Las claves de la victoria de Rafa Nadal ante Del Potro en semis del US Open 2017

En una de las mejores actuaciones suyas de la temporada, Rafa sacó de la pista a Juan Martín del Potro y se metió en la final del US Open.

Empezó Rafael Nadal a merced de un Juan Martín del Potro matador con su derecha. El revés del argentino iba funcionando a las mil maravillas y el español no encontraba la forma de hacerle daño a Delpo. Desde el segundo set, Rafa se transformó. Analizamos las claves de la victoria del español en uno de sus mejores partidos de la temporada.

Saber leer lo que pedía el partido - Nadal inició con una táctica, jugándole mucho al revés de un Del Potro que se sentía muy cómodo tirando este golpe y se sentía superior, muy bien situado en esa zona de la pista. En cuanto empezó el segundo set, Rafa cambió y empezó a mover al argentino, le varió alturas y velocidades y le sacó por completo del partido sin un plan B con el que contraatacar a un Rafa desbocado. Pocos leen los encuentros como el español.

Confianza brutal - El tenis de Nadal en el segundo set y comienzo del tercero es probablemente el mejor del año para él y uno de los mejores de su carrera. Sentía la bola en cada golpe que hacía y la ponía donde quería. El Atlántico está sufriendo los estragos de un Huracán pero la Arthur Ashe vio a otro de nombre Rafa y que se llevó por delante todo lo que escupió desde su raqueta.

Frenar la derecha de Del Potro - Juan Martín ha ido bombardeando rivales a lo largo de las rondas anteriores y hoy lo intentó de igual forma con un Nadal que poco a poco fue encontrando la forma de devolver los cañonazos que le iban llegando desde el otro lado de la red. Delpo se tenía que jugar en muchas ocasiones una pelota más y eso le hacía provocar más errores de la cuenta.

Juego perfecto de pista dura - ¿Cómo que Nadal sólo era tenista de tierra batida? Los tres últimos sets de Rafa hoy han sido una clase maestra de cómo jugar sobre una pista como la del US Open. Agresivo desde el fondo, buscando líneas, moviendo al rival, firme al saque y potente desde los cruzados, encontrando ángulos. Silenció a Del Potro y a los aficionados que tanto ruido hicieron hasta el partido de hoy.

Comentarios recientes