Rafa Nadal ya encadena finales

El balear supera fácilmente a Kohlschreiber y disputará su novena final en el Conde de Godó. El partido soñado ante Nishikori se hace realidad.

La mejoría en el tenis de Rafael Nadal sigue revelándose como un efecto imparable partido tras partido. Philipp Kohlschreiber ha sido el último en descubrirlo después de caer derrotado en semifinales del Conde de Godó (6-3, 6-3) ante el jugador español, quien disputará mañana su novena final en la capital catalana. Su rival será Kei Nishikori, campeón de las dos últimas ediciones y primer top10 en su camino esta semana. No hubo sorpresas en el día de Sant Jordi, ni dentro ni fuera de las pistas.

Benoit Paire había hecho las maletas en la primera semifinal con apenas cinco juegos en su fondo. Pobre balance para una Pista Central a rebosar que esperaba hoy dos grandes duelos con dos billetes para la final en juego. No se iban a encontrar mucha más adversidad en la segunda cita de este sábado, pese a que todos sepamos la complejidad que tiene batir a un oponente como Kohlschreiber, mucho más si el asalto se da sobre polvo de ladrillo. Pero Rafa Nadal no quiso escuchar nada de esto y volvió a lucir la misma superioridad que ha venido mostrando desde que arrancara el torneo.

El alemán empezó guerrero, tirando muy fuerte y anotándose los dos primeros puntos del encuentro de manera fantástica. Hubo igualdad, hubo intercambios, choque de estilos… hasta que pasaron quince minutos. En seguida Rafa pisó el acelerador mientras conectaba con la arcilla y fue descosiendo hilo a hilo el tejido de su rival. Se habían enfrentado hasta en doce ocasiones y la victoria acudió en once de ellas a la sombra del balear, la estadística no mentía acerca de la poca peligrosidad que entrañaban las artes del germano para el actual número cinco del mundo.

Tranquilidad y constancia. Por el camino, algún que otro detalle para arrancar la ovación. El día había empezado sin sobresaltos y así se iba a terminar. Nadal amarró el break en el séptimo juego y luego fue avanzando sin dificultad hasta su objetivo. Una nueva victoria, la número 48 en la Ciudad Condal.

Nadal jugará mañana su novena final del Barcelona Open Banc Sabadell, registro que comparte con otros torneos como Roland Garros o las diez que alcanzó hace una semana en Montecarlo. En los dos últimos meses algo ha cambiado: de verse incapaz de levantar un título a encadenar dos finales consecutivas con nueve victorias ininterrumpidas. Buenos números para el que ya es el segundo mejor jugador de la temporada. Y eso que algunos ya le enterraban.

Comentarios recientes