Federer se cruza con Del Potro

El suizo Roger Federer da cuenta del alemán Kohlschreiber en tres mangas para verse con el argentino Del Potro en cuartos de final

Roger Federer sigue invicto en Grand Slams en 2017 después de vencer con relativa comodidad al alemán Phillipp Kohlschreiber, en tres mangas, 6-4 6-2 y 7-5. Poco tiempo después de que Del Potro remontará en un partido épico a Dominic Thiem, el suizo cerró en la Arthur Ashe un partido transcurrido por los cauces más previsibles y por los que casi siempre ha discurrido el cara a cara entre helvético y germano.

A excepción de un primer set algo serio, sin lugar para el brillo o la imaginación por parte de ninguno, el choque evidenció que Federer puede ir forzando la máquina, quizás no tanto como a principios de temporada, pero sí más que a principios del torneo. El número 3 del mundo dejó muestras de que quiere y puede ir detrás de la pelota, cubrir la pista y gastar energías en concentrarse a la vez que se mueve para ser sólido, probar cosas, invertirse para generar velocidad y defenderse de los ataques del rival.

Se decía que el arranque fue serio porque lo descrito en el anterior párrafo fue más cosa del segundo. Antes de eso, Kohlschreiber y Federer tiraban de servicio hasta que el set se fue acercando a marcadores más definitivos. Con 4-4, en un juego siempre crucial, Roger tiró de jerarquía y comenzó a construir una victoria que Kohlschreiber siempre ha visto lejana una vez se adelanta el suizo en el marcador.

Más tarde el partido se abre irremediablememnte hacia dominios suizos. Mejor de revés, flexionando y restando con continuidad, Federer camina firme hasta la consecución del segundo, con Phillipp disminuyendo en porcentajes con el servicio y muy inferior cuando Roger sube a la red. EN ese momento, con 6-4 y 6-2, el de Basilea pide un medical time out fuera de la pista, en lo que parece una parada para atender una posible dolencia en la cadera que no parece tampoco tener mayor importancia.

El tercer set, muy igualado de principio a fin, contiene un desenlace muy visto en los partidos entre ambos, con Kohslchreiber terminando por ceder lo que Roger ya había producido con anterioridad. Con sonrisas para la grada, Roger avanza a los cuartos para citarse con el siempre temible Juan Martín del Potro, rememorando la extraordinaria final de 2009.

Comentarios recientes