Las cinco grandes rivalidades que podría dejar la temporada 2022

Ponemos la lupa en cinco duelos que podrían generar una enorme atracción hacia nuestro deporte en la próxima temporada, con protagonismo de jóvenes.

Djokovic y Medvedev, posible gran rivalidad en 2022. Fuente: Getty
Djokovic y Medvedev, posible gran rivalidad en 2022. Fuente: Getty

El tenis se nutre en gran parte de la emoción, intensidad y calidad de sus rivalidades. Börg vs McEnroe, Agassi vs Sampras, Federer vs Nadal vs Djokovic... los mejores nombres de la historia, cuando coinciden en tiempo y espacio, propician un aumento de la popularidad del deporte de la raqueta. Mimarlas, venderlas y crear expectación con ellas (siempre hasta cierto punto, claro está) es una de las labores que el mando tenístico tiene en la era "postBigThree", una tarea nada fácil de la cual se han empezado a ver brotes verdes a lo largo del año 2021. La temporada ATP ha dejado el nacimiento de grandes momentos en los duelos entre nombres como Daniil Medvedev, Stefanos Tsitsipas o Alexander Zverev, sin olvidar de aquellos que aún más jóvenes que ya avisan de lo que son capaz (Carlos Alcaraz, Jannik Sinner) y de los que desafían la edad para mantenerse en lo más alto (Novak Djokovic y, hasta la mitad del año, Rafael Nadal). Tras lo visto este año, pues, toca analizar cinco posibles grandes rivalidades que aumentarían la popularidad de este deporte, cinco enfrentamientos que, en algunos casos, ya tienen condimentos para dar grandes momentos a los aficionados.

NOVAK DJOKOVIC vs DANIIL MEDVEDEV

Número uno contra número dos del mundo. Los dos tipos que mantuvieron una pelea sin cuartel, casi hasta el último torneo del año, para acabar la temporada en la cima del ranking. Los únicos que se vieron las caras en hasta tres finales de los torneos de mayor nivel a lo largo de la temporada. A nivel táctico, además, ha resultado fascinante ver la evolución de su rivalidad a lo largo del 2021. Si en el Open de Australia Djokovic anuló por completo a un Daniil que venía en racha, el ruso dio un vuelco a la historia en la final del US Open, siendo protagonista de uno de los mayores focos de interés de la historia de este deporte por todo lo que había en juego. Nole se repuso de sus heridas y consiguió encontrar la pócima para contrarrestar al renovado Daniil, tirando del saque y volea con frecuencia en la final de Paris-Bercy. Es una rivalidad que, además, supone un contrapunto de generaciones: el líder de lo que fue la antigua Next Gen frente al miembro del Big Three capaz de perpetuarse durante más semanas en lo más alto. 2022 espera a la que, por nivel, sea probablemente la mejor rivalidad en una pista de tenis en la actualidad.

ALEXANDER ZVEREV vs STEFANOS TSITSIPAS

Si el Djokovic vs Medvedev destaca por el nivel de juego a alcanzar, por los cambios tácticos tras cada partido entre ambos, la rivalidad entre Zverev vs Tsitsipas no solo deja partidos emocionantes, capaces de decidirse en la muerte súbita del último set... también poseen ese componente de drama, casi de rivalidad, que siempre otorga un elemento más de tensión y picante a cada enfrentamiento. Son, además, los dos grandes aspirantes al trono que en estos momentos pelean serbio y ruso, y no parece que su relación sea tan cariñosa como la antes mencionada. Es imposible no recordar su duelo en Cincinnati, con un Zverev que inició la polémica de los toilet breaks y que se quejó formalmente de la posibilidad de que Stefanos recibiese coaching encubierto de su padre a través del móvil; tampoco, incluso, el cruce de declaraciones tras su segundo enfrentamiento, en Toronto 2018, en el que Alexander justificó su derrota tras afirmar que ninguno de los dos "había jugado bien". Con un alemán muy enchufado en 2021, su motivación aumenta, además, en caso de querer dar la vuelta al H2H actual (6-3 a favor del griego).

CARLOS ALCARAZ VS JANNIK SINNER

Es la rivalidad a desarrollar, la de los chicos del futuro que quieren dejar obsoleta a la generación que le precede. Con varias marcas de precocidad a sus espaldas, español e italiano ya se han ganado el beneplácito de gran parte de los seguidores del circuito, conscientes del potencial que ambos atesoran y del salto competitivo que pueden suponer dentro de la élite del mundo del tenis. Su primer partido a nivel ATP ya fue un indicador de lo que pueden dar en los próximos años: una velocidad de bola vertiginosa desde el fondo de la pista, capacidad de desbordar desde cualquier lugar de la cancha, y la sensación de que ambos aún pueden elevar diferentes aspectos de su juego a niveles aún mucho mayor. Si 2022 se convierte en la rampa de lanzamiento de lo que en un futuro puede ser la lucha por el número uno, créanme, el año que nos espera nos va a deparar grandes cosas.

RAFAEL NADAL VS STEFANOS TSITSIPAS

Quizás el final de temporada nuble nuestra percepción y sitúe a estos dos jugadores lejos de los candidatos a ganarlo absolutamente todo, pero lo cierto es que Nadal y Tsitsipas firmaron uno de los mejores partidos del año en el Conde de Godó. Por si fuese poco, durante un momento de la gira de tierra batida todos pensamos en el griego como el posible sucesor del manacorí en su reinado sobre la arcilla: es la superficie que le permite dar acomodo a sus golpes, en la que su derecha "pica" más y se escapa del rango de sus rivales, y Stefanos ya ha demostrado ser uno de esos nombres capaz de desplazar a Nadal cuando su tenis se encuentra en ese "Nirvana mental" que alcanzó en el pasado Open de Australia. Rey y príncipe de la arcilla, si dejan de lado las molestias físicas y buscan su pico de forma en su hábitat natural, podrían dirimir duelos de nivel excelso de cara a la próxima temporada.

NOVAK DJOKOVIC VS ALEXANDER ZVEREV

Cada partido entre serbio y germano se convierte en una batalla encarnizada desde el fondo de la pista, especialmente desde el lado del revés. Casi nadie es tan sólido y firme desde ese lado como estos dos jugadores, dos de los grandes protagonistas del 2021 que podrían verse las caras con muchísima frecuencia también 2022. La rebeldía de un Zverev que se acerca cada vez más a su versión más madura le ha dado grandes dividendos sobre la pista, venciendo al serbio en dos citas señaladas (Juegos Olímpicos y ATP Finals) aunque dejando un episodio de su rivalidad pendiente: los Grand Slams. Ahí, Nole sufrió (en Australia y Nueva York), pero siempre supo encontrar la forma de superar a su contrincante. Quizás un nuevo duelo en cualquiera de las grandes plazas podría dar rienda suelta a un desenlace algo más dramático, el único punto no tan destacable de una rivalidad que empieza a convertirse en un clásico del circuito.

Comentarios recientes