Copa Davis 2021: Análisis de los equipos confirmados

Os presentamos y desglosamos los equipos al completo de los 18 países que disputarán la Copa Davis 2021. ¿Quién se llevará el título?

España buscará revalidar La Ensaladera. Fuente: Getty
España buscará revalidar La Ensaladera. Fuente: Getty

La Copa Davis 2021 está cada vez más cerca y los diferentes seleccionadores nacionales comienzan a tomar decisiones sobre sus respectivos equipos. En el día de hoy se han conocido todas las escuadras que viajarán a Madrid, Innsbruck o Turín con el objetivo de pasar la fase de grupos. Dieciocho naciones que se verán las caras en un torneo que modifica ligeramente su formato y que, tras su gran remodelación hace unas temporadas, vivirá por primera vez unas Finales divididas en tres países diferentes. Así pues, en Puntodebreak os desglosamos las listas al completo por parte de todas las selecciones, al igual que hiciésemos con la inminente Billie Jean King Cup. Éstos serán los equipos que buscarán la Ensaladera, desde el 25 de noviembre hasta el 5 de diciembre de 2021:

GRUPO A

ESPAÑA: Roberto Bautista, Pablo Carreño, Carlos Alcaraz, Marcel Granollers, Feliciano López: Probablemente el mejor equipo posible sin la presencia de Rafa Nadal, que no competirá en lo que queda de 2021. Un quinteto de lujo que se adaptará bien a las pistas rápidas del Madrid Arena, elecciones sólidas para pelear con Rusia la primera plaza del grupo y, en el peor de los casos, luchar por acceder a las semifinales en calidad de una de las dos mejores segundas. Roberto Bautista no llega a este tramo final de año en su mejor momento, lo que abre la puerta a la posibilidad de ver a Alcaraz como una de las elecciones titulares: otra de las dudas que se ciernen será ver el acompañante de Granollers en el dobles. La entrada de Feliciano López en lugar de otro singlista como Davidovich o Albert Ramos puede hacernos ver que la intención de Bruguera será juntar al catalán con el toledano.

RUSIA: Daniil Medvedev, Andrey Rublev, Aslan Karatsev, Karen Khachanov, Evgeny Donskoy: Se quedaron muy cerca de la gloria la temporada pasada, y es probable que acudan a esta Copa Davis con la vitola de favoritos. Cuatro jugadores entre los treinta primeros del mundo, un verdadero lujo que asegura profundidad y que dota al conjunto soviético de la etiqueta de favoritos ante prácticamente cualquier nación. Si sumamos el entendimiento entre sus jugadores de cara al dobles (Rublev/Khachanov siempre han cosechado buenos resultados, y Andrey alcanzó recientemente la final de Indian Wells junto a Karatsev, también), se antoja complicado parar a los rusos. Quizás lo que les separe de la victoria se encontrará en el estado físico de su líder, un Daniil que ha vivido una temporada extenuante y que cargará, además, con el peso de las ATP Finals en los hombros.

ECUADOR: Emilio Gómez, Roberto Quiroz, Diego Hidalgo, Gonzalo Escobar, Cayetano March: Ecuador consiguió hace unos meses una clasificación histórica, completando la machada frente a Japón en el país asiático, y partirá como la mayor Cenicienta de todo el torneo. Su objetivo no debe ser otro que disfrutar la experiencia, puesto que, por si fuese poco, se medirá a dos de los mejores equipos del torneo. Quizás su mayor posibilidad de sacar algún punto radique en el dobles, con dos jugadores experimentados en la disciplina como Hidalgo y Escobar (habitual del circuito ATP junto al uruguayo Ariel Behar).

GRUPO B

CANADÁ: Felix Auger-Aliassime, Denis Shapovalov, Vasek Pospisil, Brayden Schnur, Peter Polansky: Más allá de la ausencia de Milos Raonic, el país norteamericano va con todo para conquistar una Ensaladera que se les escapó por muy poco. La columna vertebral del grupo será exactamente la misma que disputó la final el año pasado: Aliassime y Shapovalov como puntas de lanza, Pospisil como fiel escudero con capacidad de liderar el dobles y echar una mano en el individuales en caso de molestias físicas o agotamiento de sus compañeros. Si Felix no termina clasificándose a las ATP Finals, además, tendrán a sus grandes jugadores relativamente frescos.

KAZAJISTÁN: Alexander Bublik, Mikhail Kukushkin, Dmitry Popko, Aleksander Nedovyesov, Andrey Golubev: Los kazajos buscarán la sorpresa en un grupo que les otorga posibilidades de conseguirla. Confiar en el volátil como Bublik como líder es un auténtica moneda al aire: si está enfocado a lo largo de toda la semana, podría ser un buen momento para dar el zarpazo, pero nunca sabes lo que puedes esperar de él. Más allá de eso, Nedovyesov y Golubev son tenistas que pueden funcionar en el punto de dobles. Deberán ganar a Suecia y esperar la machada ante Canadá.

