Juncheng Shang deja el gesto de deportividad de la temporada

Hay momentos que merece la pena ver, muestras de deportividad que dejan al tenis en gran lugar. Juncheng Shang, una de las mayores promesas del tenis mundial, ha sido el encargado de tocarnos la fibra sensible con un acto que habla acerca de su madurez y su buena cabeza. El chino, entrenado por Marcelo Ríos, se fijó en que una de las recogepelotas del Challenger de Lexington parecía encontrarse mal. Después de darse cuenta que estaba a punto de desmayarse, Shang tiró la raqueta, la cargó en sus brazos e inmediatamente la llevó a un lugar con sombra para que fuese tratada como es debido, parando el partido y poniendo todo de su parte para que el incidente no pasara a mayores. El propio Shang se encargó de colocar hielo en la cabeza y dejarle su propia gorra a la espera de que llegase al médico y, por si fuera poco, terminó ganando su partido en el tercer set. Uno de los grandes gestos del año, sin lugar a dudas.

Comentarios recientes