Federer camina con paso firme a octavos de final

El suizo Roger Federer consiguió deshacerse del español Feliciano López por 6-3, 6-3 y 7-5 para acceder de esta manera a octavos de final del US Open.

Después de una primera semana un tanto incómoda, sin rivales demasiado complicados pero que le dieron más de algún susto a Roger Federer, la jornada de hoy aparecía marcada en rojo en el calendario del suizo. Feliciano López, sin ser un jugador de primer nivel, suponía la primera piedra de toque en el camino al 20º Grand Slam, que tras la eliminación de muchos cabezas de serie se antojaba como un sueño cada vez más cercano.

El primer set fue pura eficacia para Federer. No tuvo que sufrir apenas con su servicio, sacando la gran mayoría de sus juegos en blanco. Se llevó el 88% de puntos con el primerservicio y un impecable 100% con el segundo. El cinco veces campeón del US Open, sepuso entonces por delante en el marcador con solvencia, aprovechando una de las cuatro bolas de rotura que dispuso, y llevarse el primer parcial por un contundente e inapelable 6-3.

[getty:842014100]

Destapado el tarro de las esencias, Feliciano se limitaba a esperar pasar el chaparrón. El segundo parcial fue el mejor ejemplo de ese juego que solo Federer en el US Open puede ofrecer. Impecable con su servicio salvando cuatro bolas de break en contra con total firmeza, sus característicos restos eran envenenadas invitaciones para que Feli se acercara a un infierno llamado red, donde los puntos se equilibraron en dicha zona. El mal registro de breaks del español fue correspondido con el gran acierto del suizo en dicha faceta, aprovechando cada bola de rotura para abrir brecha en el marcador. En un abrir y cerrar de ojos, el 6-3 y 6-3 ya lucía en el marcador.

En el tercer set, Feliciano subió un poco el nivel en los intercambios. Más adaptado al endiablado ritmo de bola que imponía Federer en cada punto, y con el brazo suelto tras ver el partido como un imposible. Feliciano llegó incluso a romper el saque al suizo por primera vez en el partido, pero Roger seguía en otra realidad totalmente distinta y siguió jugando al mejor tenis que sabe. Sólidez y genialidad fueron las palabras que podrían describir el camino del suizo hasta el 7-5 que certificaba su pase a octavos de final.

[getty:842013714]

Victoria brillante, lúcida y que devuelve la fe a todos aquellos que pensaban que Roger no estaba físicamente bien para pelear por el título final. El tenista helvético de esta manera se mete en la segunda semana en Flushing Meadows y metiéndose de lleno en la pelea por el título final. La próxima piedra en el camino es alemán, y responde al nombre de Philipp Kohlschreiber, un tenista que nunca ha podido vencer a Federer en todos sus precedentes.

Comentarios recientes