Leyre Romero: “Estoy en el mejor momento de mi carrera”

Pese a caer en el debut del WTA de Valencia, la española sonríe por estar viviendo un curso sobresaliente. De vuelta en el top200, Leyre vuelve a sonreír dentro de la pista.

Fernando Murciego | 14 Jun 2024 | 21.45
facebook twitter whatsapp Comentarios
Leyre Romero en su entrevista con Fernando Murciego. Fuente: Punto de Break
Leyre Romero en su entrevista con Fernando Murciego. Fuente: Punto de Break

El tenis puede llegar a ser muy puñetero, que se lo digan a Leyre Romero (Valencia 2002). Después de levantar hace una semana el título más importante de su carrera en el W75 de Caserta, la jugadora española llegaba con más confianza que nunca al BBVA Open Internacional de Valencia, el lugar donde debutó a nivel profesional hace un par de temporadas. La parada del calendario más ilusionante para ella, donde puede competir delante de su gente. El cuadro la emparejó en primera ronda con Laura Pigossi, a quien había vencido la semana anterior en Italia. ¿Y qué pasó?

Que toda la alegría que buscaba compartir con su público se convirtió en decepción al caer en dos mangas ante la brasileña (6-4, 6-0). Así es este deporte, no es que no te de tiempo a celebrar los triunfos, es que dos días después puedes recibir un golpe que pese incluso más que un título. Menos mal que la temporada de Leyre hace meses que viene siendo de notable alto, por lo que ni siquiera un tropiezo tan emocional le hace perder la sonrisa en su cita con Punto de Break. Con ella repasamos su irrupción en 2022, su bloqueo en 2023 y su resurrección en 2024.

Empecemos por lo positivo, ¡enhorabuena por el título!

¡Gracias! Estoy muy contenta, venía haciendo una buena temporada, con muchos partidos encima, ya me había quedado muy cerca en el 100K de Madrid. Cuando estás con esa confianza no piensas en nada más allá, ahí es cuando mejor salen las cosas.

El título más importante de tu carrera, ¿también el más difícil?

No sé si el más difícil, recuerdo otros títulos ganados donde sufrí mucho durante la semana. Lo que sí ha sido es el torneo donde tuve que vencer a rivales de mayor nivel, eso seguro. Sufrí muchos en cuartos de final contra Tatiana Pieri, iba perdiendo 4-1 en el tercer set, pero saber sufrir ese día fue lo que me ayudó aa salir campeona.

¿Punto de inflexión?

Totalmente, fue un día donde no estaba jugando bien y la otra no fallaba nada. No me encontraba cómoda, pero lo acabé remontando varias veces, hasta que lo saqué 7-5 por garra y por estar ahí. Luego di un buen nivel en semifinales y final.

Leyre Romero celebrando un punto. Fuente: Getty

 

La sensación de ser campeona es incomparable.

La temporada estaba siendo buena, venía ganando muchos partidos, varios cuartos de final y semifinales, en Madrid perdí la final 7-5 en el tercero, es una pena porque ahí te va con el mal sabor de boca de la derrota. Pero sí, cuando ganas el título todo se encaja de otra manera.

¿Duele más perder una final que una primera ronda?

Es un dolor diferente. Cuando pierdes en primera ronda es un poco decepción porque no te han salido las cosas como esperabas. Cuando llegas a la final duele más porque lo has tenido cerca, son partidos que duelen mucho, aunque por otro lado estás satisfecha de haber llegado hasta la final. Aunque en el momento sea doloroso, hacer final siempre representa una buena semana.

Y del título en Caserta a Valencia. Parecía el timing perfecto.

Cuando vienes de ganar siempre llegas con más confianza, creo que ahora mismo estoy en el mejor momento de mi carrera, pero nunca sabes lo que puede pasar. Hay veces que llegas a un torneo después de perder muchos partidos y de repente te salen las cosas, te cambia la dinámica en una semana. Luego hay otras que llegas con buena dinámica y…

… no se puede ganar siempre.

