Los grandes tapados del US Open 2022

Analizamos los cinco nombres que podrían dar más de una sorpresa en Flushing Meadows sin partir como cabezas de serie. ¿Habrá sorpresas?

Sebastian Korda. Fuente: Getty
Sebastian Korda. Fuente: Getty

Solo faltan días para que de comienzo el último Grand Slam del año. 128 jugadores en cada cuadro y dos semanas de intensidad, emoción, grandes partidos... y, por qué no decirlo, grandes sorpresas. El US Open 2022 ya está aquí y como suele ser habitual en Puntodebreak, toca analizar a los posibles grandes tapados de un torneo que siempre ha encerrado una gran cantidad de resultados sorpresivos. Se ha convertido, de hecho, en la puerta de entrada al Olimpo para la generación de los 90 (con el título de Dominic Thiem en 2020 y el de Daniil Medvedev en 2021), siendo también la última edición la encargada de lanzar a la fama a jugadores asentados ya que, en aquel momento, no eran tan conocidos (Carlos Alcaraz y sus cuartos de final, Holger Rune ganándole un set a Djokovic, Jenson Brooksby llegando a la segunda semana y Maxime Cressy derrotando a Carreño en uno de los partidos del torneo: hay ejemplos por doquier).

Así pues, no es de extrañar que al ampliar el foco hacia los jugadores que no partirán como cabezas de serie nos encontremos con constelaciones galácticas de jugadores que quieren ofrecer espectáculo. Desde jóvenes con mucha hambre hasta veteranos y veteranas con ganas de reverdecer laureles, Nueva York será una gran oportunidad para que algunos tapados de los circuitos ATP y WTA metan la cabeza en los grandes escenarios. ¿Cuáles son esos nombres?

Sebastian KORDA (22 años, #52 del mundo)

No ha sido el año más fácil para el estadounidense. Sobre su espalda cargan los ojos de toda una nación... y, literalmente, su espalda no pudo más. Una lesión en esa zona le apeó de Wimbledon, Sebi cambió de patrocinador y su temporada quedó por completo en standby. ¿Hubiese cambiado algo de haber inclinado a Rafael Nadal en Indian Wells? Lo tuvo en la mano, pero para derrotar al balear no puedes soltar el pie del acelerador en ningún momento. Lo que pudo haber sido el trampolín de confianza necesario se convirtió en el highlight de un año irregular, un año que parece haberse encauzado en las últimas semanas. Recuperado de las molestias en la espalda, Korda ha acumulado buenas victorias en sus dos últimos torneos: en Washington dejó atrás a Baez y Dimitrov, en Cincinnati a Khachanov y Tiafoe. Toda su preparación se centra en Nueva York, las condiciones de la pista le vienen como anillo al dedo (veloz para dictar juego, bote bajo, pero sin tocar ningún extremo, ideal para poder cargar su resto) y ya es hora de que dé el susto en un gran torneo. ¿Será su momento?

Jack DRAPER (20 años, #55 del mundo)

Su triunfo ante Stefanos Tsitsipas en Montréal es solo un aviso de lo que este joven británico puede llegar a conseguir. Un servicio explosivo, una derecha dominadora y una renovada tolerancia a los intercambios largos: Draper combina muchas de las armas necesarias para hacer daño en el tenis moderno. Está siendo su año de entrada al circuito ATP, pero su cabeza lo está manejando con la madurez y la humildad necesaria para continuar con un progreso gradual. No es de extrañar: hablamos de un tipo que, si no hubiese sido tenista... habría elegido la carrera de criminología. Con las piezas suficientes para resolver los puzzles, su gira norteamericana continúa esta semana con un triunfo sobre Fognini en Winston-Salem. En Wimbledon le ha sacado sets a Djokovic y de Miñaur... ¿será éste el momento de empezar a ganar en las grandes ligas?

Yoshihito NISHIOKA (26 años, #56 del mundo)

Imaginen un partido a cinco mangas bajo la excruciante humedad de Nueva York. Es mediodía, la sensación térmica es altísima y al otro lado de la red tienes a una especie de 'conejo Duracell' al que no se le agotan las pilas, que corre todas y cada una de las bolas que le lanzas y que es capaz de sorprenderte con contrapiés, dejadas y el típico efecto de zurdo. No tiene la potencia ni las armas para ser campeón de un torneo así, pero dudo mucho que cualquier favorito desee medirse al actual Nishioka en el cemento de Flushing Meadows. El japonés demostró en Washington, donde llegó a la final, que es muy capaz de redirigir los palos que le lancen desde el fondo de la pista. Con inteligencia y tacto, pocos más capaces de frustrar a jugadores con un solo plan de juego. Que se lo digan a nombres como Andrey Rublev, Karen Khachanov o Alex de Miñaur, todos ellos víctimas del nipón en la capital estadounidense.

Qinwen ZHENG (19 años, #40 del mundo)

Juventud, divino tesoro. Cuando esa juventud va acompañada de un punto de inocencia y otro de 'mala leche', la combinación puede ser devastadora. Lo cierto es que Qinwen Zheng, a día de hoy, es tapada en prácticamente todo torneo en el que participa... pero aún más en los Majors. Para muestra, un botón: en los dos últimos fue derrotada por la a la postre campeona (Iga Swiatek le derrotó en Roland Garros, Elena Rybakina en Wimbledon). Y no es de extrañar: la china (con acento español, criada tenísticamente en nuestro país) sale a la pista con la libertad de quien sabe que no tiene nada que perder, igualando el ritmo de bola de las mejores y siendo capaz de cambiar el ritmo ante cualquiera. Envergadura, un juego compacto, potencia y ningún tipo de presión sobre sus hombros: el cóctel es mortal para cualquier rival que se presente en su camino. ¿Será ahora cuando por fin derribe la puerta?

Ajla TOMLJANOVIC (29 años, #48 del mundo)

Otro ejemplo perfecto de ir tocando la puerta sin haberla derribado aún. La natural de Zagreb está experimentando un crecimiento magnífico a lo largo de un 2022 donde el verano puede convertirse en el momento de apogeo: solo la campeona de Wimbledon pudo con ella (Rybakina la derrotó en cuartos de final) y su último torneo destapó a una australiana sin tapujos, redirigiendo los golpes planos de sus rivales sin problemas y con una predisposición más agresiva en los momentos importantes. Tomljanovic llegó a los cuartos de final de Cincinnati dejando por el camino a Badosa y Kudermetova, jugadoras de naturaleza muy diferente que destapan un estilo de juego camaleónico. Muchas veces se ha hablado de Ajla por su vida extradeportiva, pero ahora son sus resultados en la pista los que más ruido hacen... ¿llegó el momento de confirmarlo al 100%?

Comentarios recientes