Vintage: nacimiento y auge del torneo de Indian Wells

Sumérgete en la historia de este lujoso evento californiano que empezó siendo un torneo benéfico

Continuamos indagando en las historias que el tenis ha dejado a su paso desde su nacimiento en pleno siglo XVIII, y entre esos lustros que han ido transcurriendo mientras el tenis se hacía veterano y cada día más profesional, aparecen intrahistorias ocultas, aventuras desconocidas u orígenes a medio conocer que aprovechamos para rescatar, valorar y descubrir. Hoy, al cobijo de la ‘saga vintage’ de Punto de Break, nos detenemos en el nacimiento y auge de uno de los torneos top del calendario, de un torneo especial y diferente, de un torneo muy galardonado y con una de las dotaciones en premios más cuantio-escandalosas de toda la temporada, hablamos, cómo no, de Indian Wells.

Para hablar de historietas que ha vivido este torneo podríamos empezar por lo ocurrido el año pasado con el virus intestinal contagioso que afectó a jugadores y jugadoras, periodistas y aficionados, árbitros y recogepelotas; se podría seguir contando de dónde proviene la ingente cantidad de dinero que se invierte en este torneo y por qué es uno de los que más prize money tiene, o por qué en este torneo todos los tenistas tienen un coche por completo a su propia disposición o cuál es el origen de sus impresionantes instalaciones, sin olvidar lo que daría de sí el terremoto de hace apenas unas horas que ha acongojado a media élite mundial del tenis en California, pero nos vamos a centrar en el origen de este torneo. Por qué surge, cómo surge, y cómo ha crecido hasta convertirse en uno de los preferidos por los tenistas y en uno de los torneos ATP y WTA más exitosos.

El comienzo de las cosas más grandes siempre está en otras mucho más pequeñas; y cada vez que uno entra a investigar descubre que aquella estrella internacional resulta que empezó jugando en un garaje, que aquél espectacular entrenador antes era un humilde instructor de minitenis, que una carrera meteórica empezó perdiendo en futures o que tal árbitro referencia fue un profesional frustrado por una pronta lesión de rodilla. Así es también el comienzo del supertorneo de Indian Wells, uno de los que lucha por el honor de ser ‘quinto Grand Slam’. Un mísero evento para recaudar fondos, que después iban directos a las asociaciones e iglesias que se encargaban de ayudar a los más necesitados de la zona, que era Arizona. Hecho queda el juego de palabras.


Actuales instalaciones del Indian Wells Tennis Garden

Un origen así de humilde. Un torneo ATP con fines benéficos. Parece mentira que de esta forma fuera viendo el rostro actual que presenta el torneo, sin duda uno de los más pudientes. Todo ocurrió de forma rápida y en un escaso período de tiempo que transformó aquél humilde torneo en un serio aspirante a ‘Grand Slam’, objetivo que finalmente no alcanzó, llegó demasiado tarde para la ITF.

Tras dos ediciones de torneo benéfico en Tucson (Arizona), los ‘American Airlines Tennis Games’, nombre original, pasaron a disputarse en Palm Springs durante tres años, y otros dos más en Rancho Mirage, muy cerca. El torneo permanecía como un humilde evento en la costa oeste de Estados Unidos. Sin embargo, llamó poderosamente la atención de por aquel entonces un importante extenista (ex #11 de la ATP) puertoriqueño con multitud de negocios, miembro del consejo directivo de la ATP. Charles Manuel Pasarell Jr., más conocido como Charlie Pasarell, miembro desde hace apenas unos días del International Tennis Hall of Fame, hoy con 69 años y que fue presidente del torneo de Indian Wells hasta el 2011, es el protagonista de toda esta historia. Él, y nadie más, es el auténtico arquitecto y albañil de esta majestuosa obra conocida como Indian Wells, promocionada hoy como BNP Paribas Open.

Profesor y director de tenis del lujoso Hotel ‘La Quinta’, impregnado del postín de tal enclave, el boricua soñó con crear un gran torneo que tuviera como alma las facilidades. Facilidades a todos y en todo, a los aficionados y a los profesionales, empezando por los tenistas pero siguiendo también por la prensa, sin descuidar a los voluntarios y a tantos otros. Nadie quedaría fuera de la pompa que sería aquél torneo. Lo pensó, lo diseñó y él mismo se encargó de convencer al consejo de la ATP para que trasladara el torneo de Valle Coachella al mencionado hotel, así como de convencer a los propietarios del hotel para que invirtieran mucho dinero en aquél evento, construyéndose instalaciones mucho mayores de las existentes, empezando por la gran promesa de Pasarell: un estadio enorme para aquél momento y jurando y perjurando que el torneo, sí o sí, ‘seguiría creciendo’. Ambas premisas terminaron cumpliéndose.


Hotel 'La Quinta', hoy

7.500 espectadores entraban en aquél majestuoso ‘Stadium del Hotel La Quinta’, cercano a las instalaciones de Disney World. Fueron seis brillantes ediciones (1981-1986) en aquel encantador hotel que adoraban los tenistas. Allí fueron campeones Jimmy Connors, Yannick Noah o José Higueras, entre otros. El torneo, paso a paso, se estaba consagrando. A Pasarell siempre se le criticó como tenista porque aún a pesar de su gran toque, sus magníficos golpes (sólo comparables a los de Arthur Ashe, cuentan) y su enorme talento, nunca se preparó físicamente como debía y nunca fue lo suficientemente ágil como para aspirar a los Grand Slams. De nuevo, el toque y la calidad se imponía en su talento, de forma que dejaba a todos boquiabiertos, pero esta vez como director de torneo sí gozó de agilidad y potencia; en apenas seis ediciones el torneo se había transformado en referencia. Un torneo potente y un torneo con mucha muñeca, a la par. En su final de 1982 Noah arrebató el título a Ivan Lendl (6/4 2/6 7/5), poniendo fin a su racha de 44 victorias consecutivas, y con ello sellando una página que aún permanece en los anales de la historia del tenis. Fue el primero de los muchos hitos del tenis mundial que han tenido lugar en este torneo de marzo.

