¿Cuáles fueron las claves del triunfo de Carlos Alcaraz sobre Tsitsipas?

Desvelamos los aspectos tácticos y momentos cumbre que decantaron la balanza a favor del español en el memorable duelo del US Open 2021.

Claves victoria Carlos Alcaraz Tsitsipas en US Open 2021. Foto: gettyimages
Claves victoria Carlos Alcaraz Tsitsipas en US Open 2021. Foto: gettyimages

El maremágnum de emociones que se vivió en la pista Arthur Ashe con el impresionante duelo del US Open 2021 entre Carlos Alcaraz y Stefanos Tsitsipas merece ser desgranado de forma exhaustiva con el fin de tratar de entender cómo un chico de 18 años pudo eclosionar de tal forma y someter a uno de los mejores del mundo. Si bien es cierto que las expectativas eran grandes, nadie podía esperar un partido y un desenlace como el que se produjo y al que se llegó después de situaciones límites salvadas con una madurez impropia de una joven promesa, por parte de Alcaraz, y con una inteligencia táctica y argumentos tenísticos capaces de desarbolar a cualquiera y a vaticinar que el futuro de este deporte está en sus manos.

  • Claves tácticas de la victoria de Carlos Alcaraz sobre Stefanos Tsitsipas en US Open 2021

1. Inteligencia del español en el empleo del saque

Si hay un aspecto del juego en el que el joven murciano debe seguir mejorando para optar a la gloria es el servicio, pero la manera en que lo empleó en este encuentro da a entender que está en el buen camino. Quizá no sea un hombre con capacidad para conectar saques directos de manera recurrente, pero mantuvo durante todo el encuentro un alto porcentaje de primeros servicios, cambiando direcciones, efectos y velocidades, lo cual le permitía golpear casi siempre su primer tiro con el drive y empezar a dictar él los derroteros del punto. Metió un 64% de primeros servicios y ganó el 60%, aunque quizá lo más determinante fue que el segundo servicio no fue un rémora para él, ya que ganó el 60% de los puntos jugados con este golpe.

2. Profundidad en sus tiros y buen balance entre ganadores y errores no forzados

Con una vocación claramente ofensiva, es habitual ver a Carlos entrar en dinámicas negativas en algunos momentos de sus duelos en los que no controla la derecha y comete excesivos errores. No fue el caso ante un Tsitsipas que vio cómo su rival era capaz de acelerar muchísimo la bola y desbordarle, pero sin asumir excesivos riesgos. Siempre tuvo margen en sus tiros, encontrando la paciencia necesaria para ir madurando el punto, metiéndose en pista y jugándose el tiro al todo o nada en una posición ventajosa. Así lo atestigua el hecho de que terminara el partido con 61 winners y 48 errores no forzados.

3. Excelso rendimiento con su revés

Ha ido de menos a más en su carrera con este golpe, pero lo visto ayer fue un estatus superior, una demostración de que Carlos puede ser un jugador sin agujeros en su tenis. No solo no perdía la iniciativa ni cometía errores con su revés, sino que fue capaz de salir vencedor en los duelos de revés a revés con un Tsitsipas incapaz de dominar la potencia con la que contrarrestaba el español sus ataques, abriendo ángulo con tiros planos y veloces. Fruto de ello fue que terminara con 18 golpes ganadores con este golpe, muchos de ellos en una transición contundente de la defensa al ataque en la que encontraba reveses paralelos que desarbolaban la construcción ofensiva del punto por parte de Stefanos.

4. Clarividencia táctica con el juego a media pista y la variación de la dejada

Cuando tienes enfrente a un chico capaz de conectar golpes ganadores una y otra vez con su derecha, tiendes a retrasar tu posición con el fin de tener más tiempo para la defensa. Es ahí donde surge uno de los recursos mágicos de Alcaraz, que empleó de manera magistral una vez más: la dejada. Su capacidad para esconder este golpe hasta el final y el toque sutil de su prodigiosa muñeca para ejecutarlo fueron determinantes en tramos del encuentro en los que el griego estaba muy amarrado a la pista y devolvía todo desde el fondo. Además, el español subió a la red con recurrencia cada vez que obligaba al griego a cortar de revés y ganó 19 de los 31 puntos en los que subió a volear.

  • Momentos clave en la victoria de Carlos Alcaraz sobre Stefanos Tsitsipas en US Open 2021

1. Octavo juego del primer set

La efervescencia inicial de Alcaraz con cuatro juegos para el recuerdo, fue neutralizada por un Tsitsipas consistente, que aprovechó para recortar uno de los dos breaks de desventaja. Se relamía ya con la opción de equilibrar el marcador, pero Carlos recuperó la calma, sacó bien e hizo un juego absolutamente brillante para frenar la tendencia de remontada del heleno y demostrarle que lo suyo no era solo un destello, sino que el partido iba a ser duro. El golpe moral fue tan duro para Tsitsipas que perdería los cuatro siguientes juegos.

2. La remontada épica del tercer parcial

Carlos había dominado en la segunda manga por 3-0 y dispuso de la oportunidad de recuperar terreno luego, cuando iba 4-5 abajo, al disponer de un 0-40 con saque de Stefanos para cerrar. Parecía acusar el golpe moral de esas situaciones en un tercer parcial en el que perdió frescura y se vio con 5-2 40-15 abajo. Se daba por hecho el triunfo de Stefanos en esa manga, pero el español creyó en sus posibilidades, soltó el brazo y fue ganando terreno poco a poco, hasta encadenar un parcial de cuatro juegos a uno, y hacer un tiebreak simplemente perfecto. Fue lo que levantó a la grada y puso de manifiesto el carácter ganador del español, además de generar muchas dudas en Tsitsipas.

3. Compases iniciales de la quinta manga

Barrido de la pista en el cuarto set, con evidentes signos de fatiga física y mental, e incluso atendido por el fisio debido a unas molestias musculares, el español tuvo la capacidad para cambiar el rumbo del encuentro en un quinto parcial que parecía estar predestinado a que lo ganara Stefanos. Eludir la presión al resto del griego en los primeros juegos fue determinante para hacerle creer en sus opciones, llegando a salvar una pelota de break. La confianza de Carlos creció como la espuma y retornó a ese estado de ataraxia con el que su juego alcanza niveles de eficacia insólitos.

4. Gestión emocional de un tiebreak de infarto

Asumió la iniciativa en la muerte súbita y no esperó nunca el error del rival, sino que se fue a por el partido a tumba abierta. Situarse con una ventaja de 6-3 y dos saques parecía dejar las cosas bastante claras, pero un buen resto del griego y un globo con el que se paró el tiempo y que se le fue un dedo, le impidieron cerrar el partido en esa instancia. Lejos de pecar la novatada y ser presa de los nervios por la oportunidad perdida, jugó un punto imperial al resto y terminó rubricando una victoria épica.

Comentarios recientes