Berrettini avanza a su primera final de Masters 1000

El italiano tira de experiencia para derrotar a Casper Ruud en una semifinal que se decidió por detalles. Mañana se medirá a Zverev por el título en Madrid. 

Fernando Murciego | 8 May 2021 | 22.33
facebook twitter whatsapp Comentarios
Matteo Berrettini, a la final de Madrid. Fuente: Getty
Matteo Berrettini, a la final de Madrid. Fuente: Getty

Si Alexander Zverev buscaba un rival de altura para la final de este Mutua Madrid Open 2021, podemos afirmar que ya lo tiene. Será finalmente Matteo Berrettini, actual número 10 mundial y, a estas horas, la gran sorpresa de la edición. El italiano debía demostrar este sábado ese grado mayor en cuanto a experiencia frente a Casper Ruud y así lo hizo, derrotando al noruego en dos mangas (6-4, 6-4) y sacando el billete a su primera final de Masters 1000. Será en España, será en tierra batida y será ante un rival que llevará la postal de favorito. Nada tiene que perder.

Quizá había más que perder en su compromiso de esta noche, contra un Ruud que venía elevando su nivel de juego a cada ronda que pasaba en el cuadro. El noruego ya no es ninguna sorpresa en este tipo de rondas, sobre todo si estamos en la gira de tierra batida, donde siempre destaca como uno de los grandes especialistas. Pero claro, hoy era una semifinal de Masters 1000, ese tipo de encuentros donde el diablo sabe más por viejo que por diablo. Ya me entienden, aquí lo complicado es que no te tiemblen las piernas en el momento de la verdad. Allí donde Matteo se mantuvo erguido y donde Casper cedió una porción de terreno. No fue mucha, apenas unas bolas de break con el 4-4 del primer set, pero suficiente para que su oponente agarrara su oportunidad y diera el primer paso en su objetivo.

Casper, por cierto, no había perdido su saque en todo el torneo. Solamente Alexandre Bublik pudo cazarle una bola de break, aunque no la supo aprovechar. Hoy Berrettini hizo la doble: primero sembrar la oportunidad y luego amarrarla. Por supuesto, el juego posterior con su servicio no se le podía escapar, imposible teniendo uno de los saques que más daño están haciendo en estas condiciones. Madrid le sienta bien al romano, se siente cómodo en la arcilla y la altura le empuja a explotar sus virtudes más que en muchos torneos de pista dura. El cuadro también acompañó, aunque hay que valorar lo firme que se ha mostrado desde el primer día, recordándole a todo el mundo que si está en el top10 es por alguna razón.

Cuestión de experiencia

No cambió la película en el segundo set, de hecho, se planteó casi el mismo guión. Máxima igualdad en los primeros compases, seguridad total de los dos lados a la hora de ir sacando sus servicios, pero de nuevo una pequeña laguna en el tenis de Ruud cuando llegaban los momentos de la verdad decantaron la balanza. El noruego dejó la puerta abierta con el 3-3 y el italiano, que estaba esperando esa invitación, se metió hasta la cocina. Luego solo tuve que rematar, ponerle el lazo, aceptar el desafío que Alenxader Zverev había dejado sobre la mesa desde hacía unas cuantas horas. Será por tanto el cuarto enfrentamiento entre Sascha y Matteo, con un H2H de 2-1 favorable al alemán. Dos gigantes que sonríen en las condiciones madrileñas y que prometen retarse a cañonazos a partir de mañana a las 18:30 de la tarde.