Djokovic explica el motivo de sus lágrimas tras la final

Una imagen grabada: Nole llorando tras conquistar su séptimo Wimbledon. Horas después, el serbio explica la intrahistoria de un momento muy emotivo.

Novak Djokovic. Fuente: Getty
Novak Djokovic. Fuente: Getty

Novak Djokovic no ha vivido meses fáciles. Hace no demasiado el serbio se encontraba detenido en un centro para refugiados en busca de asilo, todo ello mientras el mundo se preguntaba qué había hecho para acabar allí. La opinión pública australiana le sentenció, le mandó para casa y le obligó a pasar por un difícil periodo de su vida donde rara vez encontró el apoyo de sus compañeros, compañeros a los que ha intentado ayudar dentro del circuito en multitud de ocasiones. Nole volvió al circuito, pero su camino no fue fácil y tardó bastante en encontrar las sensaciones en la pista. Pero todo eso cambió al volver a levantar el título de campeón de Wimbledon 2022, el torneo con el que soñó desde que era un niño, el evento en el que ya ha igualado en entorchados a su mayor referente infantil, un tal Pete Sampras.

La carga emocional fue tan grande que Nole no pudo evitar llorar. Se tapó la cara con una toalla, pero su rostro reflejaba la emoción y era una historia en sí misma, una historia que comienza con aquel viaje al país oceánico y que encuentra un dulce final en la Pista Central del torneo londinense. Esas lágrimas tienen un motivo, y el serbio las explicó en declaraciones a SportKlub. Reflejan el sufrimiento de varios meses y sirven como una descarga de tensión y de emociones que Djokovic necesitaba: era, en definitiva, una forma de dejar atrás un periodo de su carrera deportiva (y de su vida) donde el mundo le dio por completo la espalda.

"He tenido muchos momentos como éste en mi carrera y estoy muy agradecido por ello, pero de algún modo, ganar este trofeo tras todo lo que pasó en Australia... todas las cosas malas que ocurrieron se me pasaron por la cabeza. Cuando me senté en la silla solo sentí un alivio enorme, porque emocionalmente he estado ansioso de forma constante, como nunca antes en mi vida. Y no es solo por lo que pasó en Australia, sino por todo lo que le siguió, muchísimos comentarios negativos y provocaciones por parte de mucha gente. Es algo a lo que jamás me había enfrentado antes, así que no supe cómo afrontarlo", confiesa Novak hablando desde el corazón.

UN ALIVIO Y UN FINAL POÉTICO

La resaca emocional tras lo ocurrido en Australia llegó a desencajar las emociones de Djokovic, que admitió no esperarse la cascada de insultos que llegó a recibir. La victoria en Londres, claro, ha permitido en buena lid despejar esos grandes nubarrones de su cabeza, si bien el proceso comenzó mucho antes. "Siempre aspiro a hacer cosas que me mantengan en calma, con los pies en el suelo, pero al fin y al cabo soy un ser humano. Hubo insultos muy feos, la prensa me recordaba constantemente lo que había pasado, y es algo que me acabó afectando... pero estoy feliz de poder afirmar que llevo un tiempo sin tener esa carga emocional, y más aún después de esta victoria. Me siento aliviado".

Ahora Djokovic esperará un nuevo giro de acontecimientos de cara al US Open 2022, donde a día de hoy no podría participar debido a su estatus como no vacunado. Después de haber reconocido que una exención parece algo improbable, Nole solo puede esperar a que haya un cambio en las reglas de entrada a los visitantes extranjeros por parte del gobierno de Joe Biden, algo que no parece probable a día de hoy. En caso contrario, el serbio escogerá una ruta alternativa de torneos para la segunda mitad de un 2022 que, al menos, ya le ha dejado el trofeo más especial al que podía aspirar.

Comentarios recientes