A este nivel cada partido es muy complicado, el circuito te obliga a estar perfecta cada día. Aquí llegué con muchas ganas de jugar, pero muy justa de tiempo. Aterricé el lunes por la tarde y tuve que jugar el martes. El lunes llovió y no pude entrenar, así que no llegué muy preparada, ni siquiera el martes pude calentar bien por el tema de la lluvia. Todo eso lo noté, no pude jugar al nivel que venía jugando en los últimos meses.

Perdiste con Laura Pigossi, a la que habías ganado el sábado pasado en semifinales.

Tiene su truco. Ella tiene mejor ranking que yo, es un partido donde no tengo la responsabilidad de ganar. La semana pasada es verdad que jugué muy bien contra ella en semifinales, hice un gran partido de la primera a la última bola, así que luego llegas aquí con la confianza de haberle ganado. Eso sí, sabes que es una jugadora muy dura que te pelea siempre, llegues como llegues […] Creo que haber empezado un día más tarde me hubiera venido bien para pasar por casa, entrenar y adaptarme a las condiciones.

Leyre Romero jugando en Valencia. Fuente: BBVA Open Internacional de Valencia

 

Te hubiera venido bien un poco más de lluvia.

Pues sí (risas). De hecho, cuando vimos el tiempo, pensamos; ‘A ver si llueve y jugamos el miércoles’. El problema es que las jugadoras de mi llave habían jugado todas el lunes, así que yo tenía que jugar el martes para no descuadrar todo el cuadro.

¿Hasta qué punto duele perder aquí?

Imagínate […] Este torneo duele más que cualquier otro y más cuando vienes de una buena dinámica. En 2023 llegué lesionada, sin expectativas, no tendría ni que haber jugado, pero es Valencia. Encima me tocó contra Sara Sorribes, pero fue jugar ese partido y apartar la raqueta un tiempo. Ahí entiendes que te tocaba perder porque no estabas preparada.

¿Y esta vez?

Todo lo contrario. Llegaba de ganar un torneo y hacer final en otro, firmando una buena temporada y en mi mejor momento de confianza. Este año la expectativa era hacerlo bien aquí, ya no digo ganar muchos partidos, pero sí mostrar el nivel al que venía jugando, eso fue lo que más me dolió.

¿Cómo reaccionas después de una derrota así?

Me cuesta, me lleva un tiempo estar bien conmigo misma, tranquilizarme un poco. Aquí, al ser Valencia, estaba con mi psicóloga y mis entrenadores, así que a los 15 minutos de acabar el partido ya estaba hablando con ellos de lo que había pasado. Fue duro.

Imagina una pizarra con tus temporadas 2022 y 2023, ¿dónde estaría la mayor diferencia?

En 2022, pese a que tampoco lo empecé muy bien, de repente llegó el verano y cambió todo. Con la experiencia que fui cogiendo empecé a ganar muchos partidos, pasé de estar #400 en junio a terminar el año #160, hasta yo me sorprendí. Me vino todo muy de repente, casi sin pensarlo estaba preparando una nueva temporada y empezando en Australia. Me costó asimilarlo, no me creía del todo que estaba ahí, eso luego me pasó factura en todo 2023.

Leyre Romero firmando unos autógrafos. Fuente: BBVA Open Internacional de Valencia

 

¿Mucho vértigo?

Claro, empecé a jugar torneos más grades desde el inicio de año, pero perdí muchos partidos, sobre todo en el tercer set, ahí se me escaparon unos cuantos por detalles. Eso me hizo dudar, hasta que me llegó la lesión del hombro. Luego, cuando volví en verano, sentí mucho agobio de ver todo lo que había ganado el año anterior en ese último tramo, me vi con muchísimos puntos que defender sin ningún ritmo de competición. No lo supe gestionar, por eso tuve un final de 2023 tan malo, no lo pasé bien.

Estamos en junio y ya has ganado más partidos que en todo 2023.

Hice mucho trabajo psicológico para encontrarme a mí misma, para recuperar de nuevo esa confianza, por eso conseguí acabar el año un poquito mejor. Esta temporada ha sido como empezar de cero.

