¿Cómo fueron los anteriores enfrentamientos entre Nadal y Anderson?

Repasamos los cuatro duelos precedentes entre el español y el sudafricano y cómo pueden influir en el desarrollo de la final del US Open.

Todo en la vida es interpretable, sensible de ser analizado desde distintos puntos de vista y ello depende de factores como el optimismo, la valentía o la confianza. Rafael Nadal tiene sobrados motivos para ser optimista respecto a sus opciones de sumar un nuevo título de Grand Slam en el US Open 2017. Se enfrenta a un jugador que no gana un torneo desde 2015, que jamás había pisado las rondas finales de un torneo de esta entidad y al que se ha enfrentado en cuatro ocasiones saldadas todas ellas con triunfo.

Sin embargo, cuando se está a un paso de lograr un objetivo que parecía utópico y se viene de hacer dos semanas sencillamente impecables, hasta estos datos pueden ser vistos con esperanza. Kevin Anderson también tiene motivos para pensar que tiene opciones ante Nadal, y no solo ha de encontrarlas en su gran estado de forma sino también en un estilo de juego que habitualmente ha incomodado al español. Saques veloces, jugador alto con golpes planos y búsqueda inexorable de golpes ganadores. Pero, ¿cómo fueron los duelos precedentes entre el de Johannesburgo y el de Manacor? ¿Hay motivos para que Anderson confíe en el milagro a tenor de lo visto?

[getty:674225048]

Para encontrar el primer encuentro entre Kevin y Rafael es preciso remontarse al Masters 1000 Canadá 2010. Nadal se impuso por 6-2 7-6 (6) sobre una superficie muy similar a la de Flushing Meadows. Allí, el sudafricano solo fue capaz de romper en una ocasión el servicio al actual número 1 del mundo y no supo aprovechar sus opciones en una segunda manga en la que estuvo muy acertado. Ya mucho más reciente y extrapolable es el duelo que mantuvieron en el Open de Australia 2015.

Fue en la tercera ronda y supone el único enfrentamiento en un torneo de Grand Slam. Nadal llegaba mermado físicamente y falto de ritmo, y ése fue su mejor partido de un torneo del que quedaría apeado en cuartos de final al caer ante Tomas Berdych. 7-5 6-1 6-4 fue el resultado de un partido que se le hizo muy largo al sudafricano, incapaz de mantener su agresividad en el tiempo, y eso que conectó un 73% de primeros servicios, porcentaje que necesitará en la final del US Open 2017 si quiere tener opciones.

[getty:844452792]

También en 2015, año en el que el sudafricano rindió a un mejor nivel y obtuvo sus mejores clasificacions en el ranking ATP (llegó a ser 10 del mundo en diciembre), se vieron las caras en el Masters 1000 París-Bercy. Fue aquí donde más cerca estuvo Anderson de dar la campanada. Tanto es así que llegó a disponer de una pelota de partido en el tiebreak de un segundo parcial apoteósico. El español sacó su aura ganadora para remontar y terminó imponiéndose por 4-6 7-6 (6) 6-2.

La última vez que jugaron entre sí data de este mismo año. Fue en uno de los cotos privados de Rafael Nadal: el Conde de Godó. El balear ganó por 6-3 6-4 a un Anderson que jugó sin nada que perder y ofreció una buena versión. A estos dos últimos precedentes son a los qu deberá agarrarse el sudafricano para extraer lecturas positivas de cara al partido que puede elevar su carrera profesional a un estatus superior. El reto es mayúsculo. Una final del US Open 2017 ante el mejor jugador del planeta.

Comentarios recientes