Rafa Nadal: “Está siendo una temporada espectacular”

Con los pies en su tercera final de Grand Slam del año, el número 1 del mundo celebra su estado de forma y avisa que Anderson no será un rival fácil.

Aunque muchos le vean ya como el próximo campeón del US Open, Rafa Nadal sigue encargándose de mantener en calma la exaltación de la victoria y seguir pensando partido a partido, punto a punto. Juan Martín Del Potro probó esta madrugada de la medicina del número 1 del mundo, a quien ni siquiera una bola traicionera en el primer set pudo desorientarle de su camino a la victoria. Ofreciendo una de las mejores versiones del año en pista rápida, el de Manacor ya prepara el asalto a una nueva final de Grand Slam en su carrera, la número 23ª en general y cuarta en Nueva York.

“Está siendo una temporada espectacular después de dos años con muchos problemas, lesiones y duros momentos. Estoy muy feliz. Mi equipo y yo hemos hecho un gran trabajo durante estas dos semanas, siempre hemos creído en lo que hacíamos. Mantengo todavía la pasión y el amor por este deporte. Si el año pasado me hubieran dicho que sería número 1 y estaría compitiendo por ganar dos Grand Slams esta temporada, hubiera dicho que era imposible”, reconocía Nadal en rueda de prensa tras alcanzar su final número 109 en el circuito.

“En el comienzo ha sido un partido complicado. He salido con la idea de jugar hacia su revés, también con la idea de cambiarle pero no veía el momento, me estaba costando un poquito”, señala el balear de su duelo con Del Potro. “Él le pega a la pelota muy planita y baja, entonces me estaba costando tener esa decisión de cambiar. A medida que fue avanzando el partido vi que lo tenía que hacer y el inicio del segundo set ha sido decisivo. He cambiado de táctica completamente, jugando hacia su drive para ser un poco más impredecible, yo veía que él mes esperaba continuamente con el revés para dominar desde ahí. A partir de ese cambio he jugado a un nivel muy alto”, analiza el de Manacor.

Desde luego, el cambio ha sido tan brutal que era imposible no verlo, haciendo especial hincapié en la manera de restar del español. “Los últimos días había entrenado mucho el resto de revés cruzado desde la zona del deuce y desde la ventaja hacia su drive. Lo primero, para ganar confianza en mí mismo, cuando golpeas cruzado siempre vas con más intensidad, cuando vas al paralelo o la invertida de revés siempre le das un poco más. Juan Martín es increíblemente bueno cuando encuentra su derecha pero también cuando ve venir la bola con más trayectoria. En el resto siempre intentaba empezar dominando el punto para luego hacerle correr hacia su revés y así la pista se me ha empezado a abrir poco a poco”, declaraba el campeón de 15 grandes al micrófono de Álex Corretja.



Pero el golpe de perder el primer set ya no se la quitaba nadie. Sin embargo, Rafa ha empezado a construir la enésima remontada sin pestañear. “Voy pensando punto a punto, yo ya veía que las cosas iban por muy buen camino a partir del segundo set. Pensaba que ya había descubierto la forma de jugar y veía que él ya iba un poco más desbordado. Mi única obsesión era mantener ese tipo juego y el nivel. En el tercer set ha habido un momento de tensión con 15-40 para el 4-0 y después he tenido otra vez 15-40 para 6-2. Luego ha llegado el 30-30 cuando sacaba para set con 5-3. Juan Martín es un jugador que a veces parece que está cansado y de repente vuelve y te cambia el partido por completo. Estaba concentrado en no perder esa dinámica positiva”, subraya el hombre que disputará el domingo su octava final del año.

“Llevo ya unos días bastante mejor, ya tenía la sensación de haber jugado muy bien durante los dos últimos días, eso se siente nada más comienzas el calentamiento, ves que la pelota ya tiene esa extra que tanto me estaba costando en la primera semana y media. Hoy era una semifinal y sabía que, o daba mi máximo, o me iba para casa. Lo he dado y espero que este partido conlleve una dirección de energía y de confianza para encarar una final que seguro que será difícil”, resuelve el balear tras su sexta victoria consecutiva en Flushing Meadows.

Por último, sobre su rival en la final, puro respeto y admiración. “Kevin Anderson es uno de los jugadores más complicados de enfrentar, es un tipo muy alto con un gran servicio que está practicando ahora el mejor tenis de su carrera. También ha tenido muchas lesiones en su carrera, es un ejemplo para los niños y me alegra verle en esta final”, concluyó.

Comentarios recientes