El torneo era fantástico, pero Pasarell quería aspirar a algo más: quería conseguir que lo catalogaran como ‘título major’, como ‘el quinto Grand Slam’. Comenzó entonces un plan “fácil de explicar y difícil de ejecutar” como contó el propio protagonista al periódico del torneo, consistente en: “construir la popularidad del evento desde y con los jugadores, aficionados, patrocinadores y medios de comunicación, todo a través de excelentes instalaciones, de una minuciosa atención al detalle, de garantizar una fuerte competencia entre los tenistas, logrando una proyección mediática al máximo nivel por todo el globo y emitir cuanto se pudiera vía televisiva para garantizar el alcance a todos los hogares posibles”.

Para dar ese paso adelante, dejó de contar con el apoyo de los directores de ‘La Quinta’, pero él no se resistió y desplazó el torneo allí donde las facilidades fueran aún mayores y las instalaciones aún más espectaculares. Así llegó el torneo a Indian Wells, en 1987, y desde entonces no se ha vuelto a mover, ni lo hará. Las instalaciones siguen creciendo y para el año próximo ya ha empezado la construcción de un nuevo estadio (8.000 asientos), 4 nuevas pistas de entrenamiento, 2 nuevos restaurantes, un nuevo y mejorado campamento para las televisiones y ampliación y extensión de muchos otros aspectos, como el parking, las avenidas, etcétera. Un camino hacia la excelencia que sigue su curso.


Instalaciones del Hyatt Regency Indian Wells Resort que acoge a los tenistas

En los ’80, para construir el nuevo gran estadio de tenis y poner las bases para, por todos los medios necesarios, seguir creciendo, Pasarell y su cercano amigo Raymond Moore crearon la sociedad PM Sports Management, en la que junto a otros inversores diseñaron, desarrollaron y operaron un complejo hotelero de lujo y tenis en las cercanías de Indian Wells. Pasarell Newsweek, fue el patrocinador principal y todos unidos consiguieron que Indian Wells se convirtiera en el hogar perfecto para uno de los mejores torneos del mundo. Sin que pareciera posible, cada temporada el torneo mejoraba.

En 1987 todo se estrenó en lo que son las actuales instalaciones (que, no obstante, han seguido adaptándose y perfeccionándose pero son esencia las mismas y en idéntico emplazamiento), con el estadio principal (capacidad para 10.000 espectadores entonces, algo más de 16.000 en la actualidad), hoy la segunda pista de tenis más grande del mundo. No obstante, para ser un grande del circuito le faltaba algo: las mujeres. En una senda ciertamente llena de obstáculos y con menos apoyo, poco a poco las existentes exhibiciones femeninas se fueron transformando en un torneo WTA oficial a disputar allí mismo pero en diferentes fechas. Por fin en 1996 todo el tren estaba en marcha, y el rendimiento al máximo. También las chicas, y de forma paralela, tenían cabida en aquel evento e incluso se promocionaba el dobles, era difícil imaginar un torneo con algo más, pues el cuadro se amplió hasta disputarse 4ª ronda antes de cuartos de final, como únicamente se hacía en los grandes. Necesariamente la competición se amplió a dos semanas, lo que terminó por conferirle un halo de Grand Slam que aún hoy mantiene, y que como ven no es una mera casualidad sino una búsqueda interesada por seguir el ejemplo de Wimbledon, Roland Garros, Open de Australia y US Open.

Un cambio en las participaciones, cayendo en manos de ilustres enamorados del tenis como George Mackin o Bob Miller (creadores de la revista Tennis), de la USTA, o de exprofesionales como Pete Sampras, Billie Jean King o Chris Evert, así como la colaboración con una entregada ciudad de Indian Wells y el famoso Club de Tenis Indian Wells Tennis Garden, han asegurado el éxito futuro de este torneo por muchos años más. Lo que no hizo más que confirmarse de nuevo con la firma en 2009 del nuevo patrocinio con la poderosa BNP Paribas.

Un torneo especial, un torneo bonito, un torneo competido, un torneo lujoso, un torneo detallista, un torneo, en definitiva, soñado. Y, aún no siendo Grand Slam, sueño cumplido, señor Pasarell. Como dijo Bill Dwyre, analista en Los Angeles Times, “estamos, señores, ante el Camelot del tenis. Difícil no dejarse seducir por el torneo perfecto, soñado por Charlie Pasarell en medio del desierto”.

por @Pep_Guti en @PuntoDBreak

Otros apasionantes capítulos de nuestra Saga Vintage:

Cuando Borg se convirtió en maestro | Rafael Plaza

Molla Bjurstedt: la tenista noruega que cambió la historia | Pedro Gutiérrez

Cuando Hingis y su sonrisa infantil conquistaron Melbourne | Pedro Gutiérrez

Santana capitán de Copa Davis | Rafael Plaza

Comentarios recientes