“A Roger le hubiera gustado jugar hasta los 100 años”

Palabras de Ivan Ljubicic en una entrevista reciente, donde habla de su trabajo con Federer y analiza cuáles son los criterios para valorar el debate del GOAT.

Ivan Ljubicic en plena entrevista. Fuente: Getty
Ivan Ljubicic en plena entrevista. Fuente: Getty

“Un ser humano maravilloso, un genio, es la excelencia en todo lo que hace”. De esta manera ha definido Ivan Ljubicic a Roger Federer en su última entrevista en Tennis Majors. El croata, último entrenador en la carrera del suizo, lleva dando un carrusel en los medios de comunicación para analizar la retirada del genio de Basilea, sus últimos años dentro del circuito y, por supuesto, el tiempo en el que trabajaron juntos. Ivan fue quien le llevó a levantar el Open de Australia 2017, Wimbledon 2017 y Open de Australia 2018, aunque no solo de títulos se alimentó esta relación. Le escuchamos y disfrutamos.

¿Qué se le puede enseñar a Roger Federer?

“Ser entrenador a estos niveles no consiste en decir ‘tienes que pegarle de revés así’ o ‘haz esto’, como se hace con los juveniles. No, en ese nivel de élite se trata más de pasar tiempo juntos y cambiar la forma de pensar del jugador en algún momento. Muchas veces escuché en televisión decir a un comentarista: ‘Mira, el entrenador le ha cambiado esto’, después de pasar un mes juntos. No hay forma de saber en lo que están trabajando ahora mismo Goran y Novak, simplemente no puedes saberlo. Tal vez incluso ellos mismos tendrían problema para explicarlo, el secreto está en pasar tiempo juntos, entrenar, es algo natural. Un pequeño cambio puede cosechar recompensas exquisitas”.

Roger, un alumno excepcional

“Tienes la sensación de que absorbe todo lo que le dices, que siempre está abierto a probar cosas nuevas. Si le dijera que intentara el revés a dos manos, lo intentaría. Roger es consciente de que su carácter es fuerte y su carisma puede hacer que la gente se asombre con él, pero en cuanto al entrenador siempre quiere escuchar de verdad, escuchar qué es lo que piensas, no está interesado en que le digas lo que crees que le gustaría escuchar. En ese sentido, podemos decirle todo lo que pensamos, luego él ya procesa la información”.

Australia 2017, las claves de la final

“Creo que todo el mundo vio lo que pasó. Roger aceptó la necesidad d jugarle más a la derecha de Nadal, aplanando su revés, manteniéndose enfocado en la pelota, no en el oponente. En ese momento, su H2H con Rafa era muy negativo, había cicatrices allí, así que estas cosas significaron mucho. Él jugó con la convicción de que podía ganar, eso era lo más importante para mí como entrenador. Cuando vi a Roger en el quinto set, pese a ir 3-1 abajo, me quedé tranquilo porque estaba jugando de la manera correcta, la oportunidad iba a llegar. Fue un triunfo muy emotivo, no había ganado un Grand Slam en los últimos cuatro años y medio”.

El trago amargo de Wimbledon 2019

“Después de la rueda de prensa nos fuimos a casa y terminamos celebrando el haber llegado a esa final. Por supuesto, el ambiente tampoco era brillante, pero lo convertimos en un momento positivo. Llamamos a ciertas personas, tocaros algo de música, al final conseguimos girar la situación. No fue una tragedia de proporciones épicas, pero fue una pena porque jugó magníficamente, como entrenador estaba orgulloso de él. Seguimos adelante, al final resultó ser su última oportunidad para ganar un Grand Slam, pero no lo sabíamos en ese momento. Siempre creímos que tendríamos una más”.

Retirada ‘obligada’ del suizo

“Le he visto practicar y estaba bien, golpeando bien la pelota. Físicamente no puedo decirlo, aunque solo serán dobles, así que no importará demasiado. Estoy seguro de que habrá espectáculo, aunque no es lo ideal decir adiós de esta manera, aunque también es cierto que a Roger le gustaría jugar hasta los 100 años, así que esta era la única manera de dejarlo. ¡No hay forma de que se detenga por su cuenta! Era cuestión de tiempo que no pudiese continuar, hasta que el momento ha llegado. Estoy preparado para una velada emotiva”.

El debate del GOAT

“No sé cuáles deberían ser los criterios, pero no creo que haya una respuesta clara. ¿Qué significa ‘ser el más grande’? ¿El más exitoso es el más grande o va por otro lado? Roger, Novak y Rafa, los tres han hecho cosas que nunca se lograrán en el futuro, han llevado este deporta a una altura asombrosa, por lo que no hay razón para buscar la respuesta del GOAT. Creo que no se puede olvidar que fue votado como el favorito de los fans durante 19 años consecutivos, aunque está claro que los Grand Slams y las semanas de Nº1 cuentan mucho, esas son las más importantes. Cualquier de los tres puede ser el GOAT, lo que está claro es que sus logros son totalmente de enfermos”.

Comentarios recientes