Jack Sock gana en París y saca billete para Londres

Primer Masters 1000 para el estadounidense que deja a Pablo Carreño sin plaza para Londres. Mañana se estrenará en el top10 del ranking ATP.

Solo podía ganar uno y ese fue Jack Sock. El estadounidense supo sufrir este domingo en su primera final de Masters 1000 para remontar la batalla a Filip Krajinovic en París-Bercy (5-7, 6-4, 6-1) y capturar de un golpe todos los objetivos posibles a los que aspiraba. De momento el sueño cumplido de conquistar el título más importante de su carrera. De segundo, verse mañana dentro del top10 mundial, algo que no veía un compatriota suyo desde John Isner. Y de tercero desplazar a Pablo Carreño de las Finals ATP para meterse él, dando el relevo a Mardy Fish en 2011 como el último norteamericano en clasificarse. Un día inolvidable para el de Lincoln que acabó de la mejor manera posible para sus intereses.

Levantaba el puño Filip Krajinovic con una frialdad y una serenidad perplejas. Como si no estuviera disputando su primera final profesional, nada menos que en un Masters 1000. Vale que solamente había ganado el primer set (7-5), pero lo había hecho contra todo pronóstico, ante un rival que estaba jugando mejor y en un momento de máxima tensión, en esos donde dicen que la experiencia marca la diferencia. Un despiste de Sock con su arma favorita, el saque y la derecha, provocaron un error en la red que pagaría muy caro el estadounidense. Después de un parcial donde había logrado sumar tres puntos más y en el que ambos se habían roto el servicio, era el Sombor quien empezaba dominando la contienda y recordado seguro la frase que tituló ayer su rueda de prensa. “Hoy es el día más feliz de mi carrera, pero el torneo todavía no ha terminado”. Razón tenía y tiempo también para superarlo.

La espada la llevaba tan clava el americano tras ese superbreak que prefirió curar la herida cuanto antes para empezar una recuperación gradual encaminada a una remontada que la grada todavía esperaba. Ruptura rápida de salida y confirmación del break para quitarse el susto del cuerpo, no hay mejor receta para resolver las dudas que siempre te deja un set perdido. Aunque hayas jugado mejor, aunque hayas hecho más puntos, no importa. Un marcador negativo solo lo soluciona un marcador positivo. Y a por ello que fue el de Lincoln, repasando una y otra vez todas las cosas que hoy tenía en juego y que por nada del mundo podría dejar escapar ante el número 77 del mundo.

El segundo set caería cómodamente de su parte, pero no más cómodo que el tercero, donde pudimos ver a un Krajinovic fundido en lo físico y en lo mental. Demasiado tute emocional en una semana donde partió desde la previa y donde quedó a un solo set de colarse en el top25. Sería Sock quien barrería en el parcial definitivo para convertirse en el único tenista no europeo en conquistar un Masters 1000 en los últimos diez años. El otro fue Andy Roddick en Miami 2010, qué lejos queda. Sock celebró su éxito como es debido y mandó a Pablo Carreño al banquillo de reservas del Masters de Londres, aunque España tendrá la suerte de tener a otro jugador entre los ocho titulares. Tercera corona del curso para el estadounidense y una pregunta sobre la mesa. ¿Ha sido Bercy casualidad, oportunidad o tiene armas este jugador para dar un paso más en 2018? En Londres veremos algo de la respuesta.

Comentarios recientes