Padres e hijos campeones ATP, un legado familiar

Luego del título de Sebastian Korda en Parma, repasamos los otros casos en los que se continuó con la tradición entre descendientes.

Petr y Sebastian Korda. Foto: ATP
Petr y Sebastian Korda. Foto: ATP

Hay un legado familiar que suele recorrer de generación en generación más allá de la actividad en sí: los padres les transmiten a los hijos sus gustos, intereses y demás. Y si en ese lote se encuentra su empleo, esa situación deriva en varias ocasiones en llevarlos al trabajo mientras crecen para que vean la manera en la que se desarrolla la función. En efecto, el tenis no está aislado de esta tradición. De hecho, muchos recogen el guante y se meten a un camino directo a intentar complementar el mismo sueño. Tanto es así que varios consiguen ser profesionales y hasta mantienen el legado que queda sobre el aire. Y en Punto de Break decidimos recopilar los tres casos de títulos conseguidos por dos miembros de una cadena familiar consecutiva en el orden de descendencia. Claro, la consagración de Sebastian Korda como campeón del ATP 250 de Parma tras derrotar a Marco Cecchinato por 6-2 y 6-4 sirvió como puntapié fundamental para desarrollar esta idea.

LOS TRES CASOS DE PADRE E HIJO QUE ALZARON UN TROFEO ATP

Los primeros en anotarse en la historia fueron los indios Krishnan. Ramanathan y Ramesh comenzaron con esta vida de éxitos al hilo. En ese sentido, Ramanathan, dos veces semifinalista en Wimbledon y varias veces finalista de la Copa Davis, se impuso en la definición del ATP de Toronto en 1968. Su hijo comenzó su lista de triunfos que valían para llenar las vitrinas 13 años más tarde, cuando se quedó con el ATP de Manila. Además, ganó otros siete certámenes en el máximo nivel.

Por otro lado, se encuentran los Dent. Phil y Taylor da la casualidad que lo hicieron, pero con nacionalidades diferentes. Es que Phil, australiano, sumó el primero de sus tres títulos en 1971 en Sydney. Todos fueron sobre pistas de hierba. Asimismo, Taylor, estadounidense que llegó a ubicarse en el puesto 21 del ranking, se quedó con la corona en cuatro eventos entre 2002 y 2003 (Newport, Memphis, Bangkok y Moscú).

Finalmente, está el caso de los Korda. Petr, ex N°2 del mundo, llegó a la decena de títulos y se destaca el Abierto de Australia en 1998. Aún más, dio la casualidad que fue su última conquista como profesional en singles. Y su hijo Sebastian firmó una nueva página en un libro al triunfar en Parma.

Comentarios recientes