Kyrgios: "Nadie podría creer lo obsesionado que llegué a estar con el tenis"

El australiano desvela sus sentimientos con el tenis y relata lo que ocurrió en el encuentro ante Ruud de hace años en el que fue expulsado.

Nick Kyrgios, obsesionado con el tenis en el pasado. Foto: gettyimages
Nick Kyrgios, obsesionado con el tenis en el pasado. Foto: gettyimages

El comportamiento de Nick Kyrgios y su relación con el tenis ha pasado a un estadio diferente esta temporada, que alcanza ya el grado de indiferencia. Si antes el australiano mostraba enfados muy poco edificantes, pero que al menos demostraban que tenía algo de ambición en determinadas semanas del año, da la sensación de que ahora está totalmente abocado a a un ocaso deslucido. Lo que era una relación de amor-odio puede tornar en separación progresiva y nada dramática. Las ganas de competir se han esfumado y Wimbledon o la Laver Cup no pueden sostener a un hombre que apenas entrena y al que, en consecuencia, todo esfuerzo para estar a punto le pasa factura. De esto ha hablado en un podcast el propio Kyrgios, que ofrece alguna reflexión interesante.

"Mira, realmente soy feliz con lo que estoy haciendo ahora. Me gusta estar en casa, pasar tiempo con mi familia, divertirme con videojuegos y charlar con gente, como estamos haciendo ahora en este programa. Prefiero esto a verme en París compitiendo en la semana 33 de una temporada", comentó un Nick que dio una clave acerca de su desapego con el tenis. "Hice muchos sacrificios de joven por este deporte, hice cosas que ahora mismo las miro con perspectiva y pienso en cómo diablos pude llegar a eso. Sin embargo, con los años entendí que la vida de un deportista de élite no era lo que yo deseaba", dijo un jugador que, al fin y al cabo, es víctima de la dureza del tenis profesional y no ha tenido la capacidad ni la motivación para gestionar las emociones que se desprenden de ello.

Hay muchos juguetes rotos del tenis mundial que jamás llegan a la élite, a pesar de su potencial, por no soportar los rigores de la escalada. Kyrgios sí lo hizo, pero una vez en la cima se dio cuenta de que ese territorio era hostil para él. "Nadie podría creer lo obsesionado que llegué a estar con este deporte. Ahora mismo me ves y obviamente no doy el perfl de eso, pero recuerdo que durante muchos años me dedicaba a entrenar siete horas al día y luego me ponía a ver partidos en Youtube", asegura el australiano, que podría estar preparándose a conciencia para intentar hacerlo bien en el Open de Australia 2022, un torneo en el que siempre es querido.

Kyrgios habló del encuentro ante Ruud en el que fue expulsado

Para la posteridad quedó un partido del ATP Masters 1000 Roma 2019 en el que una silla voló sobre la pista, con la inestimable colaboración de Nick Kyrgios. El australiano fue expulsado y sus palabras y gestos dieron la vuelta al mundo. Cuestionado por aquello, no tuvo reparos en cargar contra el público por lo que él considera que era un trato vejatorio hacia él. "El segundo set de aquel encuentro fue una de las cosas más locas que he vivido nunca en una pista de tenis. Recuerdo que en la pista de al lado estaban jugando Del Potro y Goffin, y tuvieron que parar por los abucheos que me estaba pegando la gente. Incluso Delpo llegó a gritarme que me callara la puta boca", señala un hombre que no para de dar titulares cada vez que habla.

Comentarios recientes