Hurkacz tira la puerta abajo

El polaco fue de menos a más y desgastó mentalmente a Tsitsipas para acceder por vez primera a las semifinales de un Masters 1000.

Hubert Hurkacz. Fuente: Getty
Hubert Hurkacz. Fuente: Getty

Hubert Hurkacz se impuso a Stefanos Tsitsipas en un peleado duelo en los cuartos de final del Miami Open 2021 (2-6, 6-3, 6-4). En un encuentro que a ratos se convirtió en una montaña rusa, el polaco consiguió remontar un 2-6 y 0-2 en contra, adaptándose a los diferentes contextos del partido y mostrándose mucho más seguro y estable en el parcial decisivo. Así, Hurkacz accede por primera vez a las semifinales de un torneo de esta categoría.

Comenzó Tsitsipas con absolutamente todo, partiendo desde la pole position al conseguir el primer break del encuentro. Hurkacz afrontaba su segundo cuarto de final en un Masters 1000 con un cierto bagaje mental desde el inicio, algo que se iría notando en el desarrollo del encuentro. Era curioso: en ningún momento desde el inicio del encuentro daba la impresión de que el griego mostrase su mejor versión. No la iba a necesitar, parecía.

Hubert empezó a crear oportunidades con el saque de Stefanos, generando tres bolas de break para restablecer la igualada. Fue entonces cuando Tsitsipas se sacó varios grandes servicios de la manga, enterrando cualquier hilo de esperanza para el polaco, que conforme llegaba el final del primer parcial apretó el botón de autodestrucción. No había nada brillante ni llamativo en el tenis del griego: estaba haciendo justo lo que debía hacer, restando muchísimas pelotas dentro, variando el juego y aguantando los intercambios de revés cruzado a revés cruzado.

Con esto le fue suficiente para cerrar el primer set de forma cómoda. Los puntos de tres o menos golpes sonreían al griego, con un balance de 24-10 que indica cómo ganó el primer parcial: irrompible una vez su primer saque entraba en pista, sin necesidad de que los intercambios se alargasen al resto debido a los múltiples errores no forzados del polaco en el segundo y tercer golpe. Gritaba Hurkacz, atenazado por los nervios, la ansiedad o váyanse ustedes a saber,

El primer juego del segundo set fue la mayor demostración de desesperación que mostraría Hurkacz. Es difícil profundizar en un análisis táctico del encuentro cuando el partido se llena tanto de errores no forzados por parte de un tenista: a veces es suficiente con ser sólido, mantener la bola dentro y esperar a que el rival cometa un error. Sin ningún tipo de punch con su servicio, el polaco veía como Stefanos empezaba a jugar con él, variando el ritmo de los peloteos con el revés cortado y recobrando la precisión y seguridad en sus golpes de fondo.

Mostró carácter Hurkacz para salvar varias pelotas de rotura con 0-2 en contra. Ello hubiese significado un contrabreak que le hubiese puesto morfina al partido, y el polaco por fin demostró por qué ha llegado a todo unos cuartos de final, dejando el mejor punto del encuentro con un passing in-extremis. Empezó Hubert a soltarse con el revés, generando varias pelotas de rotura que Tsitsipas esquivó con suprema facilidad, conectando grandes saques.

En los momentos de presión, al griego le funcionaba la táctica de confiar en sus primeros golpes, sacando rédito de la jugada del saque + 1. En una fase del encuentro en la que se empezaron a jugar varios minipartidos, cargada de la tensión que el primer set no tuvo, Hurkacz también quiso sumarse a la fiesta. El polaco consolidó el saque con 3-3 de forma trabajada, cerrando la puerta a Stefanos en dos nuevas oportunidades de break gracias a una derecha paralela a la línea y un ace. Las fuerzas se habían igualado, con ambos mostrando su mejor versión a mediados del parcial.

El polaco aprovechó el envión de confianza para sembrar dudas en la coraza de Tsitsipas. Decíamos que Stef estaba muy lejos de mostrar su mejor nivel, y una vez Hubert subió sus prestaciones, el griego pareció percatarse de ello. El pequeño resquicio que dejó al saque lo aprovechó su rival para colarse: cuando todo parecía perdido apenas hace 20 minutos (llegó a estar 2-6, 0-2 abajo), Hurkacz consiguió cerrar el set con nervios de acero y mandar el partido al set decisivo.

El jugador de Breslavia lo había cambiado prácticamente todo para darle la vuelta al duelo, pero destacan sus prestaciones al saque: 7 aces, 59% de puntos ganados con el primer saque, 64% de puntos ganados con el segundo. Datos radicalmente distintos a los del primer set, además de ser capaz de mostrar colmillo en los momentos importantes (salvó cuatro de las cinco pelotas de break que afrontó, mientras que aprovechó el 50% de las que dispuso).

El tercer set comenzó con balas de fogueo. Momentos de tanteo en un duelo que se había igualado al máximo y en el que el griego había dejado de transmitir cualquier sensación de superioridad. Era el primer saque el que le sacaba de ciertas situaciones complicadas, pero el primero en hacer sangre fue Hurkacz, que había dejado varios passing shots antológicos y que empezaba a sentir la victoria en tu mano. Tras regalar una oportunidad de break al resto con una caña tras un segundo saque, Tsitsipas pareció haber entregado la toalla.

Sin problemas para cerrar el duelo

Levantó la cabeza y apoyado en el saque el griego zafó un peligroso 15-30, entregando toda la presión a Hurkacz de cerrar el partido al saque. Y el polaco no tuvo inconveniente en hacerlo: clavó 4 de 5 primeros saques y gritó al cielo, feroz, tras conseguir su mejor resultado histórico en un Masters 1000.

No fue un partido especialmente brillante, pero todo el crédito del mundo a Hurkacz, que da otro paso de gigante y mostró que incluso los mejores jugadores de la #NextGen pueden ser vulnerables a nivel mental. El polaco acabó siendo el mejor a nivel mental ante un Tsitsipas de más a menos. Dio la sensación que el griego acabó sin gasolina en el tanque, tanto a nivel físico como a nivel mental, y los errores no forzados acabaron por engullirle. Hubi, que se adapta a estas pistas como anillo al dedo, elevó su nivel de agresión y como resultado ya espera a Rublev o Korda en el que será el partido más importante de su carrera.

Comentarios recientes