Estados Unidos amenaza el imperio español

Emilio Sánchez Vicario explica en un reciente artículo los motivos del por qué Estados Unidos desplazará a España próximamente como mayor potencial mundial.

España amaneció este pasado lunes con 11 jugadores dentro de los cien primeros del mundo, un dato que ya no asusta, cifras a las que estamos acostumbrados. Por otra parte, Estados Unidos lo hace con seis soldados, ninguno de ellos ocupando las primeras posiciones de salida. Es el mundo al revés para los que hayan seguido este deporte en los últimos 50 años. Una potencia que tocó su techo de la mano de Rafa Nadal como estandarte y otra que reinó siempre en el pasado pero que hoy sufre sus horas más bajas. Emilio Sánchez Vicario, leyenda de nuestro tenis en los años 80 y 90, ejerce hoy como director de su propia Academia en Florida y ha querido destripar estos un poco más allá. Estos son los resultados.

“El pasado enero preparé un gráfico para mi Instituto Internacional de Coaches (ICI por sus siglas en inglés) comparando el tenis americano con el tenis español. En los pasados veinte años España ha sido el país líder en este deporte, no sólo en lo que respecta al número de jugadores en el top 100, sino también respecto al número de jóvenes promesas en aras de alcanzar la cima”, explica el madrileño en su texto. “Mientras preparaba el informe me di cuenta de que alguna cosa estaba cambiando. Me encontraba en San Francisco compartiendo mis ideas con un grupo de entrenadores, quienes se mostraron bastante escépticos con mis explicaciones”, confiesa Emilio.

Solo cuando uno observa las estadísticas que propone Emilio, las cuales están ahí cada semana en el ranking, puede darse cuenta de lo que se nos viene encima. España luce muchos hombres dentro del top100 pero la mayoría de avanzada edad. Estados Unidos, en cambio, ofrece menos representantes en la primera fila de salida pero tiene la retaguardia más allá del top100 impregnada de jóvenes promesas que vienen apretando y son carne de cañón. Donaldson, Fratangelo, Tiafoe o Mmoh son algunos de los que hoy vemos muy lejos pero que, cuando menos lo esperemos, estarán peleando por los títulos cada domingo. Vicario incluso expone unos puntos determinados como resumen al estudio.

  • Estados Unidos cuenta con 9 jugadores de gran talento con edades entre los 17 y los 22 años, con rankings entre los 70 y el 300; España ninguno.
  • Estados Unidos tiene 9 jugadores entre los 23 y los 25 años en el top 300; España sólo tiene 5.
  • Estados Unidos cuenta con 36 jugadores en el top 500, el mismo número que España (36).
  • Estados Unidos tiene 10 jugadores entre los 26 y los 29 años en el top 300; España sólo tiene 5.
  • En una categoría España vence a los Estados Unidos: cuenta con 13 jugadores de más de treinta años en el top 300, a diferencia de Estados Unidos con sólo tiene 2.

La hipótesis del ex capitán de Copa Davis impone que en menos de cuatro años la situación dará la vuelta a la tortilla de manera dramática para nuestros intereses. La Armada, que tantos años mantuvo su liderazgo en el circuito, dará el relevo a la delegación estadounidense como mayor potencia mundial masculina, un lugar que acostumbraron a ocupar prácticamente desde que el tenis es tenis. ¿Y qué podemos hacer? Lo resuelve Emilio.

“España tendrá que trabajar duro con las pocas opciones con las que cuenta con los jugadores entre los 22 y los 24 años; en el caso de los jugadores junior, debería haber una gran evolución. Hemos empezado a colocar a tres jugadores en el top 500; ¿continuarán la herencia de nuestros grandes? Nos hallamos ante un gran reto”. Alto y claro, a trabajar.

Comentarios recientes