Gilles Muller rompe a llorar en la entrega de trofeos

Gilles Muller no pudo contener las lágrimas en el día más feliz de su carrera como tenista. Después de vencer a Dan Evans en dos sets y capturar en Sidney su primer título ATP con 33 años, el luxemburgués mostró su lado más sensible en la entrega de premios cuando comenzó a dar las gracias a su entrenador y a su familia. Un gesto que le coloca, además de como gran jugador, también como gran padre.


Comentarios recientes