Billie Jean King Cup 2021: Análisis de los equipos

Desglosamos las convocatorias oficiales de cara a las finales de la Billie Jean King Cup, que se disputarán en Praga a partir del día 1 de noviembre.

Krejcikova y Siniakova, oro olímpico en Tokio, formarán pareja como locales en Praga. Fuente: Getty
Krejcikova y Siniakova, oro olímpico en Tokio, formarán pareja como locales en Praga. Fuente: Getty

La Billie Jean King Cup vuelve a la carga tras verse suspendida durante la temporada pasada debido a la situación de emergencia mundial por la pandemia de la COVID-19. Tras varios cambios de ubicación y la incertidumbre generada por el desarrollo de la pandemia, finalmente será la capital de la República Checa, Praga, la ciudad anfitriona de una competición que quiere volver a ganar relevancia durante seis días de auténtico infarto. A disputar entre el 1 y el 6 de noviembre, es cierto que únicamente seis jugadoras entre las 20 mejores del mundo han confirmado su presencia de cara a las Finales, pero ello no será impedimento para ver y disfrutar de algunas de las mayores estrellas del circuito WTA. En este artículo vamos a analizar las listas de convocadas de todos los países que se verán las caras en Praga, ordenados por los grupos en los que participarán.

GRUPO A

FRANCIA: Caroline Garcia, Alizé Cornet, Clara Burel, Fiona Ferro: Potencia histórica del tenis mundial y antaño un seguro de vida en el punto del dobles (allá cuando Garcia y Mladenovic se llevaban bien), el equipo francés parte como, sobre el papel, la nación más débil de un grupo en el que competirá con dos pesos pesados del torneo. Necesitarán la inspiración de una Caroline Garcia que sigue sin encontrar la regularidad y la constancia, pero hacen bien en probar de cara al futuro la juventud de una tenista como Clara Burel. Por otro lado, Fiona Ferro puede ser un arma muy peligrosa, pero la jugadora nacida en Bélgica lleva varios torneos alejada de su mejor nivel, lo que le ha hecho retroceder hasta más allá del top-80 en el ranking.

RUSIA: Anastasia Pavlyuchenkova, Daria Kasatkina, Veronika Kudermetova, Ekaterina Alexandrova, Liudmila Samsonova: Profundidad por bandera para un equipo que, por si fuera poco, estará capitaneado por un histórico del tenis ruso (Igor Andreev). Pocos planteles presentan tan poca variación de nivel entre sus seleccionadas, incluyendo a una finalista de Grand Slam esta temporada, la revelación del 2021 y campeona en Berlin, una Kasatkina que también ha mostrado algún que otro brote verde y dos piezas más que pueden adaptarse muy bien a las condiciones bajo techo que presentará la pista en Praga. Pelearán contra Canadá el liderato, pero dicha profundidad puede ser un buen augurio para el combinado soviético.

CANADÁ: Leylah Fernandez, Rebecca Marino, Francoise Abanda, Gabriela Dabrowski: No estará Bianca Andreescu, pero sí contarán con una de las sensaciones de la temporada. Del nivel de Leylah dependerá en buena lid el rendimiento del país norteamericano, que a priori basará su participación en los puntos de la finalista del US Open y en el punto del dobles, para el que contarán en la figura de Dabrowski con una de las mejores especialistas del circuito. La resurrección tenística de Rebecca Marino también puede convertirse en un activo importante, y su desempeño junto a Gaby en el dobles podría ser vital para las aspiraciones canadienses.

GRUPO B

AUSTRALIA: Ajla Tomljanovic, Astra Sharma, Storm Sanders, Ellen Perez, Olivia Gadecki: Tras deshojar la margarita, Ashleigh Barty finalmente se inclinó hacia el 'no' y deja a los aussies sin su mayor líder, lo que reduce en gran medida las posibilidades de título. El país oceánico buscará fiarlo todo a una táctica similar a la de Canadá: un gran nivel de su mejor singlista, Tomljanovic (que está firmando una de las mejores temporadas de su carrera) y apuntalar el punto del dobles para seguir con vida, ya que poseen a varias especialistas de la modalidad (Perez, Sanders e incluso Sharma). Precisamente Astra ha estrenado su cuenta de títulos en este 2021, con lo cual su participación como escudera es un premio más que merecido a su nivel. Nivel parejo con el resto de países en su grupo.

BIELORRUSIA: Victoria Azarenka, Aliaksandra Sasnovich, Olga Govortsova, Yuliya Hatouka, Lidziya Marozava: Si Australia no cuenta con la número uno mundial, resulta que Bielorrusia no contará con la número dos del mundo. Lo que podía haber sido un verdadero choque de titanas no acabará por ocurrir, puesto que Sabalenka ha renunciado a jugar las WTA Finals. Esto deja a Azarenka en una posición que no le es ni mucho menos desconocida: líder absoluta de su nación. Se apoyará en el rendimiento de dos jugadoras con plena experiencia en el circuito: del nivel de Sasnovich y Govortsova dependerá en gran medida que Bielorrusia consiga tener opciones para pasar de ronda.

