China sonríe en WTA

Esta semana presenta la mejor clasificación de su historia tanto en modalidad de singles como en dobles

China está de enhorabuena en el circuito femenino, pues los rankings de este lunes suponen una jornada histórica: Li Na aparece como la primera tenista china capaz de alcanzar el número 2 WTA. Por su parte, Peng Shuai se ha convertido en la primera china en firmar el número 1 por parejas.

Una vez publicados las listas oficiales WTA, el tenis chino tiene enormes motivos para celebrar. Na Li, dos veces campeona de Grand Slam, ha ascendido al número 2 del mundo, convirtiéndose en la tenista asiática mejor clasificada de siempre en modalidad individual. Su compatriota Peng Shuai ha ido un paso más allá, alcanzando la cima WTA para convertirse en la primera número 1 china, considerando hombres y mujeres, en la historia de tenis.

Junto a la tenista de China Taipei. Hsieh Su-Wei, Peng ha hecho historia para el tenis asiático. Amigas desde la infancia, la pareja ha mostrado un crecimiento meteórico durante los últimos doce meses, donde han ganado las seis finales disputadas, incluyendo Wimbledon y el WTA Championships, para elevar a 10-0 su balance en finales como equipo. Con la compañía de Hsieh, Peng se había disparado del puesto 56 al número 3 principio de esta temporada. No han subido juntas al primer peldaño porque Peng disputó y ganó el título de Pattaya City junto a la china Zhang Shuai.

Ambas jugaron juntas como juniors, aunque no volvieron a unir sus caminos hasta 2008. Algo a lo que Hsieh, en palabras vertidas en web de WTA atribuye importancia. "Jugamos juntas cuando teníamos 13 y 14 años. Ayuda mucho porque entendemos el juego de la otra, cómo nos movemos y dónde debemos dirigirnos en pista. Peng, en cierto modo, concuerda. "A veces ayuda, pero a veces no porque estamos luchando. Pero creo que las ventajas superan a los inconvenientes. Está bien".

Peng Shuai, primera número 1 en la historia del tenis chino

El entrenador de Hsieh es Paul McNamee, antiguo número 1 ATP en dobles y establece las claves sobre la pareja. "Primero de todo, son amigas y eso marca una diferencia. Ambas hablan chino, lo cual ayuda no tener que estar traduciéndose de continuo. Y sus juegos son completamente diferentes" dado que Peng es brillante en el fondo de pista y deja las acciones de red a una habilidosa Hsieh. "Éste es el principal factor. El hecho de que se complementa mutuamente, tienen fortaleza totalmente distintas. En dobles uno quiere jugar con alguien diferente".

Mirar a la lista de clasificaciones y encontrar oro. Esa es la sensación que debe recorrer alguna oficina WTA, como la establecida en 2009 en Pekín como motor estratégico para mover los hilos en la región. Nunca había volado tan alto una tenista china en el escalafón individual. Jamás se había aupado ninguna asiática a la cumbre en el ranking de dobles. Todo ello confluye este lunes en las listas oficiales WTA.

Con una estrategia claramente volcada hacia la zona del sudeste asiático, con China como mercado evidente debido a su potencial humano -más de 1.000 millones de personas- esta visibilidad de sus tenistas es un auténtico arma para el circuito femenino. China cuenta desde 2009 con un Premier Mandatory -evento de máxima categoría WTA, sólo por debajo de los Grand Slam- y eventos cada vez más numerosos entre sus fronteras -Shenzhen, Guanghzou, Tianjin o Wuhan como incorporaciones recientes al calendario. La celebración a partir de esta temporada del WTA Championships -evento más grande a nivel económico de WTA- en Singapur, otra vuelta de tuerca.

La imagen del ranking femenino, susceptible de ser clavada en algún tablón publicitario, es una noticia grande para sus dirigentes. Al menos, para sus aspiraciones de expansión.

Comentarios recientes