Análisis del cuadro individual del Masters 1000 de Canadá

Estudiamos al detalle, sector por sector, las hojas de ruta a desbrozar sobre el cemento de Montreal

Celebrado en Montreal el sorteo del cuadro individual del Masters 1000 de Canadá, ya se conocen los cruces de los 64 hombres que emprenderán el camino hacia el primer gran título del verano en uno de los torneos que componen la gira preparatoria para el Abierto de los Estados Unidos, el último Grand Slam de la temporada. En consecuencia, queda dibujada la potencial hoja de ruta que los principales cabezas de serie del torneo (Novak Djokovic, Andy Murray, Rafael Nadal y David Ferrer) deberán superar para abrazar la gloria en un evento cuya fase final comienza este lunes.

Con una sede que alterna cada año entre las ciudades de Montreal y Toronto, el torneo canadiense no tiene entre sus ganadores a un campeón que resida fuera de las fronteras del grupo formado por Federer, Nadal, Djokovic y Murray, el llamado big four. Esto es, en definitiva, una sucesión de nueve años en los que el último hombre en pie ha llevado uno de los cuatro apellidos que han dominado el tenis en la última década. ¿Será capaz de romper esta dinámica alguno de los rostros apartados de los laureles de la gloria? En Punto de Break analizamos los hipotéticos senderos de los principales favoritos antes de que se abra la veda en América.

Primer cuadrante: Novak Djokovic

Una herida repetida acompaña al número uno del mundo en el primer gran torneo de la gira previa al US Open. La historia se repite para Nole: en 2012, cuando perdió ante Nadal la final de Roland Garros, el mayor objetivo de su carrera tras ganar los otros tres torneos que conforman el Grand Slam, pagó un precio demasiado alto por las secuelas psicológicas de aquella derrota. Desconocido, rememorando la oportunidad perdida en el tempo de la tierra, cedió en las semifinales de Wimbledon contra Federer y dejó escapar dos oportunidades de colgarse una medalla en los Juegos Olímpicos de Londres tras perder con Murray, en semifinales, y Del Potro, en la pelea por el bronce. Luego, en el Abierto de los Estados Unidos, vio como Murray le arrebataba la corona en su propio terreno: un partido discutido en cinco mangas. La historia del actual curso es igualmente dramática. El serbio abandonó Roland Garros después de rozar la proeza que habría supuesto enterrar a Nadal en la capital francesa. Semanas después, perdió la final de Wimbledon con Murray, irreconocible, sin las huellas del competidor de voraz apetito que nunca tiene bastante. Ahora, en Montreal, deberá enfrentarse a un fantasma del pasado. El mismo que el año pasado le persiguió hasta final de temporada. ¿Será capaz el balcánico de cerrar sus llagas para volver a gobernar? Para empezar, en Canadá, defiende los 1000 puntos logrados tras proclamase campeón en 2012.

Djokovic iniciará la defensa del título canadiense amarrado en 2011 y 2012 enfrentando al ganador del encuentro de primera ronda entre Bernard Tomic y Florian Mayer. Si supera el impredecible talento de uno de esos dos virtuosos, asequible parece su ruta hacia las semifinales del torneo, salpicada de jugadores como Tipsarevic, Istomin, Nieminen, Seppi, Klizan o Bellucci, jugadores a los que Novak ha dominado tradicionalmente sin demasiadas complicaciones. En la penúltima ronda, sin embargo, emerge la figura protagonista de sus pesadillas, el mismo que le ha privado de poder añadir a sus vitrinas el único grande que no brilla en ellas. Si superase a Rafael Nadal, el serbio reviviría la última final de Wimbledon. Es decir, si la lógica del ránking se impone, Djokovic debe tumbar en Montreal a sus dos últimos verdugos en Grand Slam.

Probable ruta de Novak Djokovic: R1 - bye / R2 - Bernard Tomic / R3 - Janko Tipsarevic / Q - Richard Gasquet / SF - Rafael Nadal / F - Andy Murray

Partidos interesantes en este sector: Bernard Tomic v Florian Mayer, Filip Peliwo v Jarkko Nieminen, Andreas Seppi v Lukas Rosol.

