ATP 2021: ¿Quién fue el mejor entrenador del año?

Proponemos siete candidatos en el circuito masculino que han demostrado su valía en los banquillos, siendo parte integral en los éxitos o la evolución de los jugadores.

Juan Carlos Ferrero, entre los mejores entrenadores del año. Fuente: Getty
Juan Carlos Ferrero, entre los mejores entrenadores del año. Fuente: Getty

Se acaba la temporada 2021 de tenis. En este año nos hemos reencontrado con los estadios llenos, con un calendario más parecido a la normalidad. Hemos dejado atrás, aunque tampoco completamente, las cuarentenas, los aislamientos, y en menor medida, los tests PCRs y las burbujas. Ha sido una temporada en la que algunos jugadores han brillado y otros, quizás, se hayan estancado. De todos modos, el crecimiento de un jugador no llega solo: las personas que están a su alrededor juegan un papel fundamental, entre ellos sus propios entrenadores, aquellos que guían desde el banquillo todos sus pasos. Así pues, como parte de nuestro repaso de la temporada, lanzamos siete nombres que han jugado un papel clave en la progresión o los éxitos de su pupilo, con el objetivo, cómo no, de construir un debate y de que seáis vosotros, también, quienes dictéis sentencia.

GILLES CERVARA

Daniil Medvedev se ha establecido esta temporada como el segundo mejor jugador del mundo sin ningún género de dudas. Ya sabía lo que era ganar a los mejores, pero este 2021 consiguió romper el hielo donde más importa: en las grandes plazas. Su éxito en el US Open le encumbró como el único exmiembro de la NextGen campeón de Grand Slam, y vino, por si fuese poco, ante el número uno del mundo. Su estatus y su jerarquía han pasado a otra dimensión a lo largo de esta temporada... y nada de ello se explica sin su particular "Sanchopanza", un francés de aspecto introvertido que ha realizado una labor encomiable. Su trabajo táctico y de análisis prepartido está fuera de toda duda, y su modificación en el planteamiento de juego antes de encarar la final en Flushing Meadows fue un motivo capital para triunfar. Si alguien pensaba que lo del año pasado había sido casualidad, Cervara y su pupilo han dejado claro que hay Daniil para rato.

RICCARDO PIATTI

Más allá de alguna que otra derrota en Grand Slams (el gran objetivo de cara al año que viene), Jannik Sinner ha roto el cascarón esta temporada: defendió su primer título con éxito, debutó en las ATP Finals, alcanzó una final de Masters 1000 y se coló entre los 10 mejores del año. Logros de entidad para un tipo que, como quien dice, acaba de empezar a escribir su historia. Y esa historia no se entiende sin la presencia de Piatti a su lado, un entrenador que tiene grabado a fuego su sitio en el olimpo de los técnicos. Sabíamos de su trabajo con otros grandes jugadores: Djokovic, Ljubicic, Gasquet, Raonic... pero, en el caso del transalpino, Riccardo ha sabido llevar su carrera con maestría desde el primer momento, siendo parte integral de sus éxitos e inculcándole una ética de trabajo y esfuerzo que le ha hecho estar donde está hoy día.

JUAN CARLOS FERRERO

Si la evolución de Sinner ha dejado boquiabierto a más de uno, la temporada de Carlos Alcaraz ha hecho que muchos aficionados se lleven las manos a la cabeza. Igualando y batiendo récors de precocidad a diestro y siniestro, el murciano apenas necesitó de la primera mitad de temporada para establecerse en el circuito ATP: la segunda fue toda una declaración de intenciones de cara al futuro. A sus 18 años, las miradas de medio mundo ya están puestas en alguien con unas condiciones innatas... pero esas condiciones son cinceladas por un tipo que sabe de los desafíos y los obstáculos de este deporte. Si Alcaraz mantiene los pies en la tierra y muestra tantísima madurez para la edad que tiene es, en gran parte, gracias a un Juanki que no solo es su entrenador, sino también su mentor, su guía, un manual de instrucciones andante para alguien a quien los focos le han llegado de manera temprana. Un binomio destinado al éxito que ha aterrizado de pie en el circuito profesional.