BÉLGICA: Elise Mertens, Alison Van Uytvanck, Greet Minnen, Maryna Zanevska, Kirsten Flipkens. Fórmula parecida a la de Rusia: la profundidad en su banquillo, si bien de no tanta potencia como la del país soviético, será su mejor arma. Van Uytvanck será una sólida apuesta como número 2: viene de conquistar el quinto título de su carrera, en un estado de confianza tremendo y no debería tener demasiada carga de partidos hasta la cita final de temporada. Por otro lado, la variedad en su tenis, al igual que la que poseen Minnen o Flipkens, también dará a las belgas margen de maniobra en un posible dobles... y no nos olvidemos de Mertens, una más que fiable número una. En principio, se prevee una lucha encarnizada por avanzar en este grupo.

GRUPO C

ESTADOS UNIDOS: Jessica Pegula, Danielle Collins, Sloane Stephens, CoCo Vandeweghe, Caroline Dolehide. A priori, una de las grandes favoritas a conquistar el título. Quizás falte algo de variedad en su plantel, pero el tridente de tenistas que posee reúne varios requisitos: un magnífico estado de forma, adaptabilidad a las canchas que se encontrarán en Praga y el hambre de ganar en jugadoras que no fueron habituales en la antigua Fed Cup. Con Vandeweghe para compensar ese pequeño déficit de experiencia y hacer piña, si Pegula y Collins encuentran su tenis y suman para la causa a una irregular Stephens, las yankees aspirarán a todo.

ESPAÑA: Garbiñe Muguruza, Paula Badosa, Sara Sorribes, Nuria Párrizas, Carla Suárez. Las españolas no quieren viajar a la República Checa como quien se prepara para una despedida. ¿Qué mejor manera de dar el adiós al circuito de Carla Suárez que con un título? A priori hay equipo para soñar: si el tridente de USA es potente, el que presentamos nosotros no se queda atrás. Tres jugadoras que se encuentran entre lo mejor del año, que han demostrado a lo largo de la temporada que pueden batir a cualquiera y que, además, podrían adaptarse perfectamente a un posible dobles con Carla, una de las singlistas que mejor encaja en dicha modalidad. Y, como guinda del pastel, el merecidísimo premio a una guerrera granadina que obtendrá en Praga el reconocimiento a su progresión y evolución como jugadora. ¿Alguien da más?

ESLOVAQUIA: Anna-Karolina Schmiedlova, Kristina Kucova, Victoria Kuzmova, Rebecca Sramkova, Tereza Mihalikova. Las eslovacas tienen una misión: el de dar una de las mayores sorpresas que se recuerdan en la competición. Quizás en otro grupo podrían partir con ciertas posibilidades, pero sus compañeras de baile para pasar de fase no se lo pondrán nada fácil. Eso sí, si algo nos ha demostrado el circuito femenino es que los favoritismos nunca acaban bien, y que los resultados que dejan con la boca abierta están a la orden del día. A esa volatilidad del circuito se aferrarán jugadoras como Schmiedlova, Kucova y Kuzmova, tenistas un escalón por debajo de las puntales de USA y España pero con ganas de dar el golpe.

GRUPO D

REPÚBLICA CHECA: Marketa Vondrousova, Barbora Krejcikova, Tereza Martincova, Katerina Siniakova, Lucie Hradecka. La ausencia de Karolina Pliskova o de Petra Kvitova ni mucho menos arrancan la etiqueta de favorita al país que contará con la ventaja del público. No es más que una muestra de la buenísima salud del tenis femenino checo, que estará comandado por dos jugadoras que han brillado este año: la medalla de plata olímpica y una campeona de Grand Slam, estatus del que no muchas podrán presumir en Praga. Por si fuese poco se les une Siniakova, una tenista con trayectoria ascendente a lo largo del 2021, y una auténtica especialista del dobles que ganó la Fed Cup hasta en cinco ocasiones. Ah, que no se me olvide: Krejickova y Siniakova fueron oro olímpico en dobles este verano. Por si no había argumentos suficientes para la victoria...

ALEMANIA: Angelique Kerber, Andrea Petkovic, Anna-Lena Friedsam, Jule Niemeier, Nastasja Schunk. Convocatoria muy vintage la que presentará el equipo germano, que casi nos retrotrae a años pasados en los que Petkovic y Kerber peleaban por todo. Eso sí, no se confundan: ambas han tirado de galones este 2021 y han vivido una especie de resurrección tenística, convirtiéndolas en un tándem muy peligroso si encima añadimos el componente patriótico. Quizás les falte una tercera espada de algo más nivel en comparación con otras favoritas al título, si bien sabemos que ni Angelique ni Andrea adolecen del compromiso y el pundonor requerido en una competición en la que se juega tanto en tan poco tiempo. No son favoritas para ganar su grupo, pero si Kerber se pone en modo líder pueden contra cualquiera.

SUIZA: Belinda Bencic, Jil Teichmann, Viktorija Golubic, Stefanie Voegele. Si su estado físico no se lo permite (la lesión que tuvo en Chicago no parece grave, pero aún debemos estar a la espera de más pruebas), Belinda será la líder indiscutible de un país que podría dar más de una sorpresa. Emergen como ese país con varias jugadoras que podrían perfectamente ser tapadas en cualquier torneo, lo que las hace difícil de analizar. ¿Podrían avanzar si Teichmann muestra el nivel de Cincinnati y Golubic hace lo propio con el que enseñó en Wimbledon? Pues seguro que sí: por si fuera poco, la pareja Bencic/Golubic ya vivió un éxito sonado en los Juegos Olímpicos, donde consiguieron la medalla de plata. A priori parten como las grandes candidatas a destronar el teórico favoritismo de República Checa para conquistar su grupo.

Comentarios recientes