¿Será Rusia la gran dominadora del tenis mundial en el futuro?

Analizamos el estelar año de los jugadores rusos y nos planteamos si de verdad hay alguna nación con su profundidad y elenco en ambos circuitos.

Rublev, Medvedev y Khachanov en los festejos de la Copa Davis. Fuente: Getty
Rublev, Medvedev y Khachanov en los festejos de la Copa Davis. Fuente: Getty

Si hay un país que ha dominado el año tenístico 2021, ese es Rusia. En el circuito masculino y femenino; en el individual, en el dobles, incluso en el mixto. Lo cierto es que la nación encabezada por Vladimir Putin amenaza con convertirse en la gran dominadora del futuro del tenis mundial, con proyectos de jugadores de élite mundial a corto y medio plazo tanto en la ATP como en la WTA y con una profundidad de nombres que habla por sí misma. O, al menos, así nos lo hemos planteado nosotros en nuestro último vídeo para Youtube, donde nos hacemos la siguiente pregunta: ¿qué país puede parar a Rusia, en especial en las competiciones por equipos?

Empezar a repasar el año de los tenistas rusos significa hacerlo con el primer gran éxito: la ATP Cup. El torneo por equipos, disputado en Melbourne, vio como Andrey Rublev y Daniil Medvedev arrasaban con todo en una previa de lo que estaba por venir. Ninguno de los dos moscovitas cedió un solo partido en su camino al título, únicamente perdiendo un set (ante Struff y Zverev, respectivamente). En aquel equipo, por cierto, ya daba sus pinitos un tal Aslan Karatsev, que cayó derrotado en los dos puntos de dobles que disputó. Nadie preveía lo que aquel chico iba a realizar apenas dos semanas después, cuando en el Open de Australia 2021 llevó a cabo su presentación al mundo plantándose en semifinales. Mientras tanto, Daniil Medvedev se plantaba en su segunda final de Grand Slam, la primera para un ruso en 2021.

Pero habría más, bastante más. De hecho, en Roland Garros llegaban por partida doble: Anastasia Pavlyuchenkova derribaba el mayor muro de su carrera y alcanzaba el partido por el título en el circuito femenino, cayendo ante Barbora Krejcikova. Tampoco correrían buena suerte en la final del dobles mixtos Elena Vesnina y Aslan Karatsev, si bien aquello solo era un aviso de lo que estaba por venir por parte de la delegación rusa en los Juegos Olímpicos de Tokio.

En el país nipón, sin la brillantez de su primera espada, los rusos no se quedaron atrás. Hasta tres medallas se embolsaron: dominaron el dobles mixto (oro para Rublev/Pavlyuchenkova, plata para Karatsev/Vesnina) y consiguieron que se sumase a la fiesta Karen Khachanov, el primero de todos en llegar, pero que daba la sensación de haber perdido el crecimiento gradual de otras raquetas rusas. El ruso firmó un torneo prácticamente inmaculado para alzarse la plata, solo cediendo ante Zverev en el duelo final.

En el US Open llegó el gran momento: Daniil Medvedev se proclamaba campeón de su primer Grand Slam, dándole la gloria al tenis ruso de nuevo. Pero por si aún quedaba más lustre que aportar, una pletórica Liudmila Samsonova, secundada por un gran elenco de jugadoras (Kasatkina, la propia Pavlyuchenkova, Kudermetova) conseguiría darle a Rusia la Billie Jean King Cup, éxito que parecieron querer imitar los hombres, conquistando la Copa Davis con mano de hierro (solo perdieron un partido, el Rublev vs Feliciano; Medvedev, de hecho, no se dejó ni un solo set).

Lo cierto es que, si la mayoría de las competiciones por equipos se juegan en pistas duras, hay muy pocas selecciones que puedan batir a los rusos. En el vídeo analizamos el elenco de estrellas en ambos circuitos, además de dejar algunas anécdotas que ilustran la tremenda progresión de sus jugadores. Y vosotros, ¿pensáis que alguien los podrá parar dentro de unos años?

Comentarios recientes