“Cuando uno de tus estudiantes se convierte en número 1, te llena de orgullo”

Emilio Sánchez-Vicario recuerda el paso de un joven y adolescente Andy Murray por su academia y destaca la gran fortaleza mental que ya poseía entonces.

Realmente emotivas las palabras que ha tenido el gran ex tenista español Emilio Sánchez-Vicario hacia Andy Murray, el nuevo número 1 del tenis mundial. El escocés, como es bien sabido, pasó varios años de su vida trabajando en Barcelona en la academia Sánchez-Casal, donde pulió muchos aspectos de su juego y su físico con el objetivo de dar el salto al profesionalismo. Ahora, Emilio rememora en el portal linkedin.com esa etapa de la carrera del británico, una época que fue sin duda clave en su devenir y su llegada a lo más alto del tenis.

A Emilio Sánchez-Vicario nunca se le olvidó algo que le dijo un adolescente Andy Murray cuando lo conoció por primera vez en persona hace ya más de una década en su academia en Barcelona. “Quiero llegar a ser lo mejor que soy capaz de ser”, le dijo. Emilio sabía del potencial de Andy Murray, un chico muy prometedor que estaba despuntando pero que quería dar un salto más de calidad en su preparación para ser algún día profesional. Emilio relata cómo fueron esas primeras impresiones que tuvo del escocés.

“Ahí estaba él, muy delgadito, con las rodillas ligeramente dobladas hacia dentro, los hombros caídos y con los ojos mirando al suelo”, recuerda Emilio, que se puso a pelotear con él para conocerle mejor tenísticamente. “Cuando empezamos a jugar, sus dudas fueron desapareciendo y su confianza creció. Tenía una innata habilidad para sacar sus mejores golpes en las situaciones más difíciles. Ese espíritu de supervivencia fue lo que realmente me impresionó”, reconoce ahora el técnico español.

Sánchez-Vicario cuenta lo importante que fue para Andy Murray su paso por la Academia, ya que en ella le ayudaron a fortalecer aquellos puntos débiles que podían alejarle de su sueño de convertirse en profesional. “Su fuerza mental era muy poderosa para su edad. Por lo tanto nos centramos en el aspecto táctico y técnico del juego para preparar su tenis de cara al profesionalismo. Además, tuvimos que desarrollar su parte física, la cual podría decirse que era su aspecto más débil”, recuerda Emilio que se muestra muy orgulloso de saber que para el propio Andy, esa etapa fue un punto de inflexión capital en su formación como tenista.

“Puedo asegurar que esa etapa en la academia Sánchez-Casal le marcó como un joven atleta. Se convirtió en un hombre durante aquellos años mientras desarrollaba los pilares fundamentales de su tenis. Estamos muy agradecidos de que él siga describiendo su tiempo con nosotros como clave para su desarrollo, lo cual es un reflejo de nuestro trabajo”, cuenta. El propio Andy Murray habla su experiencia en la academia en un vídeo que Emilio Sánchez-Vicario ha colgado en You Tube. En él, el de Dunblane destaca ese trabajo importante que realizaron con él, ajustándose a unas rutinas y labrando en definitiva el brillante y metódico tenista que es hoy en día.

Emilio por otro lado, destaca el duro camino que ha tenido que llevar Andy a pesar de su gran preparación en la academia, para llegar a la cumbre del tenis mundial. “Cuando alcanzó el número 4 del mundo, tenía un muro delante suya muy difícil de traspasar. Nadal y Federer ganaban todo y era imposible acercarse. Cuando empezó a darse cuenta de que tenía la habilidad para llegar a la cima, Djokovic surgió y reseteó el nivel de dificultad”, escribe en su post Emilio Sánchez-Vicario, que valora muy positivamente la vuelta a Lendl por parte de Murray y su ambición en el tramo final del año a pesar de la carga de partidos. “Él creyó en ello, lo visualizó, y después de algún descanso vino Asia y los grandes torneos indoor con los cuatro títulos y la posición número del mundo”.

“Casi cada año parecía que contrataba un entrenador nuevo, desde Petchey, Gilbert, Corretja, Valverdú a Lendl, el que ha aportado el gran salto”, cree Emilio. “Quiero subrayar esta colaboración porque el Andy que hemos visto en esta segunda mitad de 2016 es de largo el mejor Andy que hemos visto nunca”, considera su antiguo entrenador en Barcelona. “Pienso que todos sus entrenadores han contribuido y él ha sido muy inteligente a la hora de encontrar acomodo a cada uno. Analizando cada uno de los cambios, Andy es un ejemplo de cómo trabajar en su mente para seguir progresando”.

Para Sánchez-Vicario, que ha vivido durante su carrera en una familia dedicada por entero al tenis con dos hermanos tenistas, la relación de Murray para con este deporte y el entorno concreto que ha tenido, es algo primordial y que explica bien la dedicación y el éxito del tenista de Dunblane. “Su vida personal le ha ayudado mucho. Su madre es entrenadora y ex jugadora y siempre ha estado detrás de él aportando equilibrio. Su hermano comparte profesión con él y es parte de la mejor pareja de dobles del mundo. Su esposa también jugó y es hija de un renombrado entrenador del circuito femenino. Andy Murray es tenis. Respira tenis, ama el tenis y es un gran embajador de nuestro deporte. Todo su equipo comparte los mismos objetivos que él”, subraya.

Por último, avisa de que su antiguo alumno está más que capacitado para retener por largo tiempo la corona de la que ahora es dueño, si bien la competencia volverá a ser fuerte o se rejuvenecerá. “Ha conseguido su recompensa a una edad tardía, 29. Podría incluso perder el número 1 la siguiente semana dependiendo de los resultados. Pero si Andy conserva la forma que acostumbrando a tener últimamente, el peso será para sus oponentes, que tendrán que luchar por evitar que siga siendo número uno más tiempo”, cuenta. “Puede que emerja una nueva rivalidad con Nishikori o alguna joven promesa. El año 2017 va a ser interesante”, remarca Emilio.

Comentarios recientes