Segundo cuadrante: Rafael Nadal

“No he jugado un torneo en siete meses así que no es la mejor preparación para jugar en uno de los torneos más difíciles del mundo, donde estarán los mejores jugadores”. Pese al conservador discurso blandido por el español, Nadal aterriza en el sexto Masters 1000 del año con un espléndido balance de 43 victorias y 3 derrotas, afrontando con trabajada calma el tramo de temporada que históricamente más le ha costado digerir. Los últimos acontecimientos, sin embargo, invitan a dudar, a vislumbrar nubarrones en el horizonte. El mallorquín, que sólo ha disputado cinco torneos sobre cemento en los últimos 20 meses (Doha, Australia, Indian Wells y Miami en 2012 e Indian Wells en 2013), perdió por primera vez en la ronda inaugural de un Grand Slam a finales de junio. Sucedió en Wimbledon ante Darcis, el 135 del mundo, un tenista sin pedigrí, desprovisto de grandes triunfos. En Londres, inseguro en los apoyos y dolorido en codo y rodilla, Nadal emborronó toda la asombrosa recuperación que le llevó a ganar siete de los nueve torneos disputados tras ocho meses parado por una rotura parcial del tendón rotuliano y una hoffitis en la rodilla izquierda Ese retorno, iniciado en el mes de febrero en Viña del Mar, llevó a Nadal hasta la conquista de un octavo cetro en Roland Garros, algo impensable meses atrás cuando renunció a los Juegos Olímpicos de Londres y empezó su danza por el averno. Tras perder en Wimbledon y descartar volver a la arcilla en Stuttgart y Hamburgo, Nadal se sometió en Mallorca a las sesiones de trabajo preparadas por Joan Forcades, su preparador físico, y a los entrenamientos con Carlos Moyà, ex número uno del mundo en individuales y Nenad Zimonjic, ex número uno del mundo en dobles, diseñados pensando en los secretos de la pista rápida: la importancia del saque, la ventaja de restar dentro de la pista y la necesidad de ser agresivo. En Montreal, el número cuatro mundial se someterá a una prueba de altos vuelos: demostrarse a sí mismo que puede aspirar a todo lejos de la tierra encontrando las sensaciones idóneas tras más de 40 días sin competir. Además, Nadal sabe que desde el primer partido que dispute en Montreal hasta el último de la temporada no defenderá ni un sólo punto. Esa es una oportunidad demasiado buena como para dejarla escapar.

El manacorí tiene el estreno más plácido de los principales favoritos del torneo. Su vuelta al cemento tras ganar Indian Wells se producirá frente al vencedor del partido de primera ronda que cruzará a Xavier Malisse con Jesse Levine, ambos oponentes idóneos para realizar una primera toma de contacto con una superficie poco amable con las condiciones del balear. El siguiente cruce será el primer escalón de una escalera que bajará hasta el abrasador infierno. El polaco Janowicz, semifinalista de Wimbledon y principal exponente de la nueva generación de jugadores, aparece como una importante amenaza en una pista que conjuga a la perfección con sus armas: un imponente saque y un repertorio de golpes cargados de veneno. Wawrinka, al que Nadal venció en la final del torneo de Madrid, sería el último escollo antes de Djokovic y Murray en una ruta plagada de otros jugadores peligrosos como Paire, Haas o Kohlschreiber.

Probable ruta de Rafael Nadal: R1 - bye / R2 - Xavier Malisse / R3 - Jerzy Janowicz / Q - Stanislas Wawrinka / SF - Novak Djokovic / F - Andy Murray

Partidos interesantes en este sector: Benoit Paire v Philipp Kohlschreiber, Tommy Haas v David Goffin, Jerzy Janowicz v Julien Benneteau.

Tercer cuadrante: David Ferrer

La tercera mejor raqueta del circuito estrenará semejante condición en Montreal por primera vez en su vida. Manteniendo la regularidad que ha marcado el desarrollo de su carrera durante los últimos años, Ferrer subió meses atrás un escalón más al lograr alcanzar por primera vez la final de un Grand Slam en París. Luego, en Wimbledon, jugando infiltrado en el tobillo, volvió a caer en cuartos de final, quedando a las puertas de unas semifinales que jamás ha logrado pisar. El español, que en 2012 no compitió en Canadá para recuperarse del desgaste de los Juegos Olímpicos, donde dejó escapar cuatro puntos de partido que le aseguraban una medalla en dobles junto a Feliciano López, ha gestionado su tiempo estival pensando en el último tramo del curso. Bajo el sol del verano ha trabajado el físico que tanto necesita para poder competir mirando a los ojos de los mejores jugadores del planeta. Sanadas sus dolencias, el alicantino tiene vía libre en Montreal. Como Nadal, no defiende ni un sólo punto y todas las victorias le ayudarán a sumar unidades, vitales para mantener la condición de número tres mundial adquirida tras Wimbledon. Ese, no obstante, no es el objetivo del finalista de Roland Garros. Ferrer, un tenista todoterreno, es una seria alternativa a los tres colosos que compiten con un pensamiento único en Montreal.

