Exhibiciones y calendarios, enemigos declarados

Roger Federer aprovechará sus vacaciones para jugar varias exhibiciones en Sudamérica y llenar más sus arcas

Julio Muñoz | 29 Sep 2012 | 16.13
facebook twitter whatsapp Comentarios
En Puntodebreak encontrarás toda la actualidad y noticias de tenis, así como fotos de tenistas e información de los torneos ATP y WTA como los Grand Slam y Copa Davis.
En Puntodebreak encontrarás toda la actualidad y noticias de tenis, así como fotos de tenistas e información de los torneos ATP y WTA como los Grand Slam y Copa Davis.

Roger Federer se encuentra estos días promocionando la próxima gira que realizará en Brasil el próximo mes de diciembre, un periodo tradicionalmente de vacaciones para los tenistas y que en la actualidad es utilizado por muchas estrellas para disputar exhibiciones, lo que se contradice con las exigencias de un calendario repleto de torneos.

Durante mucho tiempo, los principales jugadores del mundo llevan vertiendo enormes críticas contra la ATP por entender de que no existe tiempo suficiente de recuperación entre el final de una temporada y el principio de otra. En ocasiones, ha habido años que no ha habido ni tan siquiera un mes de descanso para preparar el siguiente curso.

Sin embargo, en los últimos tiempos parece que los tenistas han conseguido salirse con la suya y han conseguido tener mes y medio de parón (este año la final de la Copa Davis acaba el 18 de noviembre y el 31 de diciembre empieza la campaña 2013). Un periodo de tiempo utilizado básicamente para dos cosas.

La primera, el descanso. Tras una larga temporada con más de 80 partidos en las piernas en algunos casos, el jugador se encuentra saturado y necesita desconectar, tomarse unas mini-vacaciones que le permitan variar la rutina diaria y recargar pilas para el nuevo año.

La segunda, para realizar una pequeña pretemporada. Para muchos tenistas, diciembre es el único mes del año donde los jugadores pueden entrenar y no competir. Un momento perfecto para perfeccionar golpes, nuevas tácticas y mejorar físicamente. Buena parte de la condición física del resto del año dependerá de como se haya trabajado en este intervalo.

En los últimos años las cosas parecen estar cambiando. El descanso y los entrenamientos empiezan a dejar paso a las exhibiciones y giras por el mundo. El ejemplo más claro lo tenemos en el número 1 del mundo, Roger Federer.

En las últimas horas, han salido imágenes del tenista suizo vestido con el equipaje de Brasil promocionando la exhibición en tierras brasileñas que realizará el próximo mes diciembre. Ese “Gillete Federer Tour” le llevará a jugar en Sao Paulo contra el local Thomaz Bellucci el día 6 y el francés Jo-Wilfried Tsonga el día 8.

Federer jugará el "Gillete Federer Tour"

La de Brasil será una de las tres paradas que Federer realizará en Sudamérica. Los días 12 y 13 serán testigos de la presencia del número 1 en tierras argentinas por primera vez. Lo hará para medirse al local Juan Martín del Potro dentro de la Copa Claro Nokia que se disputará en Tigre, localidad muy cercana al gran Buenos Aires.

Finalmente, el 15 de diciembre, el suizo disputará un nuevo partido, esta vez en Bogotá, contra Jo-Wilfried Tsonga, perteneciente en esta ocasión a la exhibición “Encuentro Bancolombia”. En total, cinco partidos y nueve días de viaje que a buen seguro no le dejaran preparar de la mejor forma el inicio de la temporada 2013.

Federer y Tsonga se medirán en Colombia

Sin embargo, en lugar de críticas por la sobrecarga de partidos y el poco descanso, Federer vierte elogios por estar por primera vez en estos países. El motivo, como pueden imaginar: económico. Federer cobrará unos dos millones de euros por cada país que visite, además de cubrirle los gastos del vuelo privado y de la estancia de él y de sus acompañantes.

Sin duda, un buen montante, que hacen hasta para un multimillonario pensarse en “quedarse sin vacaciones”.

No será el único, el serbio Novak Djokovic también hará las maletas para medirse al legendario Gustavo Kuerten en la inauguración de una pista en la favela Rocinha. Para “Nole” no es la primera vez que esté en Sudamérica, pues ya el año pasado disputó con Rafa Nadal una exhibición en marzo en Colombia, en la que los dos acabaron bailando salsa. Evidentemente, no lo hará por amor a Brasil, sino por cuestiones económicas.

El propio Nadal también es protagonista de este tipo de eventos normalmente. Este año, entre la finalización de Wimbledon y el inicio de los Juegos Olímpicos tenía previsto llenar el Santiago Bernabéu pero su lesión se lo impidió.

De hecho, en muchas ocasiones, ha sido fuertemente criticado por jugar este tipo de exhibiciones en lugar de hacer descansar sus rodillas. Pero, las miras empresariales en pos de obtener más beneficios le obligan a ello.

Uno de los ejemplos más claros lo representa la exhibición de principios de año de Abu Dhabi. Los jeques ponen el dinero y no hay más remedio que aceptar. Da igual que sea en Nochevieja o Año Nuevo, los petrodólares tiran mucho.

La excusa de necesitar rodaje a principio de temporada y las similitudes de la pista con la del Open de Australia justifican la presencia de los mejores allí. Pero casualidades de la vida, casi todos los buenos suelen coincidir en Abu Dhabi y no en Brisbane o Chennai.

Opinión

A pesar de lo que pueda parecer, todos estos tenistas están en su perfecto derecho de hacer estas giras, solamente faltaría eso. Uno vale lo que pagan por él, y si Federer recibe dos millones en cada país por ir, seguramente es que genera eso y más entre ingresos de televisión y de taquilla.

Además, sería una actitud ilógica que rechazara semejante cantidad de dinero por unas pachangas. Ahora bien, lo que queda en entredicho es si acortar la temporada es motivos físicos y de descanso, o bien por ganar más dinero con este tipo de eventos.

Porque a pesar de no jugar a la más alta intensidad, los compromisos publicitarios, los traslados y los viajes están ahí. Y eso es lo mismo en exhibiciones que en partidos oficiales.