Kenin: “Pienso en Australia y parece que fue hace mil años”

Cuatro meses después de su último torneo, Sofia Kenin regresa a la competición en el WTA 250 de Washington. Debuta esta misma noche ante María Camila Osorio.

Sofia Kenin en el Open de Australia. Fuente. Getty
Sofia Kenin en el Open de Australia. Fuente. Getty

No se equivoca Sofia Kenin al asegurar, medio en broma medio en serio, que la gente se ha olvidado de ella. Han pasado 30 meses desde que conquistara el Open de Australia 2020 en una temporada marcada por la pandemia, aunque eso no le impidió ser la mejor del curso. A partir de entonces, el futuro solo le ha traído malas noticias. Decepciones en forma de lesiones, enfermedades, derrotas y rupturas. Una crisis, que se suele llamar.

Esta temporada las cosas tampoco han sido mejores, con un balance de 2-6 y una caída hasta el #416 del ranking. Eso sí, esta semana en el WTA 250 de Washington regresa con un ranking protegido (#4) que le permita partir desde la línea de salida, poniendo fin a una brecha de 146 días sin competir. La semana pasada pudimos verla sonreír en una exhibición ante Cori Gauff, en Atlanta, pero será esta madrugada cuando de verdad la veamos competir. Y será sin su padre en el banquillo, con quien rompió lazos profesionales el pasado marzo. Así lo explica la estadounidense en la web de la WTA.

Exhibición en Atlanta con Gauff

“Obviamente, fue muy agradable estar compitiendo d renuevo, pero siento que las emociones me atraparon por momentos. Me sentí un poco abrumada. Estaba muy emocionada, finalmente siento que estoy recuperando mi ritmo dentro de la cancha. Vengo de tener muchas lesiones, de tener que cuidarlas al detalle, así que simplemente he pensado en hacer borrón y cuenta nueva, empezar desde cero”.

Consecuencias de cumplir un sueño

“Siempre pensé que podría ganar un Grand Slam, aunque requiere de muchísimo trabajo, mucho esfuerzo mental y una gestión brillante de las emociones. Obviamente era lo que quería, ese era mi objetivo, mi sueño. Una vez que lo conseguí, la verdad es que me golpeó en lo más profundo. Estaba como en estado de shock, no podía creer lo que había pasado. Hoy pienso en Australia y parece que fue hace mil años”.

La resaca del Open de Australia 2020

“Sentí mucha más presión desde el exterior, traté de hacerlo lo mejor que pude, pero obviamente aparecieron algunos nervios que no me dejaron sacar lo mejor de mí. Es algo que deberíamos esperar, muchas personas me han comentado que incluso es lo normal después de ganar un Grand Slam o hacer una final en uno de los grandes torneos. El aumento de presión es habitual, en mi caso, me presioné más porque sentía que la gente quería que ganara cada día, pero eso no es realista. No es realista a no ser que seas Novak, Rafa o Serena”.

Separación de su padre

“He tenido un gran éxito con mi padre, pero sentí que era el momento de hacer lo que quería en aspectos relacionados con mi tenis, con mi carrera. No sabemos lo que pasará, creo que por ahora solo necesito tiempo, crecer como persona y luego ya veremos qué sucede en el futuro”.

Comentarios recientes