CRAIG BOYNTON

Jim Courier, John Isner, Mardy Fish. Todos ellos pasaron por las manos de Craig Boynton, un nombre no tan conocido para el público general que ha moldeado a una de las sorpresas más gratas del año: Hubert Hurkacz. Con el polaco instalado en Estados Unidos, la presencia de Boynton en las sesiones de entrenamiento y en los bloques de pretemporada es habitual: no es un factor baladí, puesto que Hubert ha demostrado que el parón continuado del circuito y los cambios de calendario le han servido para hacerse aún más fuerte.También es un factor importante a la hora de explicar el éxito del polaco en América, si bien ya ha demostrado este año que sabe dar el callo en otros lugares: semifinales en Wimbledon o en Paris-Bercy, debut en las ATP Finals y billete garantizado en el top-10. Una evolución gigantesca que no se entiende sin Craig al lado.

WAYNE FERREIRA

Muchos se acordarán del sudafricano como una cara conocida del circuito en la década de los 90 e inicios de los 2000. Medallista olímpico y campeón en dos Masters Series, Wayne firmó una magnífica carrera que ahora trata de trasladar a los banquillos. Su última aventura no se da junto a un tipo, precisamente, fácil de entrenar: es más, se trata probablemente de uno de los jugadores más impredecibles y anárquicos del circuito. Su relación, de hecho, ha estado marcada por ciertos altibajos... pero parece que el esfuerzo y el trabajo dan sus frutos, y la tremenda mejora en el juego de Frances Tiafoe se debe en gran parte a la presencia del sudafricano en su box. Su tramo final de temporada, que le ha permitido volver al top-40 y alcanzar una final (Viena, dejando un torneo memorable) y otra semifinal (Estocolmo) demuestra una clara evolución en cuanto a patrones de juego y sacar ventajas de sus mejores golpes de manera consistente. Es tremendamente difícil domar a Frances, y Ferreira parece haberlo conseguido tras mucho tiempo. Una inclusión merecida.

FACUNDO LUGONES

El caso de Facundo es un premio a la perseverancia y a la lealtad. El argentino conoció a Cameron Norrie cuando ambos militaban en la Texas Christian University, con un sueño en común, el de formar parte del circuito profesional después de su paso por el college. Sin embargo, el británico decidió proponer a su buen amigo un camino diferente: el de acompañarle y guiarle en su camino hacia el profesionalismo. Lugones aceptó, y años después empieza a recoger los réditos de un trabajo de obrero. El tenis de Norrie ha explotado durante una temporada espectacular, una demostración de consistencia, capacidad de trabajo y constancia que ha tenido en Facundo el contrapunto ideal. Cuando llegas a las mejores vistas tras un arduo camino junto a un amigo, los triunfos saben mejor; si no, que se lo digan a Cam, rebautizado cariñosamente como "pollo" por Lugones.

SEBASTIÁN GUTIÉRREZ

Doble presencia argentina en esta lista, y no es para menos. Dentro de la generación de joyas albicelestes que se avecinan, uno de los jugadores que más ruido ha hecho se trata de Sebastián Báez, que ha roto la puerta del top-100 a base de martillazos (no recibió ni una sola invitación a ningún evento este año), con 6 títulos en el circuito Challenger y unas meritorias semifinales en el torneo de la Next Gen. Junto a él, su escudero, un Gutiérrez con el que guarda un vínculo emocional enorme, con quien ha compartido desplazamientos a medio mundo y que disfruta de los éxitos de su pupilo como si fuese él quien pega cada derecha en pista. "Gracias a él pude llegar a donde estoy hoy", afirma Báez de un tipo tan involucrado en su trabajo hasta el punto de declarar que, para él, "Seba lo es todo". Una relación emocional que obtuvo, con su billete hacia el Open de Australia, la recompensa a tantos años de trabajo.

Comentarios recientes