SUECIA: Mikael Ymer, Elias Ymer, Jonathan Mridha, André Göransson: Los suecos no lo van a tener nada fácil. Los hermanos Ymer consiguieron el milagro de clasificar a la nación escandinava a las Finales, pero el equipo se antoja algo corto de cara a aspirar a unos posibles cuartos de final. Göransson es un doblista de nivel ATP, pero cualquier enfrentamiento directo ante los rivales de su grupo, ya sea en singles como en dobles, es una mala comparativa. Veremos si Robin Söderling, que viajará a Madrid como capitán, puede hacer algún milagro.

GRUPO C

FRANCIA: Ugo Humbert, Arthur Rinderknech, Richard Gasquet, Pierre-Hugues Herbert, Nicolas Mahut: La revolución en el tenis francés llega por primera vez a una de sus competiciones predilectas. Olvídense de nombres conocidos a lo largo de la última década: el tiempo de Monfils, Tsonga, Simon e incluso Benoit Paire ha terminado. Solo sobrevive Gasquet, pero su presencia ni mucho menos está asegurada: Ugo Humbert, el joven más establecido en la élite, será el líder... mientras que Rinderknech, uno de los jugadores más mejorados de la temporada, debutará con los galos como escudero. Su juego se ve claramente beneficiado por las rápidas condiciones de las pistas, aunque el punto fuerte de esta selección es sin lugar a dudas el dobles, con una de las mejores parejas de la última década. ¿Suficiente para ser campeón? A buen seguro no serán favoritos, pero todo puede pasar.

GRAN BRETAÑA: Daniel Evans, Cameron Norrie, Joe Salisbury, Neal Skupski: Los británicos parten con posibilidades reales de asegurar el liderato de su grupo. La vertiginosa progresión de Cameron Norrie será su gran argumento para hacerlo, siempre rodeado de un Evans que saca todo su carácter en este tipo de competiciones y todo un campeón de Grand Slam en dobles como Salisbury. La última pieza, uno de los hermanos Skupski, cumple perfectamente con el rol de acompañante de nivel de cara al punto de dobles. Equipo sólido en todas sus líneas que podría no entrar en muchas quinielas, pero con capacidad para sorprender, como ya hizo el año pasado.

REPÚBLICA CHECA: Jiri Vesely, Tomas Machac, Zdanek Kolar, Jiri Lehecka, Lukas Rosol: Los checos se encuentran en un claro proceso de transición. Aún sobreviven viejos estandartes de su generación dorada, un grupo liderado por los ya retirados Stepanek y Berdych. Vesely y Rosol lo tendrán muy complicado para volver a llevar una Ensaladera a casa, pero son aún activos importantes que deberán enseñar a los jóvenes Machac y Lehecka. Kolar lo tendrá difícil para jugar, puesto que su juego está hecho para la tierra batida, pero encuentra en esta convocatoria un premio a su gran desempeño en el circuito Challenger. Una enseñanza brutal, pero difícil imaginar una posible sorpresa.

GRUPO D

CROACIA: Marin Cilic, Borna Coric, Borna Gojo, Nikola Mektic, Mate Pavic: La vuelta de Borna Coric ha sido la gran noticia en una convocatoria con un claro punto fuerte: el dobles. Es prácticamente un punto asegurado debido a la fortaleza de Mektic/Pavic, dominadores absolutos de la disciplina e inmersos en una temporada de ensueño. La paulatina recuperación de nivel de Cilic ilusiona, pero quizás los individuales estén lejos de poder hacer soñar a los croatas con una posible victoria. Aún así, será interesante ver en qué estado de forma vuelve Borna, un jugador que precisamente se dio a conocer al circuito en una eliminatoria de Copa Davis ante la Gran Bretaña de Murray.

AUSTRALIA: Alex de Miñaur, John Millman, Jordan Thompson, Alexei Popyrin, John Peers: Solidez, regularidad y constancia. Atrás quedaron los tiempos de Kyrgios y Tomic: el equipo aussie es una oda al trabajo y a la consistencia, con auténticos guerreros del tenis como De Miñaur, Millman o Thompson. Lo dejarán todo y probablemente sean protagonistas de verdaderas maratones, pero quizás la falta de un líder nato (Alex está en un momento de forma relativamente preocupante, si bien siempre ha demostrado que la Copa Davis es una de sus prioridades) podría lastrarles de cara al título. Lo que sí parece claro es que tienen posibilidades claras de ser líderes de grupo, siempre y cuando puedan vencer en sus individuales a Croacia.