¿Qué es la confianza para ti?

La temporada pasada aprendí lo importante que es la confianza. Tuve un montón de partidos donde sentía que debía ganar, estando yo al 100% y tranquila, pero llegaban los momentos importantes y, en vez de confiar en ti y sacar tu nivel, te agarrotas. Era incapaz de jugar esos momentos, quizá por no llegar con muchas victorias encima. Ese detalle de no jugar suelta y confiada es lo que te hace ganar o perder. Si no lo tienes, te lleva a perder cada partido, cada semana, entras en un bucle del que no sabes cómo salir.

¿Y ahora?

Ahora, al estar ganando partidos, cuando llega el momento clave tiras de esa confianza que te dan las victorias, tienes más tranquilidad, confías en que lo puedes sacar. Es un detalle muy fino que lo puede cambiar todo.

¿Eres ambiciosa?

Me considero bastante ambiciosa, cuando tuve mi mejor ranking nunca pensé: ‘Aquí estoy bien’. Fue más la sensación de venirme todo de golpe, no tenía la suficiente confianza para darme cuenta de que merecía estar ahí, que tenía el nivel. Antes me enfrentaba a una jugadora de mi ranking y lo veía durísimo, ganarle a una top100 directamente me parecía imposible. Ahora, con la experiencia acumulada, le he ido perdiendo el respeto a esas situaciones, este año ya tuve alguna victoria top100, lo encaro de otra forma. Por eso pegué ese bajón en el ranking; ahora que vuelvo a estar donde estaba, no me conformo con nada.

Leyre Romero en las pistas del Sporting Club de Tenis. Fuente: Punto de Break

 

El 2022 acabaste el año #169, ¿lo firmas?

No lo firmo ni de coña (risas)

Estás con una proyección muy interesante.

No he pensado mucho en el ranking, pero sí noto mucha más confianza, me creo que puedo estar ahí. Me lo creo mucho más que hace dos años, esto es indispensable para no quedarse estancada y seguir creciendo.

Has vuelto al top200, ¿lo celebraste?

La primera vez que lo conseguí estaba flipando. Ahora la gente me lo dice mucho: ‘¡Leyre, ya estás #180!’. Sé que empecé el año #300, obviamente estoy muy contenta de volver a estar ahí, de haberlo recuperado tan pronto, pero no es algo que crea que tengo que celebrar. Pienso que si estoy ahí es porque tengo que estar ahí. Para mí no es motivo de celebración.

¿Y qué lo sería?

Meterme top100… o acercarme.

Jessica Bouzas, tu mejor amiga, ya está top100. ¿Te motiva?

Es una motivación enorme, me alegro muchísimo por ella. Que una amiga de toda la vida, con la que llevas compartiendo torneos tantos años, dé el salto y se meta top100… es una alegría inmensa. Pero sí, también es una motivación, si ella está ahí yo también puedo. Quiero estar ahí con ella, quiero volver a coincidir con ella en los torneos.

¿Te ha contado el secreto para llegar al top100?

Hizo un gran trabajo en pretemporada con Rober, un gran entrenador y una gran persona. Jessi tiene muchísimo potencial, tiene muy buenos tiros, si le ha llegado ahora es porque igual en el pasado no tenía la suficiente confianza, quizá antes veía muy lejano el hecho de ser top100. Con trabajo ha aprendido a confiar más en ella misma, a competir sin pensar, por eso ha ganado tantos partidos y tantos torneos.

Leyre Romero junto a Jessica Bouzas en el W100K de Madrid

 

Si te digo que las dos acabáis la temporada en el top100, ¿te lo crees?

Sí.

No has dudado.

Hay que confiar.

Para entrar tú al top100, tienes que salir ella. ¿Firmas?

Ufff, eso es muy duro…

Me vais a matar.

No, no, eso es muy duro (risas).

A ver, puede quedarse ella #101

Una #101 y la otra #99, te lo firmaría (risas). La verdad es que si llego al top100 me gustaría que estuviéramos la dos, no me gustaría llegar yo y que saliera ella.