Draper y cómo un pequeño cambio de mentalidad le ha llevado a ganar su primer título ATP

El título en Stuttgart le convierte en el próximo número 1 británico y como previsible cabeza de serie en Wimbledon. Así, Jack revela qué le ha llevado al éxito en Alemania, algo que tiene que ver con su enfoque.

Mónica Barberán Munera | 16 Jun 2024 | 21.19
facebook twitter whatsapp Comentarios
Jack Draper en el ATP de Stuttgart 2024. Foto: getty
Jack Draper en el ATP de Stuttgart 2024. Foto: getty

El último jugador en estrenarse como nuevo campeón ATP ha sido Jack Draper, un jugador que desde hacía tiempo necesitaba esa prueba que demostrara su gran valía. Y es que es conocido por todos que las lesiones no le han hecho flaco favor en su carrera, siendo un gran freno para su proyección. Sin embargo, el británico ha tenido su recompensa en la superficie en la que se siente muy cómodo y seguro, la hierba de Stuttgart. Allí, Draper ha levantado su primer trofeo ante siempre un peligrosísimo rival en césped como es Matteo Berrettini. De esta manera, con 22 años, el británico inaugura su palmarés antes de Wimbledon, consiguiendo así grandes avances.

Gracias a su gran actuación en la hierba alemana, el próximo lunes Draper aparecerá en el ranking como nuevo número 1 británico, concretamente en el puesto 31, firmando su mejor posición histórica. Así, el joven no solo desbloquea logros personales, sino que brinda a su país la oportunidad de vivir un bonito éxito sobre hierba. Y es que se convierte en el jugador individual masculino no llamado Andy Murray en levantar un título sobre hierba tras 21 años. "Conlleva mucho trabajo duro. He vivido muchos momentos complicados durante el último año. He tenido altibajos, pero estoy contento por la manera en que he jugado, es un reflejo del trabajo que he estado haciendo", confesaba tras ganar el título.

Aunque Draper no obtuvo los resultados esperados en estos últimos torneos en la gira de tierra, ahora su nuevo enfoque está teniendo resultados sobre césped. Junto a su entrenador desde hace un mes aproximadamente, Wayne Ferreira, pusieron en marcha un plan que se centrara más en el ataque y no ser un jugador tan defensivo. “Se trataba de confiar en mi servicio y en mi juego. Ya no quiero ser un jugador defensivo, quiero jugar como un tipo que mide 193 cm, en lugar de uno que mide 167 cm. Creo que eso realmente me ha beneficiado esta semana. Y creo que, en última instancia, fue un cambio de mentalidad, un momento decisivo”, dijo.

El “casi” asegurado privilegio en Wimbledon

¿Y este título en Stuttgart qué otras ventajas entraña? Pues el británico está muy cerca de convertirse en cabeza de serie de Wimbledon al situarse como número 31 del ranking (hay 32 cabezas de serie). Así, si nada extraño sucede, Draper será uno de los jugadores que gocen de una posición privilegiada al evitar a posibles rivales duros nada más comenzar el torneo. “Significa que no vas a jugar contra un jugador de primer nivel en las primeras rondas. Este año he jugado contra muchos jugadores del top 10 y del top 15 en la primera y segunda ronda y ha sido muy difícil avanzar en estos torneos. Obviamente todos en el cuadro pueden jugar un tenis increíble, pero te da un poco de seguridad el hecho de que no juegues, contra Carlos Alcaraz o Jannik Sinner. Es un gran logro, un gran objetivo para mí ser cabeza de serie en Wimbledon y espero poder tener una buena actuación allí”, concluyó.