Aliassime: "Soy mucho más preciso y consistente, me veo cerca de mi gran meta"

El canadiense reflexiona sobre su progresión en los últimos tiempos y advierte de que está preparado para cotas de éxito muy elevadas ya en este Wimbledon 2022.

Félix Auger-Aliassime, gran objetivo. Foto: gettyimages
Félix Auger-Aliassime, gran objetivo. Foto: gettyimages

Que un jugador tenga 21 años y nos dé la sensación de que llegar a unos cuartos de final de Grand Slam no es suficiente para él, muestra a las claras el enorme potencial que ostenta y las desaforadas expectativas puestas sobre él. Félix Auger-Aliassime lleva siendo un nombre reconocible para el aficionado al tenis desde que apenas era un adolescente de 15 años y ya destacaba en categorías inferiores y batiendo récords de precocidad como profesional. La demora en sumar su primer título y algunos problemas de solidez tenística y mental a la hora de abordar la élite han banalizado el mérito que tiene estar donde está y, sobre todo, mostrar una voluntad por mejorar tan marcada. Llega a Wimbledon 2022 con la sensación de que puede hacer algo importante y reflexiona sobre ello en TheGuardian.

Mejoría evidente en torneos de Grand Slam

Hace un año, Aliassime pisó por primera vez unos cuartos de final en un major y se ha afincado a esa ronda, llegando a semifinales en el US Open 2021 y alcanzando también los cuartos en Melbourne y París. Cayó ante Berrettini, Medvedev, en dos ocasiones, y Nadal, prueba irrefutable de que es un tenista difícil de batir, siendo además capaz de llevar al quinto set al ruso en Australia, y al español en Francia. "Sentí que la victoria estaba cerca y cuando eso ocurre y acabas perdiendo, es muy duro. Sin embargo, me quedo con que he mostrado un gran nivel tenístico en estos últimos Grand Slams y eso significia que estoy cada vez más cerca de mi gran objetivo", reflexiona el canadiense.

Cambios en su equipo de trabajo que favorecieron su evolución tenística y mental

Los que le conocen, dicen que Félix es un chico muy tranquilo, humilde y trabajador. Cortó relación con su entrenador de toda la vida, Guillaume Marx, para enrolarse en una aventura ilusionante con Fred Fontang y el asesoramiento de Nadal. "Dejarlo con Guillaume fue muy difícil, era un segundo padre para mí. He notado mucho cómo mi percepción del tenis mejora con el tiempo. Recuerdo que de niño me limitaba a ir a pista y ejecutar lo que me pedían, con 17 y 18 años fui entendiendo el juego mejor, pero ahora ya sé exactamente lo que necesito mejorar y tengo claro cómo quiero y debo entrenar", comenta. "Hay mucho más orden en mi juego desde hace algo más de un año, me veo como un jugador mucho más preciso y consistente. Considero que siempre he tenido buenos tiros y calidad, pero iba más por impulsos".

La maldición de las finales y cómo le afectó mentalmente

El canadiense tuvo que perder 8 finales de torneos ATP antes de que llegara el anhelado primer título, este año en Rotterdam. Da la sensación de que se quitó una losa de encima que le ha permitido progresar tenística y mentalmente. "La verdad es que fue muy duro, siempre estuvo en mi mente el hecho de que perdía finales de forma irremediable y era consciente de la dificultad que entrañaba llegar a esa ronda. Cuando conseguí mi primer título fue un tremendo alivio y me permitió ver las cosas desde otra perspectiva. Ahora ya sé qué tipo de jugador quiero ser y lo que debo mejorar para llegar a mi máximo potencial", advierte un Félix Auger-Aliassime que debutará en Wimbledon 2022 ante el estadounidense Maxime Cressy.

Comentarios recientes