¿Roger Federer hasta los 40 años?

En la Era Open, Federer ha sido el tenista de más edad desde Ken Rosewall en ganar un Grand Slam. ¿Podrá Roger seguir llegando a finales con 40 años como el australiano?

De Ken Rosewall se decía que era un jugador muy ágil, rápido. Que jugaba casi sin esfuerzo. Esto le hizo jugar hasta casi entrados los 50 años. Una auténtica barbaridad. El australiano tiene el récord de jugador más veterano en ganar un Grand Slam en la Era Open, ganó Australia con 37 años y seguía llegando a finales en majors con 40. ¿Podríamos soñar con ver a Roger Federer con 40 años aún en el circuito y peleando por los grandes títulos?

Rosewall tuvo que aprender a tirar su drive ya que fue obligado a ser diestro cuando su mano dominante era la zurda. Esto le hizo desarrollar un revés mortífero, considerado aún a día de hoy como uno de los mejores de toda la historia. Su slice era auténticamente dañino y para el tipo de superficie en la que se jugaba en su época, era toda un arma para poder subir a la red y rematar el punto con su magnífica volea. ¿No les suena este tipo de juego?

Quizá pueda ser Ken el espejo donde pueda mirarse Roger Federer a la hora de pensar en hasta cuándo poder alargar su carrera. El australiano ganó su primer grande con 18 años, en Australia y el último con 37, también allí. Pasaron 19 años entre su primer y último major, una auténtica barbaridad. El australiano llegaba incluso a semifinales de Grand Slam con 44 años. Si Roger estuviera sano, ¿podríamos verle hacer lo mismo? Esto nos dejaría por delante casi una década más de Federer en el circuito.

El tenis hoy en día es mucho más exigente que hace 50 años y los materiales han evolucionado muchísimo, haciendo que el juego sea mucho más rápido y perjudicial para las articulaciones. Tantas aceleraciones y frenazos acaban por desgastar tobillos y rodillas con el paso del tiempo, además de problemas en la espalda y la cadera. Ni que decir tiene los efectos perjudiciales para los huesos de tanto rebote con el tipo de pista más predominante en la actualidad, la dura. El propio Roger confesó que terminó Australia con serias molestias físicas. "Tengo los muslos cargados y tengo tocado el aductor desde el partido contra Rubin. Debo tener cuidado con la rodilla izquierda, la operada, la cual no puedo girar demasiado. Al menos no como yo quisiera. También me duele la espalda, pero nada exagerado", admitía el suizo.

En la Era Open, otros tantos treintañeros han logrado también ganar títulos a la edad de Roger o incluso más. Nos encontramos por ejemplo a Andre Agassi, que con 35 ganó en Los Ángeles y su último Grand Slam fue a los 32; a Jimmy Connors, que con 37 ganó en Tel Aviv y continuó su carrera más allá de los 40, también; Arthur Ashe, que con 35 años también ganó en Los Ángeles y su último grande fue con 32, al igual que Agassi; John McEnroe, que con 32 años ganó en Chicago; o Andrés Gimeno, que ganó en Roland Garros con 34 años. Eso sí, ninguno como Ken Rosewall, como hemos comentado.

Sabiendo todo esto, resulta increíble que Roger haya podido ganar un torneo como un Grand Slam a su edad, 35 años. Desde luego, no es algo para nada habitual. Un triunfo de otra época. ¿Podremos seguir viéndole muchos años más? Quizá, con un calendario asequible, disputando unos 12-14 torneos al año, descansando varias semanas entre torneos grandes, podamos seguir disfrutando de su tenis a un muy alto nivel. Él ya ha expresado su deseo de jugar al menos un par de años más, siempre que esté sano. Si se diera esa situación, quizá no le veremos levantar trofeos en torneos grandes con 40 años (o sí, quién sabe), pero si se le da el cuadro y viene en buen estado físico, podría dar la sorpresa y colarse en rondas finales. De él, ya nos esperamos cualquier cosa después de lo visto en Melbourne.

Comentarios recientes