Félix Auger-Aliassime al descubierto

Deseaba y anhelaba ser tenista. En una íntima entrevista, el canadiense repasa sus inicios, la relación con sus padres y habla del trabajo realizado con Toni Nadal.

Félix Auger-Aliassime, toda una realidad. Fuente: Getty
Félix Auger-Aliassime, toda una realidad. Fuente: Getty

Cuando logras cumplir los sueños que tenías desde que eras un niño, aparecen otras aspiraciones que obligan a seguir en la pelea. Bien lo sabe Félix Auger-Aliassime, joven tenista que buscará levantar su segundo título. En el ATP Los Cabos 2022 no lo tendrá fácil ante jugadores de primer nivel como Daniil Medvedev.

Hoy, el canadiense aspira a ser unos de los mejores tenistas de su generación. Un sueño que cada día y año está más cerca de conseguir. Dedicación, talento y ganas no le faltan a un Auger que aún tiene que mejorar en diversas fases de los partidos. El número 9 del mundo relata, en unas declaraciones recogidas por la web Esto, cómo fueron sus inicios en el mundo de la raqueta. Un Félix que, a pesar de su corta edad, se muestra maduro, confiado y no dudó a la hora de agradecer a sus padres por todo lo que le han enseñado.

Niñez e inicios:

"Ya tenía claro desde los 6 o 7 años que quería ser jugador profesional de tenis, mi padre era entrenador, aún sigue siendo entrenador, y siempre fue mi sueño, nunca cambié de idea, nunca quise hacer otra cosa. Mi niñez fue buena en general, mi madre es de Quebec, Canadá y mi padre es de Togo, ambos trabajaron duro como padres para poder traernos una buena vida a mi hermana y a mí, durante ese tiempo nos enseñaron valiosas lecciones sobre ética laboral, disciplina, creencia propia. No puedo estar más agradecido por lo que han hecho mis padres por mí, especialmente hacia mi padre, desde donde vino, las cosas que sacrificó, los momentos duros por los que pasó."

Sobre lidiar con las expectativas:

"Considero que he lidiado con las expectativas de una buena manera porque siempre me he mantenido fiel a mí mismo, me he mantenido la persona que siempre he sido y he tenido a gente cercana conmigo. Al final del día solo quieres mantener una buena relación con las personas que son importantes para ti. La presión es algo con lo que debo lidiar sí o sí, y es algo con lo que he aprendido los últimos años."

La relación con Toni Nadal:

“Diría que mentalmente él me ha dado muchísima más confianza a través de compartir charlas, ir a torneos y compartir tiempo conmigo. Él realmente me hace creer que tengo lo necesario para cumplir mis metas. Siempre ha sido muy positivo conmigo y, por supuesto, también es gracias al trabajo duro y a los estándares altos que tiene como entrenador."

El canadiense tiene todas las armas para triunfar y llegar a lo más alto del ranking. Sin duda, será un jugador a batir en el último grande del año.

Comentarios recientes