HUNGRÍA: Marton Fucsovics, Attila Balazs, Zsombor Piros, Fabian Marozsan, Mate Valkusz: Piros y Valkusz representaban la gran esperanza húngara de cara al futuro. Sin embargo, su progresión ha sufrido un estacancamiento brutal, lo que deja a Fucsovics como un auténtico Don Quijote en un panorama lleno de molinos. Balazs vivió un pico de forma muy digno, pero hace bastante tiempo que ha desaparecido de los torneos ATP, lo que deja a la nación centroeuropea huérfana de un número dos de nivel. Sin tener tampoco ningún especialista en el dobles, Marton deberá hacer un esfuerzo sobrehumano si quiere que su país tenga alguna posibilidad (de momento, parece remota).

GRUPO E

ESTADOS UNIDOS: John Isner, Reilly Opelka, Taylor Fritz, Rajeev Ram, Jack Sock: La rapidez de las pistas, la presencia de dos doblistas de primer nivel y la progresión de Opelka y Fritz podrían ser motivos suficientes para que el país de las barras y las estrellas tenga mucho que decir en esta competición. Su mayor problema no está en su convocatoria, sino en sus rivales: al igual que le ocurre a España con Rusia, la amenaza de Italia en el mismo grupo les hará enfocar cada punto a cara de perro y tener que pensar en la posibilidad de formar parte de los mejores segundos. Por lo demás, es una lista muy fuerte, con un líder veterano que tratará de motivar a sus "jóvenes padawanes". Ah, y en el banquillo, Mardy Fish.

ITALIA: Simone Bolelli, Jannik Sinner, Lorenzo Sonego, Fabio Fognini, Lorenzo Musetti: Tras Rusia, la convocatoria más potente. Jugadores de primer nivel que se han juntado como si de una película de Marvel se tratase, tenistas que, además, aumentan sus prestaciones en las pistas duras bajo techo. La progresión de Sinner apunta a que será uno de los mejores escuderos del torneo, y quizás en la gestión de egos en el vestuario se encuentre la única problemática de esta convocatoria: ¿cómo encajaría Fognini verse relegado a, por ejemplo, disputar únicamente el punto de dobles? En cualquier caso, se trata de una de las grandes favoritas al título. Cuentan, además, con la ventaja de disputar la fase de grupos en casa, en Turín.

COLOMBIA: Daniel Galán, Nico Mejía, Juan Sebastián Cabal, Robert Farah: Difícil papeleta para los colombianos, que afrontan la competición con la misma mentalidad que Ecuador, nada que perder en uno de los grupos de la muerte. Sus posibilidades se concentran en un enorme rendimiento de Cabal/Farah en el dobles, pero para eso deben asegurar al menos un punto en el individual. La presión recaerá sobre un Galán que ha firmado un año bastante irregular y sobre un Nico Mejía que aún necesita mayor tiempo de cocción en los torneos más importantes del mundo.

GRUPO F

SERBIA: Novak Djokovic, Filip Krajinovic, Dusan Lajovic, Laslo Djere, Miomir Kecmanovic: Las mejores cinco raquetas del país balcánico han decidido acudir a una cita que su líder tiene marcada en rojo en el calendario. La motivación de Djokovic, que ha manifestado que jugar por su país es uno de los grandes objetivos de lo que queda de carrera, supone probablemente el argumento más sólido en su candidatura hacia el título. Si Novak sabe canalizar la presión que sentirá sobre sus hombros, Serbia completa, sin dudas, el podio de naciones favoritas, si bien la ausencia de un doblista nato (Zimonjic y Troicki ya colgaron la raqueta) podría ser un hándicap en los enfrentamientos ante los mejores países. Nole necesitará de la mejor versión de Krajinovic, el más que probable número dos serbio.

ALEMANIA: Jan-Lennard Struff, Dominik Koepfer, Peter Gojowczyk, Kevin Krawietz, Tim Puetz: La vida sin Alexander Zverev no es fácil, y la ausencia del germano deja a su país en una posición desfavorable de cara a ese posible enfrentamiento ante los serbios. Struff es un jugador irregular, que tiende a empequeñecerse en estos escenarios de presión, y quizás el dobles sea la mayor baza de los alemanes, con dos piezas con amplio bagaje en la disciplina como Krawietz y Puetz. Muy probablemente deban aferrarse a esa posición de mejor segundo si quieren tener oportunidades de llegar a los cuartos de final.

AUSTRIA: Dennis Novak, Jurij Rodionov, Gerald Melzer, Olivier Marach, Peter Oswald: Cuando la nación centroeuropea confirmó que sería una de las anfitrionas del torneo, todas las miradas se pusieron sobre Dominic Thiem, quien en teoría iba a capitanear un conjunto muy fuerte. La lesión en la muñeca de Dominic deja a Austria huérfana de su mayor argumento para avanzar, y la escuadra que ha quedado parece, sin dudas, la Cenicienta del grupo. Se encuentran en una tesitura similar a Alemania, poniendo todas sus fichas a la experiencia de Marach y Oswald en el dobles, y rezando porque Dennis Novak o un Melzer que ha vuelto al circuito en forma encuentren la inspiración motivados por el público local.

Comentarios recientes