, un Tiger Woods en sus mejores momentos, incluso un Novak Djokovic en tenis. Ese gen, esa competitividad, esa manera de darle la vuelta a todo lo que va viniendo es impresionante. Si hiciéramos un guion del torneo, la realidad hubiera salido mejor de lo que nosotros hubiéramos escrito. Luego ves que poco van cambiando las cosas hasta que llegas al final feliz, pero vivir esa metamorfosis es alucinante. Ha sido un guion de película americana”.

Una metamorfosis a largo plazo

“Cuando yo llego en 2016 él tiene 30 años y medio, pero tengo una visión a medio-largo plazo. Confiaba en que evolucionara en una serie de aspectos para que todavía tuviera un largo recorrido. Tuvimos una charla y le vi muy motivado, con ganas de volver a ganar Grand Slams, ahí me convencí de que todo podía pasar. Le conozco desde hace muchos años, sabía por dónde había espacio para la mejora, así que pensé que era el momento de cambiar ciertos aspectos y ya desde el primer torneo (Open de Australia 2017) nos fueron bien las cosas. No quedaba otra, si quería alargar su carrera había que tomar riesgos, así que el mérito es suyo por estar siempre abierto a los cambios. La gente no es consciente de la calidad que tiene, cualquier cosa que le propongas, la hace”.

21 Grand Slams

“Si lo piensas fríamente, es impresionante. Lo que te puedo asegurar es que en Australia en ningún momento hablamos del #21, aunque estaba en el horizonte, sabes que puede ocurrir. Hablar del tema hubiera supuesto mayor presión de la que ya tenía. Nosotros no alimentamos ese debate, se lo dejamos a la prensa y al seguidor del tenis. Rafa está contento con lo que tiene, será igual de feliz si acaba con 21 y Djokovic con 25. No es bueno obsesionarse; sí motivarse. Obviamente, no va a renunciar al 22, si se da la oportunidad va a luchar por él, pero es un debate que, estando todavía todos ellos en activo, no tiene mucho sentido”.