El secreto de Liudmila Samsónova

La rusa firmó otra gran semana en este 2022. Con su tercer título del año, la tenista cree que su gran mejoría viene dada por una evolución en su aspecto mental. 

Samsonova celebra un punto. Fuente: Getty.
Samsonova celebra un punto. Fuente: Getty.

Con sólo 23 años, Liudmila Samsonova la está rompiendo en lo que llevamos de temporada. Sin perder ningún set, ganando a jugadoras top ten como Garbiñe Muguruza, la de Olenegorsk conseguía otro título, su tercer trofeo en lo que llevamos de año, confirmando que este es su momento, brillando con luz propia en el circuito WTA.

Su mejora

Disfrutando de jugar en pista rápida, Samsonova gozó de lo lindo en suelo asiático, pudiendo dominar con su tenis agresivo y efectivo. Sabiendo sacar lo mejor de sí en los momentos claves, la rusa sabe que su explosión viene dada por varios factores. Principalmente, y como asegura en la entrevista que le han realizado la web de la WTA, el aspecto mental está siendo el quid de la cuestión. Trabajando con una psicologa deportiva, situación que cada vez es más común, Samsonova cree que su tenis irá en aumento, siempre y cuando mantenga la concentración necesaria. Por ahora, sus registros son muy positivos, ya que ha ganado 18 de sus últimos 19 partidos y 16 de esas victorias fueron en sets corridos.

Como decimos, consciente de su trabajo en el apartado mental, la número 20 del mundo ha comentado: "Creo que [la mental] fue la parte en la que tuve más dificultades para jugar todas las semanas al mismo nivel. Creo que tenía el nivel de tenis, ya tenía el nivel físico, pero no tenía el nivel mental para hacerlo de manera constante". Y así ha sido, pues la jugadora, antes de trabajar con Gambarino (su psicóloga deportiva), no había podido ganar partidos consecutivos en sus últimos seis torneos. Desde entonces, tiene marca de 18-1, con los títulos de Washington DC, Cleveland y Tokio.

Unos números espectáculares motivados por su actitud en pista: "Entiendo muy bien lo que está pasando durante el partido. No me estoy poniendo nerviosa. Siempre estoy muy tranquila, tratando de entender qué está pasando en la cancha y cuál será la solución para que juegue mejor. Esa es la diferencia. Estamos hablando todos los días y es el trabajo lo que vale la pena, ya que da sus frutos a la larga". Con esta bonitas palabras, que en cierta medida es un elogio al trabajo y disposición de su ayudante, la jugadora va delimitando cúal van a ser sus próximas paradas y objetivos: "Voy a ir a San Diego y Guadalajara, estos son mis últimos torneos. Intentaré seguir trabajando en mi juego. No quiero pensar en el ranking en este momento. Estas cosas en el pasado me detuvieron. Fue difícil para mí seguir mejorando si pensaba en las clasificaciones. Así que no quiero pensar en esto. Solo quiero disfrutar y jugar mi tenis."

La figura de su entrenador

Finalmente, la tenista se acordó de su entrenador, compañero de batallas y analista indispensable. Alabando su inteligencia táctica, Liudmila llega a preguntarse el porqué de su relación con Danilo Pizzorno, al que sitúa por encima de ella en cuanto a nivel: "Creo que [Danilo] es un genio, un genio táctico. En serio. Es increíble que esté conmigo y le agradezco mucho que confíe en mí. Creo que en la WTA no hay nadie con la experiencia y el nivel de entrenamiento como él. Hace cinco años comencé a trabajar con él. Toda la técnica, los golpes, mi golpe de derecha, mi revés, mis servicios, son gracias a él. Él me construyó ".

Mucho futuro se le augura a la joven, que quiere triunfar a toda costa.

Comentarios recientes