El alicantino iniciará su candidatura al segundo Masters 1000 de su carrera, el primero en Canadá, ante el ganador del choque que enfrenta a Michael Llodra y Alex Bogomolov Jr. Por su zona caminan Simon, Davydenko, Almagro o Isner -reciente finalista en Washington-, todos preparados para poner en un serio aprieto a Ferrer. La montaña se vuelve realmente dura de escalar desde los cuartos de final, donde aparece Tomas Berdych. En la cima, como dos salientes inestables a los que agarrarse para salvar una caída segura, están las figuras de Murray y Djokovic, los mismos que tantas veces han privado a Ferrer de poseer un currículo mayor.

Probable ruta de David Ferrer: R1 - bye / R2 - Michael Llodra / R3 - Gilles Simon / Q - Tomas Berdych / SF - Andy Murray / F - Novak Djokovic

Partidos interesantes en este sector: Radek Stepanek v Nicolás Almagro, Vasek Pospisil v John Isner, Kevin Anderson v Alexandr Dolgopolov.

Cuarto cuadrante: Andy Murray

La confesión llegó tras una liberación sin precedentes en el deporte moderno. Andy Murray reconocía que Fred Perry le había perseguido durante toda su carrera. El primer británico campeón en los últimos 77 años confesaba haber sentido el aliento del último hombre local capaz de alzar los brazos en la catedral de la hierba. Arrancadas las cadenas del preso, el escocés tiene por delante un futuro que ya no es una incógnita. En 2012, tras besar la medalla de oro en los Juegos Olímpicos celebrados en Londres, logró derribar la primera barrera de su carrera ganando el Abierto de los Estados Unidos, al fin un título del Grand Slam. En 2013, tras renunciar a Roland Garros para sanar unas molestias en la espalda, pero sobre todo pensando en preparar a conciencia el asalto a Wimbledon, ha logrado chocar la mano con Perry, tomar el relevo de una carrera que se prolongaba demasiado tiempo. Ahora, el número dos del mundo es un jugador nuevo. Renovado tras comprobar que no hay límites para su raqueta, Murray debe afrontar el último tramo del año con un nuevo reto bajo la raqueta: con el objetivo de arañar puntos a Djokovic pensando en el número uno del mundo, Andy se enfrenta al reto de defender por primera vez una corona del Grand Slam. Sucederá en Nueva York desde el 26 de agosto. Antes, sin embargo, tendrá la opción de seguir aumentando su cuaderno de navegación venciendo a los mejores y evidenciando el cambio de ciclo que se viene anunciando desde hace tiempo.

El escocés ha quedado encuadrado en un sector lleno de aristas, el más duro de los cuatro favoritos principales. Sin un partido de dificultad media para aclimatarse a la superficie, Murray comenzará a caminar en Canadá contra el ganador del duelo de primera ronda que enfrenta al búlgaro Grigor Dimitrov, que tumbó a Djokovic en segunda ronda de Madrid, y Marcel Granollers, reciente campeón de Kitzbuhel. Fognini, hombre del verano por encadenar sus dos primeros títulos y una final y Del Potro, campeón de Washington, separarían al británico de las semifinales del torneo. Allí, en la penúltima ronda, Ferrer sería el encargado de doblarle las rodillas antes de la reedición de la final de Wimbledon con Djokovic. Un camino imposible para un competidor con el cielo como techo.

Probable ruta de Andy Murray: R1 - bye / R2 - Grigor Dimitrov / R3 - Fabio Fognini / Q - Juan Martín Del Potro / SF - David Ferrer / F - Novak Djokovic

Partidos interesantes en este sector: Marcel Granollers v Grigor Dimitrov, Fabio Fognini v Marcos Baghdatis, Ernests Gulbis v Feliciano López.

Conclusión

Montreal actuará como juez en la carrera por llegar en la mejor posición al Abierto de los Estados Unidos. Con la anunciada baja de Federer, será interesante comprobar si Djokovic y Murray siguen dando pasos para cimentar un nuevo ciclo, una rivalidad que marque el futuro, y si Nadal es capaz de apartar las dudas y los dolores para evitarlo. Allí estarán también Del Potro, un animal desatado tras volver a encontrar las mejores sensaciones en 2013 y Ferrer, un metrónomo. No es sólo un Masters 1000. El Abierto de los Estados Unidos, parece claro, también se juega en Canadá.

Consulta el cuadro individual del Masters 1000 de Canadá aquí.

También te puede interesar:

Análisis del cuadro individual del Premier 5 de Toronto

Comentarios recientes