Rivalidades a reanudar en 2014: Rafael Nadal v Andy Murray

Español y escocés no miden argumentos desde hace más de dos años. 2014 podría reavivar la llama entre ambos

Abrimos una serie especial de piezas a la espera de la temporada 2014: rivalidades a reanudar durante la próxima temporada. Colisiones directas que llevan largo tiempo detenidas, cuyos últimos capítulos se pierden ya en la memoria. El caso de balear y escocés, los últimos dos campeones de Grand Slam, con una tregua que pronto superará los 800 días, puede ser el más llamativo del circuito masculino.

¿Sería Andy Murray múltiple campeón de Grand Slam en diciembre de 2013 si Rafael Nadal se hubiera mantenido en competición entre julio de 2012 y febrero de este año? Es un castillo en el aire. Completamente. Una pregunta sin respuesta. Pero es una rivalidad congelada en el tiempo que debiera reanudarse en 2014.

Rafael Nadal vs Andy Murray

Último enfrentamiento: Tokio 2011

Tregua vigente: 26 meses

H2H: 13-5 favorable a Rafael Nadal

El debate está vacío, pero la cuestión parece legítima. Rafael fue el auténtico verdugo de Andy durante la temporada 2011. El balear detuvo los pies del escocés hasta en tres semifinales de Grand Slam (Roland Garros, Wimbledon US Open) esa temporada. Fue el hombre que le mantuvo al margen en los grandes escenarios, postergando su eclosión histórica.

Cuando Andy rompe sus cadenas durante 2012, logrando su primera final de Wimbledon, la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Londres y alzando en Nueva York su primer Grand Slam, Rafael contempla las evoluciones desde la barrera. Los éxitos del británico coinciden con la prematura derrota del balear en el All England y la posterior baja durante siete meses.

Durante el regreso de Rafael Nadal a competición en 2013, una temporada en la que el mallorquín ha recuperado el número 1 ganando una decena de títulos y firmando un notable balance de resultados (75-7), los caminos de ambos se han mantenido apartados. Andy Murray es el único top10 que Rafael Nadal no encaró en 2013. Rafael Nadal es el único top10 que Andy Murray no enfrentó en 2013.

Rafael Nadal no tiene enfrentamientos ante el Andy Murray guiado por Ivan Lendl. Una de las grandes colisiones que faltan por contemplar en el estado actual cosas en el tenis masculino. Pese a la madurez de la sociedad, es una variante aún a descifrar. Una rivalidad que ha protagonizado duelos en los cuatro grandes se encuentra detenida.

La sequía de enfrentamientos se aproxima a los 30 meses, habiendo cambiado muchas cosas entre ambos. Un Nadal de planteamiento más orientado a la definición para limitar el desgaste en las articulaciones de tren inferior ante un Murray con plenas garantías de defensa y renovada predisposición mental para el momento decisivo en gran escenario. Por un lado, más contundencia en el golpe. Al otro lado de la red, más capacidad para encajar disparos.

Andy ha logrado tirar barreras nunca superadas con anterioridad a su bautismo de fuego en Nueva York. Pasos de madurez ante figuras de élite. En 2013, en unas semifinales a cinco mangas extenuantes en Australia donde el físico marcó una barrera clave, logró inclinar por vez primera vez a Roger Federer en un Grand Slam. Sobre la hierba de Wimbledon batió a Novak Djokovic en un grande sin entregar mangas, algo inédito en su expediente.

¿Qué puede surgir del enfrentamiento de sus yo actuales - pues ningún tenista de élite domina a Murray (69% de victorias) con la contundencia que lo hizo Rafael?

Murray nunca inclinó al balear en superficies naturales, quedando sus cinco triunfos relegados. Si nunca tumbó a un top8 en arcilla ni alcanzó una final en tal suelo, se antoja el tejado de la casa pensar en un asalto sobre el balear tierra batida. Pero hablamos ahora de un campeón de Slam en el resto de superficies. Rafael conoce la victoria ante Andy en todo tipo de entornos y no tiene balance negativo en ninguna superficie.

No obstante, el escocés ahora es campeón sobre la hierba de Wimbledon, acumula 18 triunfos seguidos y finales en los cuatro eventos más recientes, siendo una superficie atragantada al balear en los últimos dos años. Y gobernó tres de los últimos cinco enfrentamientos en canchas duras, la tarima principal del tenis moderno. Incluyendo un último encuentro en Tokio durante 2011, cerrado con un 6-0 a su favor, en una temporada tortuosa a nivel de finales (3-7) para el mallorquín. Equilibrios que desatan preguntas.

Andy ha batido en contadas ocasiones a Rafael, y la rivalidad está muy desequilibrada en favor del balear. Pero ambos saben lo que es batir al otro en múltiples ocasiones en majors.

¿Cómo va a responder Murray, ya en calidad de (múltiple) campeón de Grand Slam, a la renovada propuesta de Nadal? ¿Seguirá teniendo Rafael, completamente de regreso en la élite del deporte, un rival dominado en el escocés?

Nadal se perdió el primer mes de temporada 2013. Murray, eventos clave de la gira de tierra incluido Roland Garros, y los tres últimos meses de competición. Circunstancias que les mantuvieron alejados. Situados a final de curso en primera y cuarta posición, hecho que permite la colisión a partir de semifinales, su cruce en torneos vuelve a antojarse bastante muy factible en 2014.

Una rivalidad congelada, la tregua se aproxima a los 800 días, que puede tomar temperatura en los próximos meses.

Comentarios recientes