Los tenistas gays

Se celebra en Madrid el Día del Orgullo Gay y en puntodebreak queremos aprovechar la ocasión para reconciliar el mundo del tenis con el de la homosexualidad. 

Se celebra en Madrid el Día del Orgullo Gay y en puntodebreak queremos aprovechar la ocasión para reconciliar el mundo del tenis con el de la homosexualidad. Tradicionalmente se da por sentado (o se daba hasta no hace mucho) que en el tenis, al contrario de lo que sucede en cualquier otro colectivo de profesionales, todas las mujeres son lesbianas y ninguno de los hombres es gay. Hay muy pocos tenistas que se reconozcan homosexuales -Martina Navratilova o Amélie Mauresmo son probablemente los casos más célebres- pero en el circuito masculino es casi imposible no hablar sino de rumores (que de esos sí hay muchos).

Francisco Rodríguez, que fue tenista profesional entre 2001 y 2006, es de los pocos que ha reconocido su homosexualidad, eso sí: una vez que ya se había retirado. el jugador de Paraguay es de los que defiende que sería muy difícil para un tenista gay (hombre) hacerlo público, porque no sólo podría perder sus contratratos comerciales sino que sufriría el rechazo de sus compañeros. Esta opinión es rebatida por otros profesionales como la propia Navratilova o Ivan Ljubicic que, en calidad de representante de los jugadores de la ATP, decía hace unos años que, hoy en día, se juega con deportistas de todas las razas y condiciones, y que el hecho de que un tenista reconociese que es gay, no supondría ninguna diferencia.

El debate sigue abierto en un deporte que sigue siendo algo conservador: las chicas llevan falda y los chicos, los pantalones. La homosexualidad en el tenis ha sufrido una evolución paralela a la del resto de la sociedad: primero rechazo absoluto, luego la aceptación pero sólo mientras no se descubra, y luego la medio normalidad. Os ofrecemos tres ejemplos de estas etapas con tres tenistas absolutamente extraordinarios.

Martina Navratilova

Martina Navratilova

Martina Navratilova, probablemente la mejor tenista de la historia, además de ser conocida por sus múltiples méritos en el mundo del tenis, también lo es por ser la primera tenista en admitir abiertamente que es lesbiana.

La ganadora de 18 Grand Slams, entre ellos nueve veces Wimbledon, hizo pública su homosexualidad en 1981. Años más tarde explicaba que eso le costó unos 10 millones de dólares por los contratos de patrocinadores que perdió. Pero también es cierto que, al final, le valió contratos nuevos, como el de la "Rainbow Card" de Visa.

Billie Jean King

Billie Jean King

Billie Jean King tiene muchos puntos en común con Martina Navratilova pero el hecho de hacer pública su sexualidad abiertamente, no es uno de ellos.

La ganadora de 12 Grand Slams se casó con su novio de toda la vida, Larry King, en 1965 pero a los pocos años de estar casada, empezó a interesarse por las mujeres. Al parecer, King mantuvo una relación con su secretaria, Marilyn Barnett, entre 1968 y 1981, aunque no se divorcia hasta el 87.

Su lesbianismo saltó a la luz porque Barnett, al cesar la relación en el 81, denunció a King para que le diera parte de sus bienes, al considerar que, pese a no estar casadas, habían estado juntas durante tanto tiempo que había bienes comunes. El mismo caso le sucedió a Martina Navratilova 10 años después con Judy Nelson. Ésta estaba casada y con hijos pero estuvo con Martina durante siete años; al final de su relación también exigió parte de la fortuna de Navratilova.

Billie Jean King llegó a tildar su relación con Barnett como un "error" y no reconoció su homosexualidad hasta 1998. Con el tiempo, se ha convertido en una persona muy implicada en la lucha por los derechos de los homosexuales e incluso ha recibido una medalla por esta labor de manos del presidente de EE. UU., Barak Obama. Hoy en día, a sus 67 años, vive con su actual pareja: Ilana Kloss, también ex-tenista profesional que llegó a ser nº 19 del mundo.

Bill 'Big Bil' Tilden

Bill Tilden

Bill Tilden (1893-1953) es un nombre algo olvidado en la historia del tenis pero sus números son incluso más impresionantes que los de maestros como Roger Federer, con quien se ha comparado por la elegancia que ambos mostraban sobre las pistas.

La carrera profesional de Tilden se extendió de 1912 a 1930. En estos años ganó 907 encuentros y perdió sólo 62, lo que le otorga un porcentaje de victoria del 93.6%. Además, ganó 10 Grand Slams, lo que le reportó cuantiosas cantidades de dinero. Sin embargo, murió practicamente solo y casi arruinado.

La homosexualidad de Tilden no puede decirse que fuera reconocida, más que nada porque en California, donde habitaba, ésta fue delito hasta 1976. Aún así, todo el mundo sabía de su inclinación sexual. Según testimonios de la época, nunca hizo proposiciones ni a compañeros ni a alumnos pero también se comenta que siempre iba acompañado de jóvenes recoge pelotas.

En 1946, Tilden es detenido por solicitar los servicios un joven prostituto. Acaba en la cárcel y cumple una condena de 7 meses y medio. Durante los cinco años y medio que tuvo que pasar en libertad condicional, se quedó practicamente sin ingresos y sobrevivía gracias a la ayuda de amigos que tenía en Hollywood, como Charles Chaplin.

Tres años más tarde, vuelve a ser detenido. Esta vez por ir acompañado en el coche por un menor, un chico al que había recogido haciendo auto-stop. Cumple 10 meses de cárcel pero el propio Tilden reconoce que podrían haber sido más si no hubiera tenido amigos influyentes.

La de Bill Tilden es la historia de la subida y la caída estrepitosa, e incluso bastante sórdida, de todo un ídolo. Menos mal que, aunque sea algo, los tiempos han cambiado.

Comentarios recientes