España, un vivero de Challengers en 2021

Por primera vez en toda su historia, nuestro país contará con 10 torneos de categoría Challenger, una apuesta por el tenis muy meritoria en tiempos de pandemia.

Pista Central de la Copa Sevilla. Fuente: Jaime Estévez
Pista Central de la Copa Sevilla. Fuente: Jaime Estévez

Muchas personas se han preguntado el por qué Italia tiene una camada de jugadores jóvenes tan potente. Coloquialmente, podríamos decir de ellos que 'salen de debajo de las piedras'. Están por todos lados, gozan de oportunidades en muchos torneos y elevan el nivel tenístico de una nación ávida de grandes figuras. Detrás de todo el éxito, sin embargo, se esconde un trabajo durísimo que apunta directamente hacia las infraestructuras: más torneos en la base de la pirámide, más oportunidades de juego para todos, más experiencia para progresar profesional y personalmente.

España puede ser, quizás, una rara avis: siempre se las ha arreglado para 'fabricar' tenistas históricos sin ser ni mucho menos la nación con un mayor número de eventos en Europa. Pero los tiempos cambian y el tenis necesita renovarse. Todo esto ha sido captado por la RFET a la perfección, y en el año de la pandemia el tenis español puede presumir y estar enhorabuena: por primera vez en toda la historia, España albergará hasta 10 torneos de categoría Challenger.

Estos esfuerzos, como decimos, no son casualidad. No siempre saldrán Nadales, o quién sabe si Alcaraces, que mantengan por sí solos la llama del deporte de la raqueta. Se avecina una época en la que los deportes quedarán duramente golpeados: qué mejor época para tratar de marcar la diferencia y dotarle a los tenistas de nuestro país de más oportunidades profesionales aún si cabe.

Este músculo económico por parte de la Federación se traducirá en primer lugar en un nuevo torneo Challenger en el Cortijo Club de Campo de Las Palmas de Gran Canaria. Pero ojo, esto no acaba aquí: la ciudad insular albergará dos torneos consecutivos, una fórmula que muchos torneos están adoptando con el objetivo de abaratar gastos y de prevenir una infección más rápida del virus. En las semanas del 22 de febrero y del 1 de marzo, las Islas repartirán premios de 44,820 euros, respectivamente.

Por si fuese poco, como añadido a estos dos torneos se ha sumado un clásico del tenis español. Fue precisamente la situación económica la que provocó su bajada de categoría, pero el Pozoblanco Open puede resurgir de las cenizas en el año, quizás, más inesperado. Desde 2011 la cita cordobesa se había convertido en un torneo ITF Futures, pero antes fue un Challenger por el que han pasado tenistas de la talla de Jo-Wilfried Tsonga, Roberto Bautista o Nicolás Almagro. En su 26º decisión, el evento andaluz repartirá 50,000 euros en premios a partir del 19 de julio.

Si por su dotación económica las nuevas citas son consideradas dentro de la categoría ATP Challenger 80, los torneos de mayor solera del circuito gozarán de la categoría de Challenger 90. Son, cómo no, las citas de Segovia (torneo de El Espinar) y de Sevilla (Copa Sevilla), competiciones que pueden presumir de haber dado cobijo a Roger Federer o Rafael Nadal (Rafa conquistó su primer punto ATP en Sevilla). Las historias que esconden dos torneos de muchísima solera son sencillamente espectaculares.

Para concluir, no podemos olvidarnos del resto de citas que conformarán un mapa absolutamente fabuloso: el Challenger de Mallorca, disputado en la Academia de Rafa Nadal (a partir del 30 agosto), el torneo de Murcia (4 de septiembre), el Challenger de Barcelona, en la Academia Sánchez Casal (4 de octubre) y la cita de Villena, en la Academia Equelite de Juan Carlos Ferrero (11 de octubre). En definitiva, una constelación de torneos que allanará el camino a muchos jóvenes españoles y que nos permitirá gozar de tenis de primerísimo nivel. Toca disfrutarlo.

Comentarios recientes