Basilashvili, adiós a una temporada infernal

Tras firmar en Sofía su novena derrota consecutiva, el georgiano baja el telón a un 2020 donde los problemas en su vida privada trastocaron todo lo deportivo.

Fernando Murciego | 10 Nov 2020 | 13.41
facebook twitter whatsapp Comentarios
Nikoloz Basilashvili. Fuente: Getty
Nikoloz Basilashvili. Fuente: Getty

Desde que la pandemia del COVID-19 aterrizara en el circuito de tenis en el mes de marzo sabíamos que muchos jugadores saldrían perjudicados de este 2020, aunque a veces te pueden tocar episodios más duros que una pandemia. Este puede ser el caso de Nikoloz Basilashvili, acusado en el mes de mayo de un caso de violencia doméstica contra su ex mujer e inmerso en un juicio que todavía está en marcha en su Georgia natal. Un problema personal que le lleva atormentado demasiado tiempo, tanto es así que desde el regreso de la gira no ha sido capaz de volver a ganar un partido. Nueve partidos, nueve derrotas. Un calendario maldito que por fin se acaba, es momento de descansar y reflexionar sobre todo lo acontecido.

Y es que han pasado muchas cosas en el círculo de Nikoloz este temporada, aunque pocas buenas. Su inicio de año no fue nada del otro mundo, sumando tres victorias en sus cuatro primeros torneos: una en la ATP Cup, uan en el Open de Australia y una en Dubái. Antes de que llegara la pandemia, todavía le dio tiempo a ganar un partido más en Copa Davis.

  • RR ATP CUP (Derrotas con Nadal y Nishioka; Victoria sobre Cuevas)
  • R64 Australian Open (4-6, 7-6, 6-4, 6-4 vs. Fernando Verdasco)
  • R32 Rotterdam (6-3, 6-2 vs. Andrey Rublev)
  • R16 Dubai (6-1, 6-0 vs. Jan-Lennard Struff)
  • G2 Davis Cup Estonia-Georgia (Victoria sobre Vladimir Ivanov)

Eso fue todo hasta principios de marzo, donde se paró el circuito. No esperaba Basilashvili que la derrota más dura la iba a sufrir en plena pandemia, con todo congelado. El 23 de mayo fue denunciado ante la justicia por su ex mujer, Neka Dorokashvili, de la que se había divorciado meses atrás. El motivo: violencia doméstica. Además, en presencia de su hijo de cinco años. Todo esto supuso varios meses de disputa entre ambos, incluyendo la difícil situación de un país dividido entre los que piensan que era el momento perfecto para castigar la violencia de género (algo que no siempre se hizo en Georgia) y los que todavía confiaban en que Nikoloz nunca haría eso, movidos quizá por ese sentimiento de no querer creerlo, ya que el diestro es ahora mismo uno de los grandes referentes deportivos del lugar.

Entres unas corrientes y otras, el caso siguió avanzando, aunque todavía no ha llegado a ningún puerto. Se abrió una causa penal contra Nikoloz, poniéndose sobre la mesa dos posibles castigos. La primera opción, entre 200 y 400 horas de servicios sociales. La segunda opción, entre uno y tres años de cárcel. Solo leerlo da vértigo, así que de momento lo que hizo el georgiano fue pagar la fianza de casi 30.000€ para ser puesto en libertad hasta el día del juicio programado en julio. Pero pasó julio y todo este lío siguió sin resolver. El jugador presentó unos grabaciones que demostraban su inocencia, mientras que su ex esposa no pudo presentar ninguna prueba, así que todo se quedó en una orden de alejamiento temporal, tanto de su mujer como de su hijo.

Pasaron los meses y, a la espera todavía de una sentencia, Basilashvili vio como el circuito regresaba en agosto, aunque seguramente de lo último que tuviera ganas era de salir ahí fuera a competir. Pero tocaba atarse de nuevo las zapatillas, encordar cada raqueta y dejar los problemas fuera de la pista. Al menos había que intentarlo, aunque resultara imposible. Desde entonces, nueve derrotas en nueve partidos disputados. Haciendo un balance más sangriento, Nikoloz termina la temporada dentro de los 40 mejores del mundo habiendo sumado solo cuatro victorias este año pero acogido por la protección de los puntos durante dos años. En una situación normal, si hubiera tenido que apoyarse en los puntos logrados estos meses, estaría cien posiciones por debajo.

  • R64 Cincinnati (6-4, 6-1 vs. Felix Auger-Aliassime)
  • R128 US Open (6-1, 6-4, 6-4 vs. John Millman)
  • R16 Kitzbühel (7-5, 6-3 vs. Federico Delbonis)
  • R64 Roma (6-3, 6-1 vs. Lorenzo Sonego)
  • R32 Hamburgo (6-4, 6-3 vs. Roberto Bautista)
  • R128 Roland Garros (7-5, 6-4, 6-2 vs. Thiago Monteiro)
  • Qualy Viena (7-6, 6-2 vs. Norbert Gombos)
  • R64 París-Bercy (6-4, 6-2 vs. Jan-Lennard Struff)
  • R32 Sofía (6-1, 4-6, 7-6 vs. Marc-Andrea Huesler)

Así está la actualidad de Basilashvili, despidiendo la temporada con nueve derrotas consecutivas y perdiendo 20 de los últimos 21 sets que ha disputado. Un perfil que había acariciado el top15, que cuenta en su palmarés con tres títulos ATP 500 (Hamburgo 2018, Beijing 2018, Hamburgo 2019) y que, debido a un error en su vida privada, puede estar a un paso de decir adiós a todas sus aspiraciones profesionales. Sin ganar un partido desde la primera semana de marzo y a la espera de que un juez dictamine su futuro, no son estas las mejores cartas sobre la mesa, pero en ellas se encuentra escondido el futuro de Nikoloz. Este año, al menos, ya se terminó el calvario dentro de la pista.