De la nada a la élite en un visto y no visto

Muchas de las jóvenes promesas del tenis femenino pasó de ganar títulos ITF a conquistar Grand Slams en cuestión de meses.

Naomi Osaka en US Open. Foto: Getty Images
Naomi Osaka en US Open. Foto: Getty Images

Son jugadoras que generan ilusión y suscitan notables esperanzas no solo a los medios de comunicación, sino también en los aficionados. Tenistas como Naomi Osaka, Bianca Andreescu, Jelena Ostapenko e Iga Swiatek son cuatro de las puntas de lanza más importantes del relevo generacional que ya se palpa dentro del circuito femenino. No vamos a hablar de su talento, que sin ninguna dudas es inconmensurable, pero todas ellas tienen en común una cosa: pasó de la nada al todo en cuestión de meses. Lo analizamos detenidamente.

Comencemos con Naomi Osaka. La jugadora japonesa es para muchos el futuro del tenis femenino, pero no hay dudas en que ya es presente. La nipona ya está aquí, y parece que ha venido para quedarse. Tras destacar a finales del año 2018 con su título en el US Open y a comienzos del 2019 con el Open de Australia, Naomi se vino un poco abajo y comenzó a caer numerosas posiciones en el ranking. El parón tenístico por el coronavirus le sirvió para cambiar el chip y a partir de ahí acumular buenos resultados. Final en Cincinnati y título nuevamente en Flushing Meadows. Pero... ¿qué consiguió ganar Osaka antes de despuntar en el circuito? La japonesa tan solo consiguió proclamarse campeona del torneo de Indian Wells en 2018. Antes de esto no consiguió sumar ningún título en ningún ITF ni en modalidad junior. ¡Increíble pero cierto!

Antes de la irrupción de Osaka, otra joven jugadora supo lo que es dar la sorpresa en un torneo grande fue Jelena Ostapenko. Lo consiguió en Roland Garros 2017. La tenista letona tiene un futuro esplendoroso pero a diferencia de la japonesa actualmente tiene un presente un tanto titubeante. Ostapenko ostenta un tremendo potencial, erigiéndose a sus 23 años en una de las grandes promesas del tenis femenino mundial. Buscando su consolidación entre las mejores del mundo, la letona no está encontrando las mejores sensaciones en estos últimos dos años. Antes de su triunfo en París, Jelena no ganó ningún torneo en el circuito WTA. Pasó de ganar numerosos torneos ITF a directamente triunfar en todo un Grand Slam. Palabras mayores.

Mismo caso el de Bianca Andreescu. La canadiense ha tenido un año para olvidar con el tema de las lesiones, llegando a no jugar ningún solo partido. Bianca se dio a conocer en el tenis gracias a sus buenos resultados en Estados Unidos, ganando en Indian Wells, Toronto y US Open. Pero... ¿qué era de Andreescu antes de 2019? La canadiense no vislumbró en ningún torneo WTA Premier o WTA International, pero sí lo hacía en algunos torneos ITF. Hablamos de lo mismo. La tenista pasó de ganar torneos ITF a ganar los torneos más grandes del panorama tenístico.

Y ya para finalizar, hablamos del caso más reciente. El de la polaca Iga Swiatek. La vigente campeona de Roland Garros era una "desconocida" para muchos dentro del circuito. La jugadora nacida en Varsovia a sus 19 años pasó de ganar torneos ITF hace un par de años a reinar sobre la tierra batida parisina. Viendo el historial de las últimas jóvenes promesas en los Grand Slams, no nos extrañaría que en 2021 veamos otra irrupción de este tipo. ¿En quién pensáis?

Comentarios recientes