Khachanov, en medio de una polémica por la que reclaman su expulsión

La Federación de Tenis de Azerbaiján ha reclamado al Open de Australia que el ruso sea expulsado del torneo. ¿Por qué motivo? Lo explicamos en detalle.

Karen Khachanov. Fuente: Getty
Karen Khachanov. Fuente: Getty

Karen Khachanov está firmando uno de los mejores torneos de su carrera profesional. El ruso ya está en las semifinales del Open de Australia 2023, enlazando éxitos en Grand Slams tras arribar a la misma instancia en el último US Open. Es una demostración más de consistencia y regularidad de un tipo que no acapara demasiados focos, pero que rinde y de qué forma en las grandes plazas del circuito, demostrando una y otra vez ser un tipo muy difícil de desbordar desde el fondo de la pista. Su profesionalidad habla por sí sola, pero ni mucho menos es el único mensaje que quiere mandar el de Moscú. Concretamente, tras cada encuentro, Karen se dirige a la cámara y traza unas palabras de ánimo hacia una entidad que se encuentra en el ojo del huracán... y que ha generado una polémica por la que se pide su expulsión: Artsakh. ¿De qué se trata?

En primer lugar, esta historia necesita cierto contexto. Khachanov nació en territorio ruso, pero gran parte de sus raíces se encuentran en otro país: Armenia, un enclave localizado entre Europa y Asia que formó parte de la Unión Soviética, pero cuya mayoría de población profesa la fé cristiana, símbolo cultural y de unidad del país. "He dicho en muchas ocasiones que tengo raíces armenias. Por parte de mi padre, por parte de mi abuelo, incluso por parte de mi madre. Si soy honesto, soy mitad armenio", confesaba Karen tras su triunfo en cuartos de final. No son solo palabras, puesto que el ruso pasó sus últimas vacaciones visitando de arriba a abajo este país, en lugar de elegir destinos más glamurosos como las Maldivas, enormemente extendidos entre los jugadores del circuito.

Hasta aquí, todo bien. Muchos se preguntarán: ¿dónde está la polémica? Se encuentra en un territorio disputado desde hace muchísimos años, un enclave montañoso que ha pasado por varias manos y que hoy se vuelve a encontrar en el disparadero. Es la región del Nagorno Karabaj, un territorio que pertenece, de iure (es decir, reconocida por derecho), a Azerbaiján, pero formada mayoritariamente por población de Armenia y que fue reivindicado hace ya varios siglos, puesto que formó parte del Reino de Armenia en la antigüedad. Pero, claro, el nombre que los armenios dan a esta región, desde prácticamente su constitución, es el de Artsakh.

Y Artsakh ha vuelto a ser noticia en los últimos meses tras el bloqueo de Azerbaiyán al único corredor humanitario que existe entre Armenia y este territorio, provocando una nueva crisis diplomática y geopolítica en la que incluso países como Estados Unidos han pedido un levantamiento de la situación. Mientras Armenia pide soluciones para no dejar a su población desatendida, Azerbaiyán reclama que este bloqueo se trata de "acciones de protesta de activistas ecológicos que toman medidas contra la explotación ilegal de los recursos naturales". En mitad de todo esto se encuentra Khachanov, que lleva escribiendo mensajes de ánimo al pueblo de armenio de Artsakh tras cada victoria en Australia.

AZERBAIJÁN RECLAMA "MEDIDAS SEVERAS" CONTRA KAREN

Todo esto ha llegado a oídos de la Federación de Tenis de Azerbaiján, que inmediatamente se ha manifestado en contra de las acciones del ruso. "Escribir deseos de corazón en la cámara tras cada partido es algo habitual entre los tenistas, pero Khachanov ha abusado de ello, utilizándolos en sus sucios planes", señalaba un comunicado que exigía una respuesta muy dura por parte de la Federación Internacional de Tenis. ¿Hasta qué punto podría escalar el conflicto? Los azeríes piden la expulsión del ruso del torneo, algo que parece casi impensable llegados a estas alturas. Lo que se han encontrado, sin embargo, es la respuesta... de la Federación Rusa de Tenis.

Porque Rusia también juega un papel importante en este conflicto: son ellos quienes se encargan de asegurar la paz y de controlar este corredor humanitario desde el año 2020, en el que Azerbaiján recuperó gran parte del Nagorno Karabaj tras una sangrienta guerra que fulminó buena parte de la república independiente proarmenia que controlaba la zona. Ha sido Tamil Tarpischev, figura prácticamente hegemónica del tenis ruso, quien ha contestado sin tapujos a las peticiones azeríes: "Son auténticas tonterías. Todos buscan motivos para molestar a los tenistas rusos", explicaba el presidente de la Federación.

A falta de una resolución clara a este conflicto internacional, Khachanov continúa dando mensajes de apoyo a un pueblo que considera propio. "No quiero ir más allá de lo que ya he dicho, solamente quería mostrar apoyo y solidaridad a mi gente. No hay más", declaró en la última rueda de prensa. "Artsakh, resiste" y "¡No pierdas la fé y se fuerte, Artsakh!" fueron las dos inscripciones que Karen dejó en las lentes tras cada victoria. Sus victorias son ahora fuelle para una población muy castigada en los últimos tiempos, además de haberlo situado en mitad de una polémica de calado prácticamente internacional. ¿Repetirá mensajes en semifinales?

Comentarios recientes